5 claves para afrontar el síndrome del nido vacío

12 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la educadora social Natalia Cobos Serrano
El síndrome del nido vacío, una experiencia agridulce que puede llegar a convertirse en un verdadero desafío para algunos padres.

El síndrome del nido vacío hace referencia a los sentimientos de pérdida que pueden llegar a experimentar los padres cuando los hijos abandonan el hogar familiar. Los roles cambian, y esto puede generar un gran vacío cuando una gran parte de tu vida ha estado definida como madre o padre. En este artículo te contamos cinco claves para afrontar el síndrome del nido vacío.

El síndrome del nido vacío

El síndrome del nido vacío es una periodo o etapa de la vida en la que los padres experimentan un sentimiento de pérdida que origina episodios de tristeza cuando los hijos abandonan el hogar familiar, llegando, incluso, a desembocar en una posible depresión.

Los estudios no terminan por definir el síndrome del nido vacío como un trastorno clínico diagnosticado. Sin embargo, la mayoría de las investigaciones coinciden en que son las mujeres las que más sufren y las que tienen más dificultades para afrontar el síndrome del nido vacío.

La psicoterapeuta y trabajadora social Amy Morin explica que los padres con el síndrome del nido vacío experimentan un profundo vacío en sus vidas y, a menudo, se sienten un poco perdidos. Incluso, el síndrome del nido vacío puede llegar a afectar a la vida de sus hijos, interfiriendo en su independencia y autodeterminación.5 claves para afrontar el síndrome del nido vacío.

Síntomas y origen

De acuerdo a la Asociación Americana de Psiquiatría (APA), una de las causas más frecuentes que puede originar el síndrome del nido vacío es una relación filio-parental conflictiva. Si los padres y el niño mantenían una relación de desapego e incluso de hostilidad, tanto el hijo como el padre pueden llegar a sufrir más una vez que el hijo se haya marchado de casa.

En lo referente a los síntomas que sufren los padres con el síndrome del nido vacío, la APA es clara:

  • Tristeza.
  • Pérdida.
  • Depresión.
  • Angustia
  • Soledad.
  • Sentimiento de vacío.

¿Cómo afrontar el síndrome del nido vacío?

1. Mantén el contacto

Gracias a la gran revolución de las redes sociales, muchas familias sobrellevan con eficacia el síndrome del nido vacío. Mantener el contacto a distancia, incluso diariamente, una vez que los hijos se han ido de casa, es posible gracias a las aplicaciones de mensajería instantánea y videollamadas.

2. Estableced una rutina

Cada familia y cada miembro tiene sus propios ritmos. Por ello, es importante establecer la periodicidad y el horario de, por ejemplo, las llamadas, antes de la partida del hijo del hogar, respetando siempre los ritmos de cada uno, al mismo tiempo que se establece un compromiso periódico para mantener el contacto.

3. Busca nuevos retos

Claramente, ser padres es uno de los mayores retos a los que te puedes enfrentar, si no el que más. Para evitar la sensación de vacío tras cumplir con el gran reto de criar y educar a un hijo, resulta fundamental marcarse nuevas metas. Por ejemplo, comenzar la carrera con la que siempre soñaste o aprender a tocar un instrumento.

4. Ocupa tu tiempo

Sin duda, los hijos ocupan una gran parte del tiempo del día a día de los padres, determinando su estilo de vida y rutina diaria. Una vez que los hijos abandonan el hogar, los padres pueden llegar a sentir grandes episodios de soledad. Conócete en profundidad, encuentra nuevos intereses y llena tu agenda con actividades como ir al gimnasio o retomar el contacto con tus amistades.5 claves para afrontar el síndrome del nido vacío.

5. Vuelve a disfrutar de la vida en pareja

Tal y como define Morin, cuando los hijos abandonan el hogar, los padres tienen una nueva oportunidad para reencontrarse el uno con el otro. Probablemente, todo el tiempo de ocio que compartían lo ocupaban los hijos, por lo que, una vez que estos abandonan el hogar, deben buscar nuevos intereses en común y empezar a disfrutar del tiempo libre en pareja.

Para volver a disfrutar de la vida en pareja, por ejemplo, pueden planificar citas nocturnas o viajes sin preocupaciones, sencilla y únicamente pensando el uno en el otro.

Redefinir el rol como padres: clave para afrontar el síndrome del nido vacío

Una vez que los hijos se marchan y ‘han volado’ del nido, el papel de los padres sigue siendo, por supuesto, irreemplazable. Los deberes de los padres no se centrarán tanto en el cuidado y protección, sino de estar cuando les necesitan: los hijos deben de tener la certeza de que sus padres siguen estando ahí.

«Tenemos que seguir observando y debemos estar listos para ayudarlos cuando nos necesiten. Nos siguen necesitando de diferentes maneras y en momentos inesperados».

-Celia Dodd-