4 problemas de disciplina en niños y cómo solucionarlos

04 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Los problemas de disciplina en los niños llevan de cabeza a muchos padres. A veces, los pequeños tienen comportamientos que pueden acabar con su paciencia.

Los problemas de disciplina en niños suelen ser muy frecuentes. Los padres se encuentran, a veces, con malas conductas que pueden acabar con su paciencia. En las siguientes líneas vamos a ver algunos de estos problemas y cómo solucionarlos.

Saber cómo manejar los malos comportamientos de los niños es fundamental; una buena disciplina ayuda a los hijos a manejarse mejor en la vida, a alcanzar sus objetivos y a convivir de manera adecuada con el resto de personas.

Problemas de disciplina en niños y cómo solucionarlos

Muchos padres acuden, con frecuencia, a consulta o piden ayuda ante determinados comportamientos que se dan en sus hijos. En las siguientes líneas vamos a ver algunos de los problemas de disciplina en niños que se dan más a menudo y qué se puede hacer ante ellos.

Madre regañando a su hija con problemas de disciplina.

Mi hijo no escucha y se entretiene mucho por las mañanas para salir de casa e ir al colegio

¿Le tienes que decir a tu hijo miles de veces que se vista y se lave los dientes para ir al colegio o a cualquier otro sitio, pero se entretiene y no te escucha? En niños en edad escolar suele ser frecuente este comportamiento, pero ¿qué se puede hacer?

  • Juntos podéis preparar la noche de antes la ropa para el día siguiente y lo que necesite, con el fin de no perder el tiempo.
  • Podéis hacer juntos una lista con todo lo que tiene que hacer por la mañana antes de salir y, si es pequeño y todavía no sabe leer, puedes utilizar dibujos que le indiquen cuáles son los pasos a seguir para que no se le olvide nada.
  • No le regañes, deja que las consecuencias surjan de forma natural; si no ha acabado de vestirse, dile que, entonces, se tendrá que vestir en el coche. Así, se dará cuenta de que o se da prisa o va a tener que entrar en pijama a clase.
  • Pon una alarma que le indique el tiempo que tiene para hacer sus tareas y asegúrate de que le dé tiempo a hacerlas.

Mi hijo está constantemente desafiándome

Tu hijo es desafiante y, por más que le pides que no haga determinada cosa, él la hace. Por ejemplo, juguete que coge, juguete que lanza contra muebles, a pesar de que le pides, por activa y por pasiva, que no lo haga, y, si se lo impides, tiene una rabieta. ¿Cuáles son las soluciones a este respecto?

  • Dale opciones sobre lo que sí puede hacer. Por ejemplo, si quiere lanzar algo, le dices que podéis ir al jardín o al parque para lanzar la pelota, pero que no debe arrojar los juguetes dentro de la casa. Utiliza siempre un tono firme, pero calmado.
  • Si sigue sin hacer caso, explícale que tendrá consecuencias. “Si tiras el juguete, te lo quitaré”. Y si vuelve a lanzarlo, de manera inmediata, se lo recoges, para que establezca la conexión. Aunque te lo implore, no des marcha atrás.
  • Habla con tu hijo siempre con respeto y empatía.
  • Si tiene una rabieta, abrázalo y reconfórtalo hasta que se calme.

Mi hijo es un pegón

A algunos niños les da por pegar cuando no se salen con la suya. Si le quita un juguete otro niño, le pega; si los padres le llevan la contraria, también les pega. Si el niño tiene de 6 años en adelante, ya posee la suficiente fuerza como para hacer daño, y esto es una cuestión que preocupa mucho a los padres. ¿Qué se puede hacer?

  • No le pegues, pues esta no es la solución. Dar un azote no va a corregir el comportamiento del niño.
  • Ayúdale a que encuentre otra forma de liberar su frustración y enfado.
  • Busca un momento en el que esté tranquilo y hablad ambos padres con él para poner la regla de que no se permite pegar y explicarle las consecuencias que tendrá si lo hace. Sus amigos no querrán jugar con él, en el colegio lo van a castigar y le van a poner una nota negativa, etc.
  • Enséñale otras formas de expresar sus sentimientos y que, cuando se sienta enojado, puede tomarse un tiempo en su habitación para calmarse o un lugar en el que esté solo para ayudarlo a estar tranquilo.
  • Podéis encontrar un método para cuando se sienta enfadado y tenga la intención de levantar la mano contra alguien. De esta forma, cada vez que se sienta así, utilizará este recurso para sentirse mejor.
    Madre regañando a su hija por su mal comportamiento.

Mi hijo es muy contestón

El niño, cada vez que intentas disciplinarlo, te insulta y se ríe de ti. Además, esto no solo pasa en casa, sino que, en ocasiones, le ha hablado a la maestra de malas formas porque no le han parecido bien las actividades que estaba haciendo. ¿Cuáles son las soluciones ante este comportamiento?

  • Cuando estés con él y se produzcan algunos de estos episodios, inmediatamente le dices “no está bien que insultes, ni a mí ni a nadie. Esa conducta es intolerable”.
  • Mantén la calma y sé firme, tanto con tu voz como con tu lenguaje corporal. No te muestres irritada y no hables con él hasta que no deje de hablar de ese modo. “Si me hablas de esa forma, no voy a responder; cuando lo hagas de manera respetuosa, entonces, hablamos”.
  • Si sigue faltando al respeto, indícale que tendrá consecuencias y mantenlas sin echarte atrás.
  • Cada vez que se dirija a ti o a cualquier otra persona de manera respetuosa, alábalo y refuerza esta conducta positiva.

Los problemas de disciplina en niños…

Estos son algunos de los problemas de disciplina en niños que, como padres, nos podemos encontrar con mayor frecuencia. Así pues, puedes utilizar cualquiera de las soluciones que te proponemos y que mejor se adapte a tu hijo.

Si estas conductas persisten y se te hace muy difícil controlarlas, es recomendable que consultes con un profesional para que te oriente de manera personalizada acerca de lo que debes hacer ante esa situación con tu pequeño.