La crianza con respeto marca la diferencia

Gladys · 21 septiembre, 2015
La crianza con respeto exalta la necesidad que tiene un bebé de sentir el calor de sus padres y de ser escuchados.

Como madres, siempre tratamos de hacer lo que consideramos que es lo más conveniente para que los niños crezcan sanos y felices y así, el día de mañana sean seres íntegros. Afortunadamente esto es posible gracias a la crianza con respeto.

Es cierto que sentar las bases de la educación de nuestros hijos es una de la tareas más difíciles de nuestra labor como madres.

No obstante, no debemos olvidar que esta es, al mismo tiempo, una de las experiencias más gratificantes que existen en la vida.

Por lo general, la forma en que criamos a nuestros hijos ha sido influenciada por la manera en la que nosotros mismos fuimos criados.

En este sentido, sea de forma consciente o inconsciente, recurrimos a las mismas técnicas de comunicación y disciplinaSin embargo esto no siempre es lo más recomendable. E incluso puede llegar a ser altamente contraproducente.

Los especialistas en educación y psicólogos explican lo importante que es no copiar el modelo de crianza sin hacer una evaluación crítica antes.

Es necesario descartar aquello que sea potencialmente perjudicial y quedarse solo con aquello que aporte verdaderos beneficios.

En otras palabras, conviene evolucionar, así como es necesario aprender (o reaprender) estrategias y valores para poner en práctica la crianza respetuosa y empezar a experimentar cómo este estilo de vida marcará la diferencia en tu hogar.

¿Qué es la crianza con respeto?

¿Qué es la crianza con respeto?

Esta forma de crianza tiene sus bases en la teoría del apego del psicólogo británico John Bowlby.

La crianza con respeto es un método que se basa en la importancia del vínculo emocional que desarrollan los bebés con sus padres, y cómo esto los ayuda a obtener seguridad y estabilidad emocional.

Principios para criar con apego

A continuación te revelaremos cuáles son los principios necesarios para toda crianza respetuosa:

  • Educar desde el respeto. Esta es la columna vertebral de esta forma de crianza, por tal motivo es completamente necesario desarrollar la tolerancia y el entendimiento para evitar determinadas situaciones que lleven a los gritos, castigos o regaños severos hacia nuestros hijos.
  • Tener en cuenta sus necesidades y sentimientos. Nuestros pequeños se encuentran en pleno proceso de aprendizaje y es por eso en ocasiones no saben expresar lo que sienten. En tal sentido, es necesario esforzarse por entender qué necesitan en todo momento, a veces una pataleta puede ser resuelta con un abrazo, una explicación o un minuto con mamá y papá.
  • Manifestaciones de amor. Procurar el contacto físico y las muestras de amor te acercará más a tu pequeño. Un beso, un abrazo, una caricia son muestras de todo lo que sientes por él y abrirá las puertas al acercamiento que todo niño necesita de sus padres.
¿Qué es la crianza con respeto?

  • Aprender a disciplinar de forma positivaEste es uno de los aspectos más difíciles de tener en cuenta, debido a que nuestra condición de humano nos hace perder la paciencia ante determinadas conductas.
    • Sin embargo es fundamental evitar reaccionar y trabajar en soluciones en las que ambas partes participen, sin que se menoscabe la dignidad del niño.
  • Forma parte de su vida. El agitado ritmo de vida en la mayoría de los casos demanda que ambos padres tengan largas jornadas laborales.
    • No obstante es importante sacar diariamente un tiempo en el que se pueda cultivar la relación y sobre todo tener en cuenta que ese tiempo de compartir debe ser de calidad.

Este método de crianza que requiere muestras de amor, tolerancia y, sobre todo, coherencia para realmente pueda ser exitosa.

Salir al paso a las críticas

La crianza es un tema muy personal que viene dado de acuerdo a la visión de vida y experiencias de cada persona, por lo tanto, no faltará quien critique el método de crianza que emplees.

Si deseas implementar la crianza con respeto debes obviar las críticas no constructivas, pues este método también tiene su detractores.

Las frases como: ”ya mi bebé a esa edad dormía en su cama”  resultan odiosas y poco útiles. Lo mismo cuando se señalan cosas como: ”es malo llevar a un niño tanto tiempo en brazos, lo vas a malcriar”.

Lo más importante de la crianza con respeto es mantenernos firmes en esa visión que tenemos de nuestros hijos como seres íntegros, capaces y fuertes. Después de todo, el fin último de la crianza es ver crecer a niños felices y futuros adultos seguros de sí mismos.