Uso de la dieta cetogénica en niños con epilepsia

20 abril, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Silvia Zaragoza
La epilepsia es una enfermedad neurológica que afecta a un 75 % de los niños. A pesar de que los fármacos suelen producir buenos resultados, la dieta cetogénica también es beneficiosa.

La epilepsia es un trastorno del sistema nervioso que se caracteriza por la aparición de convulsiones recurrentes. Suele cursar con pérdida de conciencia, temblores y alteraciones en el comportamiento. El tratamiento principal es la toma de fármacos específicos, aunque puede combinarse con la dieta. Existe gran cantidad de evidencia acerca del uso de la dieta cetogénica en niños con epilepsia, que es de lo que va a tratar este artículo.

Puede producirse en cualquier persona y a cualquier edad. Sin embargo, el 75 % ocurre en niños. A nivel mundial, la epilepsia afecta a 50 millones de personas.

Causas de la epilepsia

Aunque en múltiples ocasiones no se conozca, intervienen numerosos factores como:

  • La genética, en cuyo caso aumenta al haber algún familiar con dicho trastorno. También se han identificado genes relacionados con la sensibilidad al ambiente como desencadenante de las convulsiones.
  • Un traumatismo craneoencefálico producido por una lesión generada en algún accidente o golpe.
  • Un tumor o patología cerebral.Algunos alimentos de la dieta cetogénica para niños con epilepsia.
  • Una infección como la meningitis o la encefalitis.
  • Un daño cerebral por lesiones al nacer debido a la falta de oxígeno o alguna infección de la madre.
  • Un defecto congénito.

Dieta cetogénica en niños con epilepsia

Primero de todo, conviene que sepas que empezó a utilizarse en 1921, aunque no se publicaron los resultados hasta los años 70. A pesar de que no se conocen los mecanismos específicos, se postulan por las alteraciones en el metabolismo energético y en la producción de neurotransmisores.

Además, se recomienda valorar su uso tras haber fallado un mínimo de 2 fármacos anticonvulsivos, y siempre que no haya contraindicaciones por la presencia de alguna otra patología metabólica relacionada con las grasas o la ausencia de carnitina. También conviene evaluar si existe una enfermedad hepática, hipercolesterolemia congénita, acidosis o cardiomiopatia.

¿En qué consiste?

Es una dieta basada en el aumento del consumo de grasa y la reducción de hidratos de carbono. Generalmente, la proporción de grasas e hidratos/proteínas es de 4:1, aunque existen variaciones como la 3:1. Depende de la tolerabilidad y adaptación de la persona. Incluso, pueden usarse triglicéridos de cadena media (TCM).

Se trata de potenciar el consumo de aceite, aguacate, pescado azul, frutos secos, mantequilla y semillas, y reducir el consumo de tubérculos, arroz, pasta, pan, algunas hortalizas y frutas, así como de dulces y bollería. El objetivo es obtener energía mediante la oxidación de las grasas, dando lugar a la producción de cuerpos cetónicos.

Una vez decidido que la dieta es segura para el niño, se calcula el aporte calórico según la edad, el estado nutricional, el sexo y la actividad física. Así, nos aseguramos su correcto crecimiento.

El inicio de la dieta puede realizarse mediante un ayuno de 24 a 72 horas bajo control hospitalario, o bien se modifica directamente. La segunda opción ha demostrado producir menos efectos secundarios. En ambos casos, es necesario controlar la presencia de cuerpos cetónicos en orina. Durante la primera semana, se llevará a cabo cada 8 horas y, pasado ese tiempo, 1 vez al día antes de cenar.Alimentos de la dieta cetogénica para niños con epilepsia.

Además, al ser una dieta restrictiva, se recomienda tomar un suplemento multivitamínico con vitaminas del grupo B, vitamina D y calcio. Paralelamente, se recomienda tomar triglicéridos de cadena media mediante el aceite de coco con el objetivo de mejorar la respuesta al tratamiento dietético.

La eficacia de la dieta se analiza durante, al menos, 3 meses, suspendiéndola de inmediato o progresivamente en caso de que se incrementen las crisis epilépticas. El máximo periodo en el que se aconseja es de 2 años, manteniéndola hasta 6 años si la familia o el niño lo desean.

Beneficios de la dieta cetogénica en niños con epilepsia

Se ha visto que la dieta cetogénica reduce la frecuencia de las convulsiones y aumenta el estado de atención, la memoria y el aprendizaje. En cuanto al comportamiento, disminuye la ansiedad y mejora la productividad y el estado de ánimo del pequeño.

Efectos secundarios de la dieta cetogénica

Al principio, es normal experimentar una subida del colesterol en sangre, somnolencia secundaria con vómitos, cuyo tratamiento es la hidratación, y reducción del ratio grasas/HC+proteínas, o estancamiento del crecimiento, en cuyo caso, se aumentará la dosis de proteínas y la ingesta calórica e hipoglucemia.

En resumen, existe una buena respuesta a la combinación de los fármacos junto a la dieta cetogénica. Sin embargo, requiere control periódico y adherencia por parte del niño y sus padres.

  • Sociedad Española de Neurología. (2012) Guía oficial de práctica clínica en epilepsia.
  • Escott-Stump, S. Nutrición, diagnóstico y tratamiento. Wolter Kluwer. España: 2016
  • Martin K, Jackson CF, Levy RG, Cooper PN. (2016) Ketogenic diet and other dietary treatments for epilepsy. Cochrane Database Syst Rev, 2.
  • Lambruschini Ferri, N y Gutiérrez Sánchez, A. (2012) Dieta cetogénica.: aspectos clínicos, aplicación dietética.
  • van Berkel AA, IJff DM, Verkuyl JM. (2018) Cognitive benefits of the ketogenic diet in patients with epilepsy: A systematic overview. Epilepsy Behav, 87: 69-77.
  • IJff DM, Postulart D, Lambrechts DAJE, Majoie MHJM, de Kinderen RJA, Hendriksen JGM (2016) Cognitive and behavioral impact of the ketogenic diet in children and adolescents with refractory epilepsy: A randomized controlled trial. Epilepsy Behav, 60:153-57.
  • Roehl K, Sewak SL. (2017) Practice Paper of the Academy of Nutrition and Dietetics: Classic and Modified Ketogenic Diets for Treatment of Epilepsy. J Acad Nutr Diet, 117 (8): 1279-92.
  • van der Louw E, van den Hurk D, Neal E, Leiendecker B, Fitzsimmon G, Dority L et al. (2016) Ketogenic diet guidelines for infants with refractory epilepsy. Eur J Paediatr Neurol, 20(6): 798-809.