4 técnicas de relajación para niños

María José · 17 diciembre, 2016

Los niños también se estresan y ellos también necesitan técnicas para poder gestionar la ansiedad y el estrés. Si los niños no aprenden técnicas de relajación para manejar estas emociones tan intensas, podrían repercutirle muy negativamente no solo en su desarrollo, sino también en su forma de interaccionar en el mundo.

Los niños también sienten miedos, estrés y ansiedad por su día a día. Tienen presiones en la escuela, pueden sentir estrés a causa de los compañeros; cada niño experimenta sus propios miedos y sus propias emociones. Enseñar a los niños algunas técnicas de relajación eficaces puede ayudar a manejar sus tensiones diaria. Esto les dará herramientas para que se puedan beneficiar durante toda su vida, no solo en la infancia.

Hay muchas técnicas para niños pueden usar para reducir el estrés y relajarse. Dependiendo del niño, algunas técnicas pueden funcionar mejor que otras, por eso es importante enseñarles diferentes. Intenta enseñar a tu hijo una o dos de las siguientes técnicas para empezar, y luego añadir poco a poco más técnicas, pero solo cuando veas que tu hijo está preparado para aprender más.

Técnicas de relajación para niños

 Respiración profunda

La respiración profunda es una manera eficaz de reducir la velocidad de respuesta natural del cuerpo al estrés. Se ralentiza el ritmo cardíaco, reduce la presión sanguínea y proporciona una sensación de estar en control con todo lo que nos rodea y con nosotros mismos. Esta técnica es muy simple y puede hacerse tanto por niños como por adultos. Consiste en:

  • Respirar profundamente e inspirar durante 8 segundos.
  • Mantener la respiración por 3 segundos.
  • Liberar el aire lentamente por la nariz o por la boca durante 10 segundos.

Es necesario repetir esta respiración profunda hasta que tu hijo empiece a sentirse relajado.

nino-medita-ojos-cerrados-p

Meditación

Las técnicas de meditación como el yoga, las respiraciones o simplemente relajar la mente y el cuerpo es fundamental para que los niños aprendan a canalizar el estrés. Son técnicas de relajación que a los niños les servirá de por vida. Si quieres introducir a tu hijo en una meditación sencilla puedes usar la siguiente técnica:

  • Mientras tu hijo está sentado en su cama o en su silla, que coloque las manos en el regazo y que cierre los ojos.
  • El siguiente paso consiste en inhalar y exhalar lentamente y de manera uniforme.
  • En cada inhalación y exhalación se contarán números, por ejemplo hasta 50.
  • Mientras respira y cuenta deberá centrarse en escuchar su respiración y mientras lo hace, podrá comprobar como poco a poco se siente más tranquilo, concentrado y relajado.
  • Cuando termina el conteo, deberá tomar una respiración muy profunda y dejar escapar lentamente el aire… después tendrá que abrir los ojos.

Risas

Las risas son grandes técnicas de relajación porque la risa nos ayuda a liberar la tensión que tenemos en cuerpo y mente. La risa es un calmante maravilloso para el estrés y además, ayudará  a que te relajes y que tu hijo también lo haga. Para animar a tu hijo a reír puedes practicar las siguientes técnicas:

  • Concurso de cosquillas
  • Caras tontas
  • Contar chistes
  • Ver una película divertida
  • Reír sin más para contagiar la risa a los demás

mamá feliz

Visualización

La visualización es una técnica muy poderosa para la relajación ya que nuestra mente nos puede ayudar con imágenes. La imaginación es la que nos ayudará a frenar el estrés y a liberarnos de los pensamientos y las preocupaciones. Esta técnica es especialmente útil después de haber relajado el cuerpo de forma progresiva, porque primero tenemos que relajar el cuerpo y después, la mente.

Puedes pedir a tu hijo que se imagine un lugar bonito y tranquilo, que lo imagine con bonitos colores. Y después, sigue las siguientes instrucciones para que sea aún más fácil para tu hijo conseguir visualizar y que su visualización le ayude a calmarse:

  • Cerrad los ojos y respirad profundamente
  • Pide a tu hijo que se imagine su color favorito, el color que le haga sentirse más tranquilo y seguro
  • Dile que imagine ese color con cada respiración y que se lo envíe a su cuerpo cada vez que inhale
  • Luego pide que siga imaginando ese color especial y relajante, que lo tenga en su mente
  • Después puede cambiar a un suave sonido, a un aroma especial, a una sensación agradable…
  • Mantener la visualización varios minutos y después respirar profundamente y abrid los ojos