9 técnicas efectivas para el “tiempo fuera”

Marisol · 24 diciembre, 2015

El tiempo fuera para los niños debe ser usado como un refuerzo a las técnicas de disciplina que se emplean a diario con ellos. Son herramientas muy efectivas cuando las realizas conscientemente. Nos referimos a cuando envíamos al niño a su cuarto o a algún lugar “fuera” de donde estamos los demás.

Para que el tiempo fuera sea algo significativo, debes darles mucho “tiempo dentro”, es decir, compartir mucho con ellos para que sientan el cambio cuando su comportamiento inadecuado hace que tengan un tiempo fuera.

Técnicas efectivas para el tiempo fuera

1. Conéctate con tus hijos. Cuando logras una conexión especial con ellos gracias a la calidad de tiempo que comparten, los lazos familiares se harán mucho más fuertes y tendrás más autoridad al momento de sugerir que es necesario que pasen un tiempo fuera después de una mala conducta. Para que funcione, debes haber compartido mucho tiempo de calidad con ellos.

2. Prepara a tu hijo. Otra de las mejores técnicas efectivas para el tiempo fuera, es prepararlos para que asocien que tu decisión es una consecuencia de un comportamiento inadecuado. Usa tus palabras para explicar bien la situación y mostrarles que todo acto negativo que realicen tendrá una corrección de tu parte.

3. Aplica el tiempo afuera, incluso cuando no están en casa. Si hace una pataleta en el supermercado o en el parque, también debes buscar un lugar tranquilo para llevarlo al tiempo fuera. Recuerda que no debe tener ningún juguete o elemento que pueda distraerlo durante estos cinco minutos.

4. No te excedas en el tiempo. Inmediatamente después de que la conducta se presenta, haz la corrección pertinente. Una reacción rápida de tu parte puede evitar pataletas o conflictos mayores y las reglas deben estar concertadas previamente. No intentes aplicarlo sin antes haber comunicado cuál será el resultado de determinadas acciones.

Tantrum

5. El tiempo fuera debe hacerse en silencio. El tiempo fuera para los niños debe ser silencioso, tanto de su parte como de la tuya. Durante este período de tiempo no debe haber llanto ni gritos de tu parte. Háblale cuando las cosas ya se encuentren en calma y esté en actitud para escucharte verdaderamente.

6. Elige el lugar adecuado. Si sueles usar esta técnica, ya debes tener un lugar determinado para que pasen sus minutos de reflexión. En casa puedes designar una silla o un banquito alejado de las cosas que puedan llamar su atención. Si el mal comportamiento se presenta en un lugar alejado de casa, busca un sitio tranquilo en el que ninguna persona pueda acercarse y removerlo de su diálogo interno.

7. Tiempos fuera para pensar. Un tiempo fuera le da la oportunidad para reflexionar sobre los deberes que no cumplió y también tú tendrás tiempo para planear una estrategia para continuar y generar un cambio de comportamiento. Además de la calma, esta técnica debe generar una conversación en la que se planteen los aspectos que son necesarios modificar para tener una mejor convivencia y evitar que sea necesario volver a los tiempos fuera.

8. Limpia el ambiente después del “castigo”. Cuando los niños hayan pasado el tiempo estipulado en el lugar que les indicas, dales a entender que ya se acabó y que pueden continuar con las actividades que estaban realizando. Manifiesta que es momento de jugar y seguir normalmente; en la medida de lo posible, planea un pasatiempo diferente que los desconecte de lo que generó el inconveniente.

9. Evita que estén sobre estimulados. Los espacios en los que hay muchos objetos o colores, son causantes de que los niños se estresen sensorialmente y tengan conductas inapropiadas. Mantén los espacios tranquilos para que el desarrollo de sus vidas cotidianas sea mucho más calmado. Si no quieres que griten, evita también hablarles en tonos poco moderados. Mantente en calma cuando vayas a corregirlos.

Today we mourn binkie

¿Qué hacer si no quiere ir al tiempo fuera?

  • Siéntate con él si es necesario y hazle saber que es algo que debe hacer porque no ha actuado de la forma correcta. Quédate ahí hasta que el niño o niña esté lo suficientemente calmado como para quedarse en el lugar sin protestar.
  • En situaciones calmadas, muéstrale con ejemplos como deportes que cuando hay una infracción siempre hay una penalización, así asociará más fácilmente lo que pasa en su vida cotidiana.
  • Por ningún motivo permitas que evada el tiempo fuera, si lo hace una vez, perderás todo el proceso que has realizado durante tanto tiempo.