10 actividades de movimiento libre para niños pequeños

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Los niños necesitan movimiento libre en sus juegos para un buen desarrollo. Por ello, proponemos 10 actividades que os encantarán.

El juego y el movimiento libre para los niños pequeños es fundamental para su desarrollo y su crecimiento. Por eso, es imprescindible que los padres tengan esto en cuenta para que los niños, además de divertirse jugando en familia, también se desarrollen correctamente.

A continuación, vamos a hablar sobre algunas actividades de movimiento libre para niños pequeños que estarán encantados de hacer a tu lado. ¡Toma nota de todas ellas!

Juegos de movimiento libre

Aquí hay algunas ideas de actividades divertidas para niños para probar en casa o en la escuela. No necesitas ningún equipo sofisticado y puedes improvisar con muchos objetos que puedes encontrar en casa o al aire libre.

1. La croqueta

Puedes imaginar con tus hijos que sois croquetas o troncos de madera que se deslizan por una pradera. Para ello, disfruta con tus hijos rodando por el suelo o por la hierba. También, mueve las manos hacia los lados y gira.

Rodar es bueno para coordinar los músculos de la espalda, el cuello, los hombros, las caderas, y para desarrollar la fuerza. Si tienes un jardín en pendiente o puedes encontrar un banco de césped en un parque, rodar cuesta abajo es muy divertido y una gran actividad de movimiento.

También, puedes colocar una manta sobre la hierba, sostener un extremo, luego pedirle a tu hijo que se acueste en el otro extremo, rodar sobre la colchoneta y salir nuevamente.

Madre hablando con su hijo sobre hacer algunas de las actividades de movimiento libre que proponemos.

2. ¿Quién soy yo?

Esta actividad promueve el juego de fantasía y las habilidades de pensamiento, junto con la construcción de habilidades motoras gruesas. En este sentido, elige diferentes animales y finge moverte como ellos. Túrnate para adivinar qué animal es la otra persona. Intenta sugerir diferentes categorías para hacerlo más desafiante, como los animales que saltan, vuelan o corren.

Algunas de las criaturas que puedes imitar son

  • Tortuga.
  • Cangrejo.
  • Elefante.
  • Perro.
  • Serpiente.
  • Mariposa.
  • Conejo.

3. Movimiento libre: ¡congelación!

En esta versión del juego de pilla a pilla, la persona a la que atrapes se deberá congelar hasta que alguien le toque y le descongele.  Esto se juega mejor con toda la familia o con toda la clase. Los juegos de persecución les enseñan a los niños a mover sus cuerpos en el espacio de manera efectiva (no chocar con personas y objetos mientras se mueven) y mejora su velocidad y tiempo de reacción.

4. Saltar sobre platos de papel

Pon algunos platos de papel bastante juntos en el suelo del jardín y fingid ser ranas saltando sobre nenúfares o animales cruzando el río saltando sobre rocas. A medida que mejore el equilibrio y la coordinación de tu hijo, separa más los platos y en varias direcciones para que el pequeño tenga que trazar un camino seguro.

5. Búsqueda del tesoro

El simple acto de estar al aire libre y correr en la naturaleza es una actividad de movimiento necesaria. ¿Por qué no probar algo divertido como una búsqueda del tesoro en la naturaleza? En una hoja de papel o cartón, dibuja o pega imágenes de objetos encontrados en la naturaleza y corred alrededor del jardín o del parque en busca de estos artículos.

6. Salto en la escalera

Una escalera es una gran herramienta que se puede usar de varias maneras. Se puede utilizar una escalera de gimnasio, una escalera de cuerda o una escalera doméstica normal. Colócala sobre la hierba y saltad entre los peldaños.

Practicad saltando sobre piernas alternas y también con dos piernas juntas, lo cual es más desafiante. Saltar es un hito importante en el desarrollo de lo físico. ¡Anima a tu hijo  a caminar por los bordes laterales de una escalera para mantener el equilibrio!

7. Movimiento libre: saltar a la cuerda

Aprender a saltar es un hito motor bruto importante para los niños pequeños. La mejor manera de introducir este movimiento es enseñándole a tu pequeño a saltar sobre una cuerda en movimiento. Ata una cuerda a una silla u otro poste y, sosteniendo el otro extremo, colócalo lentamente de un lado a otro mientras tu hijo salta sobre él. Aumenta la altura y la velocidad a medida que el pequeño mejore su habilidad.

Niños saltando a la cuerda, una de las actividades de movimiento libre más fáciles de hacer.

8. El juego de escucha

Los juegos de escucha de movimiento implican escuchar atentamente y recordar múltiples instrucciones. Da una serie de directrices divertidas, como saltar tres veces, correr alrededor de un árbol y saltar hacia atrás con los pies juntos, y observa si tu hijo puede hacerlas en la secuencia correcta y recordarlas todas. Comienza con solo dos instrucciones para niños más pequeños y añade más, según lo permita la edad y la habilidad del pequeño.

9. Concurso de equilibrio

Realiza una competición con tu hijo y mira quién puede equilibrarse más tiempo, o pon un cronómetro si no quieres que tu hijo pierda en cada ronda y mira si puede vencer su propio récord con el tiempo anterior.

A continuación, poneos de pie y mantened el equilibrio en una pierna, luego en la otra, con los ojos cerrados, etc. Después, colocad un libro en vuestras cabezas y observad cuánto tiempo podéis mantenerlo allí mientras estáis en una pierna.

10. Movimiento libre: atrapa burbujas

A los niños les encanta la emoción de perseguir burbujas por el jardín o el patio de recreo. Esta actividad no tiene que estar reservada solo para niños pequeños. Haz un juego y mira cuántas burbujas puede reventar tu hijo cada vez que soples una tanda. Esto es excelente para practicar la coordinación mano-ojo.

Por último, si estás jugando con niños, establece que cada infante debe atrapar una burbuja y que dos niños no pueden tocar la misma burbuja. Esto trabajará los reflejos y enseñará a los pequeños a tomar decisiones rápidas y mover sus cuerpos a través del espacio con cuidado

Esperamos que estas actividades de movimiento libre sean de tu agrado para complementar el desarrollo completo de tu pequeños mientras pasáis tiempo de calidad juntos. ¡A divertirse!

  • Muñoz García, A,. (2010) Psicología del desarrollo en la etapa de educación infantil. Editorial: Pirámide