5 consejos para criar a un niño feliz

Muchos padres cada día se preocupan más de que sus hijos crezcan sintiéndose felices. No solo les interesa saber si su hijo va bien en los estudios o si es capaz de desarrollar ciertas tareas, sino también si se siente feliz desde que son pequeños.

Los especialistas creen que también se puede enseñar a ser feliz a los niños e incluso a los adultos. Si su entorno destila felicidad, el niño será feliz. La comunicación con los padres desde que son bebés es básica para que los niños se sientan bien.

Tienen que sentir que se les escucha desde sus primeros lloros y palabras. Los niños felices se sienten atendidos desde pequeños en su alimentación, higiene y cuidado.

La felicidad no está en darles todo lo mejor a nuestros hijos, ya sean comodidades o juguetes por ejemplo. Suele nacer  de la confianza en los padres y de la seguridad de que pueden contar con ellos en todo momento. Los padres tienen que apoyar a los niños siempre en lo bueno y en lo malo, para que ellos sientan que siempre están a su lado.

feliz

Ante todo comunicación

Los padres tenemos que establecer con nuestros hijos desde que son muy pequeños una comunicación fluida diaria. Debemos hablar con ellos, preguntarles qué tal les ha ido el día en la escuela infantil o en el colegio e interesarnos por sus problemas y dudas. Lo mejor es reservar un momento en el día para hablar con ellos en familia.

Una buena idea es elegir la hora de la cena para que nos cuenten todo lo que les ha ocurrido. También podemos hacer excursiones el fin de semana o en vacaciones para compartir más tiempo con ellos y disfrutar de esa comunicación. Podemos fomentar deportes conjuntos como jugar al baloncesto o al fútbol y organizar actividades como preparar una receta original o hacer manualidades.

Expresar sentimientos y emociones

Para que los niños sean felices tienen que ser capaces de expresar sus sentimientos y emociones. No solo deben dar rienda suelta a sus emociones sino también a sus frustraciones y enfados. Déjale que te las cuente sin trabas.

Cuando ya haya soltado todos sus sentimientos, ayúdale a buscar soluciones útiles. Si no le dejas expresarse se generarán inseguridades y miedos que se pueden convertir en problemas en un futuro.

feliz

Aprender los límites

Que los padres deseemos que los niños sean felices, no significa que les dejemos hacer todo lo que quieran. No conocer los límites y las consecuencias de sus acciones y actitudes, puede crearles a la larga muchos problemas en su vida diaria.

A los niños hay que enseñarles a comportarse, a aceptar sus problemas y a saber reaccionar ante los problemas. Los niños felices tienen una actitud constructiva y positiva.

Trabajar la empatía para ser feliz

Es muy importante que los niños aprendan a ponerse en el lugar del otro. Con los compañeros del colegio o con los hermanos, es básico que sepan ponerse en el lugar de los demás. Los niños tienen que aprender a ayudar a los que les rodean.

Fomenta en tus hijos la empatía y seguro que les ayudará a ser cada día más felices. También es importante que sean agradecidos y que valoren todo lo que tienen en la vida. Unos padres que lo quieren, comida y salud o una casa donde vivir con su familia.

feliz

Valora a tu hijo

Para terminar te vamos a dar un consejo básico: valora siempre a tu hijo. No lo compares con otros compañeros o hijos de tus amigos. Cada niño tiene su personalidad, sus virtudes y sus defectos. Cuida su autoestima y no le digas frases como “te has convertido en un niño malo” o “como sigas portándote así no te voy a querer.

Tus críticas deben ser siempre positivas y constructivas para que el niño intente siempre mejorar o cambiar. Procura con tus consejos e ideas que se convierta en un buen niño en todos sus entornos vitales no solo en su casa.

También que sea un buen amigo y cuide de las personas y los animales con los que convive. Intenta que sea generoso, disciplinado y ordenado en todos los aspectos de su vida diaria. Estos valores le ayudarán en su vida cuando sean mayores y los convertirá en adultos felices.

 

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar