El valor de la amistad en la infancia

13 julio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Marián Carrero Puerto
Los padres y educadores deben enseñar el valor de la amistad en la infancia. ¿Cómo dotarles a los pequeños de habilidades para establecer relaciones sanas?

A lo largo de todo el ciclo vital, las relaciones de amistad son esenciales para el desarrollo intelectual, afectivo y social de cada persona. El valor de la amistad en la infancia es crucial, ya que es entonces cuando se empiezan a forjar las primeras amistades. De la forma en que nos relacionemos, dependerán muchos de los comportamientos futuros de cada uno.

Podemos decir que la amistad es uno de los valores más importantes que tenemos que fomentar en los niños. Los padres y educadores debemos ser conscientes de enseñar el valor de la amistad a los niños y proporcionarles habilidades que puedan ayudarles a establecer relaciones sanas con sus iguales.

Como hemos mencionado, la manera en que los niños se relacionen durante los primeros años de vida es determinante, en especial, las primeras formas de socialización fuera del círculo familiar. En esta etapa comienzan a formarse los distintos apegos y puede ser predictora de comportamientos en el futuro, tanto negativos como positivos.

¿Cómo se desarrolla el valor de la amistad en la infancia?

Antes de nada, vamos a definir las amistades como relaciones bidireccionales, recíprocas y voluntarias que conllevan afecto entre ambas partes y se mantienen en el tiempo. De entre las principales características de las amistades, podemos señalar las siguientes:

  • Aceptación del amigo, la sinceridad, la lealtad, la confianza mutua y la disposición a la ayuda.
  • Establecimiento do vínculos afectivos entre los amigos, lo que facilita una comunicación íntima, intensa y sin convencionalismos sociales.
  • Los amigos ofrecen cuidado, seguridad y apoyo emocional.
  • Prestan ayuda, muestran interés y se implican en lo que le ocurre a su amigo.
  • Precisan de la capacidad cognitiva de ponerse en el punto de vista de la otra persona (descentración) y la capacidad empática para compartir los sentimientos con el otro.
  • Los amigos se muestran afectuosos, comparten actividades, les gusta estar juntos… En caso de separación o ruptura, se producen sentimientos de tristeza, abandono y ansiedad.Amigos dándose un abrazo en una fiesta de cumpleaños porque han aprendido el valor de la amistad en la infancia.

Estas características hacen que las amistades sean vistas como experiencias muy valoradas y altamente gratificantes en la vida de las personas. De este modo, cuando no existen o se rompen, se ve afectado el desarrollo afectivo y social. Esto puede originar situaciones de aislamiento o rechazo que pueden resultar muy dolorosas para las personas.

Las relaciones de amistad cambian a lo largo de la vida. El significado de la amistad evoluciona; cambia la forma en la que nos relacionamos, lo que pensamos y exigimos de los amigos, y las variables que condicionan que los tengamos o no.

“Preferiría caminar en la oscuridad con un amigo que sola en la luz”.

– Hellen Keller –

¿Qué importancia tiene?

La amistad en la niñez cumple importantes funciones en el desarrollo afectivo y social de los niños. Así, entre amigos, se proporcionan afecto, cariño, apoyo emocional y seguridad afectiva en el grupo de iguales.

Algunas de las funciones de este tipo de relaciones pueden lograrse a través de la interacción con otros agentes sociales importantes en la red social de los niños, como pueden ser el cariño, el cuidado y la protección suministrados por las figuras parentales.

No obstante, las amistades hacen contribuciones especificas al desarrollo social que no son aportadas por ningún otro tipo de relación. Nos referimos, entre otras, al sentimiento de igualdad y de pertenencia al grupo, y a la comunidad, que no pueden experimentarse con los adultos por su asimetría en la relación adulto – niño.

Las diferentes interacciones con los amigos tienen una naturaleza igualitaria. Esto es lo que distingue a las relaciones de los niños con los padres. En cambio, el niño con el niño experimenta una amplia gama de sentimientos y valores, tanto positivos (cariño, apoyo, afecto, confianza, lealtad), como negativos (celos, ira, agresividad, resentimiento, cólera).Amigos jugando por el campo con un triciclo a modo de tractor con remolque.

De esta manera, contribuyen al control emocional y a la diferenciación emocional posterior que ha tenido lugar en los primeros años de la vida del pequeño junto a las figuras de sus progenitores.

Funciones del valor de la amistad en la infancia

Para Sullivan (1953), existe una función esencial en las amistades infantiles que consiste en corregir algunos de los puntos de vista acerca de la vida social que pueden haber adquirido a partir de su interacción con los padres.

En este sentido, se convertirían en mecanismos compensadores de posibles pautas inapropiadas que pueden darse en la vida familiar, a decir: demasiada dependencia, excesiva
aceptación del comportamiento caprichoso, etc.

En relación al desarrollo moral, las amistades van a facilitar la transición desde las relaciones familiares a la autonomía y, por medio de ellas, los niños aprenden a aplicar valores y normas morales y éticas, como, por ejemplo, la lealtad, la solidaridad y la justicia.

Además de este posible papel compensador o casi terapéutico del que habla Sullivan, las amistades tienen un papel importante en el desarrollo del rol sexual, en el desarrollo moral, en la adquisición de normas y valores y en la competencia social.

  • Fuentes Rebollo, M. J., & Melero Zabal, M. (1992). Las amistades infantiles: desarrollo, funciones y pautas de intervención en la escuela. Revista Investigación en la Escuela, 16, 55-67.
  • Sullivan, H. S. (1953). The interpersonal theory of psychiatry (HS Perry & ML Gawel, Eds.).