7 actividades para estimular la memoria de trabajo en niños

Desarrollar la memoria de trabajo es clave para prevenir posibles dificultades del aprendizaje. ¡Descubre algunas actividades para estimularla en la infancia!
7 actividades para estimular la memoria de trabajo en niños
Ana Couñago

Escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago.

Última actualización: 27 julio, 2022

La memoria de trabajo, también conocida como memoria operativa, es un tipo de memoria a corto plazo que se utiliza para almacenar, procesar y manipular una información determinada durante un breve periodo de tiempo, con el propósito de llevar a cabo tareas cognitivas más complejas relacionadas con el razonamiento, la comprensión, la resolución de problemas, la asociación de conocimientos, etc.

Para el correcto aprendizaje de los niños, la memoria de trabajo se considera fundamental, ya que consigue ampliar sus referentes y, por lo tanto, su conciencia metapragmática. A partir de esta desarrollan una mayor competencia comunicativa y afinan el criterio al momento de interpretar el lenguaje de acuerdo al contexto en que ocurre.

En ese sentido, conviene potenciar estas capacidades de forma continua desde los primeros años de vida. ¿Cómo hacerlo? A continuación, te damos algunas ideas para estimular, de una manera divertida y amena, la memoria de trabajo durante la infancia.

“Una memoria ejercitada es guía más valiosa que el genio y la sensibilidad”.

-Friedrich von Schiller-



7 actividades para estimular la memoria de trabajo en niños

Abuelo con su nieta jugando a juegos para estimular la memoria de trabajo.

1. El juego de la lista de la compra para estimular la memoria de trabajo

El juego de la lista de la compra, como su propio nombre indica, consiste en enumerar, de forma secuencial, una lista de alimentos o productos que se pueden comprar en un supermercado.

Para ello, uno de los jugadores debe empezar diciendo “yo en el supermercado compré…” y completar la frase con el nombre de algún producto, por ejemplo, leche. A continuación, otro de los jugadores debe continuar la lista, repitiendo la frase anteriormente dicha y añadiendo un nuevo producto. Por ejemplo: “yo en el supermercado compré leche y huevos”.

Este mismo proceso hay que llevarlo a cabo una y otra vez, de manera que la lista de la compra sea cada vez más larga y, por tanto, más difícil de recordar. La partida se termina cuando uno de los participantes se equivoca en el orden de la lista de productos o se olvida de alguno de ellos.

Este juego, que permite estimular la capacidad de atención y la memoria de trabajo, es ideal para pasar un buen rato en cualquier lugar, pues no se necesita ningún material para llevar a cabo la partida.

Además, la temática del juego se puede ir variando para que no resulte tan monótono. Así, en vez de hacer una lista de la compra, se puede hacer una lista con los objetos que uno se llevaría a una isla desierta, con los animales vistos en una selva, con la ropa comprada en una tienda, etc.

2. Las parejas de cartas

El juego de las parejas de cartas es perfecto para estimular la memoria visoespacial, ya que consiste en encontrar, entre una serie de cartas colocadas en una determinada posición, aquellas que son iguales, es decir, las parejas que tienen el mismo dibujo o figura.

Pero si, además, se quiere potenciar la memoria de trabajo, hay que jugar siguiendo las siguientes instrucciones:

  1. Colocar boca arriba todas las cartas para observar los dibujos durante un tiempo.
  2. Poner las cartas boca abajo.
  3. Por turnos, levantar dos cartas y descubrir las imágenes que hay en ellas.
  4. Coger la pareja de cartas, si estas tienen el mismo dibujo, y repetir el turno.
  5. Volver a colocar las cartas boca abajo en el mismo sitio, si estas no coinciden, y pasar el turno al siguiente jugador.

El juego termina cuando no quedan más cartas sobre la mesa. En ese momento, cada participante cuenta el número de parejas que ha conseguido durante la partida. El que tenga más, gana.

3. Simón, el juego de recordar colores

Otra buena opción para estimular la memoria de trabajo, es jugar al Simón, el clásico juego que consiste en recordar una secuencia de colores que se muestran de forma progresiva y aleatoria.

Así, se van iluminando varias casillas de diferentes colores y sonidos. Tras observar la secuencia, el jugador tiene que reproducirla correctamente, de los contrario, debe volver a empezar. Dicha serie se va haciendo cada vez más larga y complicada, hasta resultar imposible de recordar.

