Ventajas de que los niños tengan contacto con animales

18 julio, 2018
Si estas considerando llevar una mascota a tu casa y piensas en el bienestar de tu pequeño, debes saber que no hay nada que temer. Las ventajas de que los niños tengan contacto con animales son numerosas. 

Con frecuencia se habla de las múltiples ventajas de que los niños tengan contacto con animales. Efectivamente, si deseamos que nuestros hijos aprendan sobre el valor de la vida y las responsabilidades y que refuercen sus defensas y su sistema respiratorio y cardíaco, resulta fantástico proveerle al pequeño una mascota amiga.

Tener una mascota llena al hogar de amor, risas y alegrías. Animales como los perros pueden ser importantes guardianes y compañeros de los niños. Por lo tanto, conocer las ventajas de que los niños tengan contacto con animales puede conducirte a estar más convencida aún de ampliar la familia.

El interés de los humanos por los animales

Los humanos, sin importar su edad, siempre han sentido la necesidad de estar cerca de los animales y compartir con ellos. No es de extrañar que, a nivel mundial, cerca del 40% de la población cuente con una mascota, ya sea perros, gatos o aves domésticas, entre otros.

Muchos hogares incluso ya poseen una mascota antes de que llegue el bebé y logran integrar de forma perfecta la convivencia de todos los miembros. De hecho, cuando esto ocurre, el niño se familiariza de inmediato con los animales; así, crece con respeto, solidaridad y sensibilidad hacia todos los seres vivos.

Aunque para muchos queda claro que tener una mascota otorga a los niños beneficios emocionales y psicológicos, se suele pensar que, a nivel de salud, su presencia puede ir en detrimento del bienestar de los pequeños.

No obstante, exceptuando casos precisos con niños alérgicos, tener una mascota puede favorecer también el funcionamiento del organismo en áreas como las vías respiratorias. 

Si a mi hijo le muerde un perro, es probable que desarrolle mucho miedo hacia ellos.

Ventajas de que los niños tengan contacto con animales

1. Protección contra enfermedades respiratorias

Los estudios aseguran que los niños que tienen contacto permanente con perros desarrollan menos enfermedades de las vías respiratorias, incluidos los estados alérgicos.

Esto ocurre porque los microorganismos presentes en la piel y pelaje de los perros, al entrar en el organismo del niño por medio de las vías respiratorias, modulan una respuesta inmune. De ese modo, protegen al niño contra el patógenos asmagénicos.

En porcentajes más exactos, un 35% de los niños que conviven con perros presentaron menos enfermedades como tos o rinitis.

2. Resistencia a enfermedades como el dolor de oído y la fiebre

El mismo estudio citado en el apartado anterior afirma que los niños que comparten su hogar con un perro presentan menos infecciones de oído: los casos se reducen al 50%. Con respecto a los recién nacidos y hasta el primer año de vida, se ha notado un aumento en las defensas de los pequeños, por lo que consumirían una cantidad inferior de antibióticos.

“No es de extrañar que, a nivel mundial, cerca del 40% de la población cuente con una mascota, ya sea perros, gatos o aves domésticas, entre otros”

3. Aprenden sobre las responsabilidades

Los niños con mascotas se muestran más prestos a cumplir con sus tareas escolares y en las labores de la casa. Esto se debe a que aprenden a responsabilizarse por la vida de otro ser y las consecuencias negativas que puede acarrear el no cumplir.

En el apartado de las responsabilidades, se incluye: bañarlos, ponerles la cadena, alimentarlos y enseñarles normas o mantener sus espacios aseados. Según su edad, varias de estas tareas pueden quedar a cargo de los pequeños.

4. Los niños se sienten estimulados a realizar actividades físicas

Los niños con perros son más activos con respecto al ejercicio físico y más propensos a realizar actividades al aire libre. Sin duda, una de las diversiones más grandes para los pequeños es correr en parques o espacios abiertos; un perro es el compañero ideal para esta aventura.

Las ventajas de que los niños tengan contacto con animales no incluye solo a los perros.

5. Las mascotas también cuidan y protegen a los niños

Los animales identifican de inmediato cuáles son los miembros de la familia más débiles y cuales son las ‘crías’ dentro del hogar. De allí que existen un sin número de relatos sobre perros que han alertado a sus dueños cuando un niño está en problemas, e incluso ellos mismos han rescatado a los pequeños en situaciones de peligro grave.

En varios colegios e instituciones a nivel mundial incluso se asignan perros de razas amigables, como los golden retriever, para que hagan rondas cerca del salón de clase de los niños. Así, estos fungen como compañeros y protectores.

Por último, es importante señalar que, a la hora de tener un animal, la responsabilidad mayor del cuidado de la mascota va a recaer en los adultos.

Sin embargo, con la dirección de los padres y la educación correcta hacia la mascota, los niños podrán contar con un compañero de juegos y aventuras que llenará su corazón de amor por muchos días.

Te puede gustar