20 consejos de las madres para no malgastar tiempo

Amanda 8 mayo, 2016

La maternidad tiene muchas gratificaciones, pero también la carga puede llegar a ser muy abrumadora; es por eso que las madres hemos tenido que recurrir a diferentes estrategias para ocuparnos de las tareas y ser felices sin malgastar el tiempo.

En esta aventura diaria, nos puede servir de mucho que otras madres nos ayuden con consejos de utilidad, habilidades que han descubierto y prácticas que nos beneficien cuando nos invade el cansancio. Hay muchas maneras de conseguir que el tiempo nos rinda un poco más, una forma concreta de aprovechar los pequeños espacios para que el día nos resulte más largo.

Como sabemos, con la maternidad todo cambia, pues a nuestra carga normal esta vez se ha sumado el cuidado del bebé, algo que nos puede dejar sin energías. Para no malgastar el tiempo y aliviar un tanto la carga, otras madres nos ayudan con estos  sabios consejos.

  • La organización es la clave para no malgastar el tiempo

Si nos organizamos desde antes de la llegada del bebé podemos ahorrar tiempo, aunque sabemos que la falta de experiencia podría jugar en contra. Para facilitar un poco la tarea de cuidar al bebé es conveniente tener a la mano todo lo que necesitamos para actividades básicas.

21a5a62a95f9a4a34e497d768c193a5d

  • Acostumbra a prever sobre salidas programadas

Algunas madre pasan mucho tiempo en casa, pero otras tienen rutinas que implican salir muy seguido. Si fuera el caso en el cual hay que salir todos los días a trabajar o debemos llevar el niño a la guardería, es seguro que tendremos que hacer una maleta para esto; hagámosla por adelantado.

  • Prepara una lista de tareas

Aunque no sea nuestra costumbre anotarlo todo, recordemos que todo ha cambiado y que ahora es precisa una memoria adicional. Si anotamos todo lo que tenemos pendiente, será más fácil recordarlo y programarlo; puedes tener una pizarra o una libreta siempre a disposición para incluir lo que recuerdes de pronto.

  • Aprovecha mientras el niño duerme

Muchas tareas e incluso un descanso tienen cabida cuando el pequeño está dormido, pero también es posible rendirlo un poco más si seguimos trabajando mientras no termina de despertar por completo.

Si el bebé ya despertó pero aún está en su cuna, podemos continuar tareas que traslademos a su habitación; en este tiempo podemos hablarle, cantarle y hacerle saber que estamos cerca.

  • Cocina todo lo que puedas por anticipado

Los fines de semana o cualquier momento libre, es conveniente para cocinar todo cuanto podamos por adelantado. Cuando el bebé come papillas, los vegetales pueden ser cocidos y congelados para varios días.

  • Ahorra tiempo usando el extractor de leche

Aprovechar para extraer la leche cuando podamos hacerlo, permite que podamos congelarla para momentos en los que estemos apuradas para salir. Esto evita que tengamos que recurrir a la fórmula y no malgastamos tiempo.

  • Ten todo dispuesto para la lactancia

Prepara un sillón con todo lo que necesitas para ese momento que requiere tu tiempo, paciencia y algunas herramientas.

 

  • Productos de limpieza rápida

Usa toallitas desinfectantes para ayudarte a limpiar con rapidez. El lavavajillas puede ser un buen aliado, pero si no lo tienes, puedes dejar escurriendo tu vajilla antes de guardarla para que te lleve menos tiempo.

  • Corta los vegetales cuando los compres

Cuando traes el mercado, puedes aprovechar de cortar, embolsar y congelar los vegetales ya cortados.

  • Delega tareas

Pídele ayuda al padre del bebé, no es preciso que todo tengas que hacerlo tú. Hay cosas que no puedes evitar, como amamantarlo o extraer tu leche, pero mientras esto termina, él puede ayudarte con otras cosas

  • Utiliza la opción de compras por internet

Muchas cosas se pueden comprar por Internet sin perder nada de tiempo. El mercado y otras cosas, se pueden adquirir por esta vía; donde tienes opción de guardar tu lista y repetirla cuando quieras

  • Usa el microondas para esterilizar

Coloca en el microondas todo cuanto vayas lavando, para cuando esté listo en poco tiempo podrás esterilizarlo todo de una vez.

9fe0a3136bcda284abe7700e135039ee

  • Disimula la cantidad de trabajo pendiente

Algunas veces es suficiente con ver todo lo que tenemos pendiente, para abrumarnos más. Si es tu caso, separa las tareas; por ejemplo la ropa para lavar ponla en canastas diferentes para que puedas sacarlas de a poco.

  • Tómalo con calma

Recuerda que ahora las cosas han cambiado, quizá no tengas todo listo a tiempo y con la misma eficacia de antes. Trata de disfrutar tu nueva experiencia, relájate y deja que las cosas fluyan a su ritmo.

  • Consigue ayuda extra

Si de casualidad alguien se ofrece a ayudarte, abandona un poco el orgullo y pídele que te cuide al bebé mientras adelantas algo o que te ayude con tareas sencillas, pero que quitan tiempo.

  • Tareas por turnos

Algunas tareas sencillas o la cocina pueden turnarse para que no tengas que cocinar todos los días. Hoy te toca lavar los platos o cocinar y mañana me toca a mí; los fines de semanas puedes comprar comida o salir a comer.

  • Apaga el móvil

Al menos que sea por cuestiones de trabajo, no hay razón para que perdamos tanto tiempo usando el móvil. La maternidad te dará tiempo para muchas cosas, pero siempre va a haber prioridades que no tienen nada que ver con nuestro entretenimiento.

  • No acumules el trabajo

Sabemos que primero está el bebé, pero siempre que él esté cuidado y seguro, puedes adelantar muchas tareas. Dejar para otro momento lo que tienes tiempo y disposición de hacer de una vez, puede traer una carga más pesada al final.

  • Levántate más temprano

Sabemos que tu día puede ser agotador y que quizá quieras descansar un poco más en la mañana; sin embargo, estos minutos de más en la cama, te pueden hacer falta en el resto del día.

Si nos levantamos más temprano, sentiremos que el día tiene más horas, justo lo que nos hace falta.

  • Y… Todo puede esperar

Cuando tenemos un bebé en casa, otras cosas pasan a segundo plano. No te apresures en cumplir con el cuidado de tu hijo para atender la limpieza y otras cosas de la casa; es posible que no hagamos nada bien si queremos hacerlo todo con velocidad.

Te puede gustar