Niña jugando a juegos de cartas para estimular la memoria.

4. Narrar historias

La narración oral es de por sí un ejercicio de memoria cultivado por siglos. Pedirle a los niños que nos narren las historias que más les gustan puede resultar una actividad que gocen todos en familia. Sobre todo si incluyen variantes con un factor sorpresa cada vez que lo realicen, al estilo del escritor italiano Gianni Rodari y sus “Cuentos para jugar”.

¿De qué se trata? de contar los cuentos tradicionales que ya conocen pero inventando distintos finales. Cada semana pueden relatar un final diferente y variar el título de acuerdo a lo nuevo que se incorpore en el cierre. Luego, a fin de mes, comparten una tarde de historias para rememorar todas las versiones que crearon.

5. Cantar las canciones preferidas

Otro ejercicio que suele fluir con espontaneidad, es el de aprenderse las letras de las canciones. Casi todos los niños disfrutan la música y se podrían reforzar las letras tradicionales que se utilizan en los juegos didácticos del colegio. Esos que además repasan el abecedario, a veces en distintos idiomas, los números, animales, o cualquier temática de preferencia. La idea es promover el canto para estimular la memoria de trabajo.

6. Realizar juegos de palabras

Memorizar trabalenguas y adivinanzas es un recurso muy utilizado en la escolaridad para desarrollar la capacidad cognitiva de almacenar y establecer relaciones. De igual modo, es un ejercicio que ayuda a mejorar la dicción e invita a experimentar con la lengua desde lo lúdico. En la actualidad existen muchas revistas digitales educativas que tienen a disposición juegos de palabras para descargar.

7. Trabajar la memoria fotográfica o visual

Tratar de que los niños describan una escena del día como si estuviesen viendo una fotografía. Puede ser de un momento de la clase, del recreo, del camino a casa o de una visita realizada a un establecimiento. Pedirles que no quede un detalle suelto.

Convertir este ejercicio en un hábito que bien puede plantearse como el juego del detective, los irá entrenando en el desarrollo de una memoria atenta y los hará más conscientes de las situaciones en que se desenvuelven.



La importancia de estimular la memoria de trabajo durante la infancia

Hay varios estudios, como el realizado por Darren L. Dunning, Joni Holmes y Susan E. Gathercole, que sugieren que con el entrenamiento adecuado, los niños pueden mejorar significativamente su capacidades de memoria de trabajo. Además, con esto, se pueden potenciar otras áreas del aprendizaje.

Así, se ha comprobado que la estimulación de la memoria de trabajo, también favorece

  • La capacidad para seguir instrucciones.
  • Las habilidades matemáticas.
  • Las habilidades del lenguaje y la comunicación.

Y tú, ahora que sabes cómo ayudar a los pequeños a desarrollar la memoria de trabajo, ¿qué estás esperando para poner estos conocimientos en práctica? ¡Resultará entretenido y muy didáctico!

Te podría interesar...
7 ejercicios para mejorar la atención en los niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
7 ejercicios para mejorar la atención en los niños

Muchos niños se distraen fácilmente, miran hacia todos lados y no se concentran. Mejorar la atención en los niños es un reto compartido por muchos ...



  • Crespo Allende, Nina, & Alvarado Barra, Carola. (2010). Conciencia metapragmática y memoria operativa en niños escolares. Literatura y lingüística, (21), 93-108. https://dx.doi.org/10.4067/S0716-58112010000100008
  • Dunning, D. L., Holmes, J., & Gathercole, S. E. (2013). Does working memory training lead to generalized improvements in children with low working memory? A randomized controlled trial. Developmental Science, 16(6), 915–925.
  • González-Nieves, S., Fernández-Morales, F. H. y Duarte, J. E. (2016). Memoria de trabajo y aprendizaje: Implicaciones para la educación. Saber, ciencia y libertad11(2), 161-176.
  • Herrera Álvarez, E. M. (2021). Los juegos orales y su desarrollo en la expresion oral en los niños de la institución educativa N° 20871–665 “Julio Octavio Reyes Mounier–Paraiso”.
  • Mora, B., & Elizabeth, J. (2020). El juego como estrategia de estimulación en el desarrollo de atención y memoria en los niños de educación general básica (Bachelor's thesis, Quito: UCE). http://www.dspace.uce.edu.ec/handle/25000/22799