Más meditación y menos castigos

Carmen 9 octubre, 2016

En los últimos años los métodos para educar a los niños han ido cambiando y evolucionando poco a poco. Atrás quedan esos años en los que el método para que los niños aprendiesen era regañarles, castigarlos a estar cara a la pared toda la mañana o a escribir 25 veces “Me he portado mal en clase”. La meditación es el futuro.

Uno de los métodos actuales en educación es intentar cambiar el mal comportamiento de los alumnos mediante la meditación en vez de con castigos o reprimendas. Para muchos especialistas los castigos no sirven para que los niños cambien su actitud ante los estudios o el colegio.

Como ejemplo podemos citar que recientemente los alumnos de la escuela primaria Robert Coleman de Baltimore han cambiado los castigos por clases de meditación, afrontando y paliando los malos comportamientos de sus alumnos desde otro enfoque completamente distinto. Curiosamente, dos años después de la puesta en marcha de este proyecto los resultados son sorprendentes y padres, profesores y alumnos se muestran encantados con esta experiencia.

Meditar con niños

Meditar consiste en enfocar nuestra atención en algo concreto, ya sea un pensamiento, un objeto, un punto fijo en la pared, el propio cuerpo o nuestros pensamientos. Muchos adultos se han apuntado los últimos años a realizar ejercicios de meditación para combatir el stress y la ansiedad. Los expertos dicen que la meditación también puede ser muy beneficiosa para cambiar la conducta de los niños.

Para practicar meditación con niños no basta con ponerse con ellos a meditar sino que hay que poner en marcha una serie de actividades en las que los niños concentrarán toda su atención en su respiración y no se distraigan continuamente.

rain-455124_960_720

Por ejemplo se intentará hacer con los niños ejercicios divertidos y que capten su atención como sentarse con las manos en la tripa y ver cómo sube y baja con la respiración, observar sentados cerca de una ventana cómo cae la lluvia o contar respiraciones mientras cuentan piedrecitas.

Aprender a meditar en clase

Para aprender a meditar con los niños los padres o los profesores también tendrán que aprender a meditar y tendrán que buscar un lugar adecuado en casa o en el colegio. También tendrán que buscar el momento adecuado para meditar y el que más beneficie a los niños y a los profesores.

Ahora mismo en todo el mundo hay muchos colegios que han incorporado la meditación en sus aulas con buenos resultados. En estos centros primero preparan a los profesores para que dominen la meditación y la apliquen a sus clases. Luego planifican actividades adecuadas para los niños que tienen en el aula según su edad y sus necesidades.

En cuanto al tiempo que se debe dedicar a la meditación en el aula con los niños, lo mejor es encontrar cada día una rato a meditar aunque no sea más que diez o quince minutos. Si los niños la practican todos los días  pronto veréis los primeros resultados y seguro que os sorprenderán.

meditation-428382_960_720

Beneficios de la meditación

Entre los grandes beneficios de la meditación está que los niños se calman y tranquilizan con estos ejercicios. Incorporar la meditación a las aulas ayuda a que los niños se mantengan más tranquilos durante el día y también que mejoren su atención en clase.

La meditación según los expertos contribuye a que los niños mejoren su concentración y atención a la hora de hacer cualquier tarea ya sea atender a una explicación en clase o resolver un problema con sus amigos o su familia.

Además los niños se vuelven más responsables con sus obligaciones y tareas. La meditación mejora la autoestima en los niños y les da una mayor seguridad en su vida diaria. Otro de sus beneficios de la meditación según los expertos es que tendrán menos ansiedad y estrés y dormirán mejor por las noches.

human-723579_960_720

Todo son beneficios

Los ejercicios de meditación pueden mejorar su rendimiento académico ya que serán capaces de enfrentarse a las dificultades del día a día sin nervios ni ansiedad. También pueden ayudar a potenciar la imaginación y creatividad en los niños. Esto les permitirá desarrollar su lado emocional más sensible. Incluso algunos expertos señalan que pueden mejorar la expresión escrita.

No lo dudes el niño que medita desarrollará sus habilidades sociales y mejorará su comportamiento en el aula. Intenta practicar la meditación en casa y propónlo en el colegio de tus hijos como actividad. Tus hijos aprenderán a reflexionar sobre su comportamiento diario y a desarrollar la empatía con los demás. Todo son beneficios.

 

 

Te puede gustar