Un niño necesita volar, no encadenarse a los adultos

Mariajose 3 febrero, 2017

Los niños necesitan alas para volar y tú debes enseñarles a que emprendan el vuelo. Ningún niño debería ir con las alas atadas en la espalda dejando que su vida se consuma solo por haberse encadenado a los adultos

La libertad no empieza cuando se es adulto o cuando ‘se gana’ después de haber cumplido los 18 años y haber aprendido lo que es la responsabilidad. La libertad empieza desde el nacimiento.

Los niños cuando llegan a este mundo dependen completamente de los adultos que les rodean para poder sobrevivir y crecer tanto física como emocionalmente. Muchos padres se dedican a que sus bebés e hijos estén sanos, piensan que la salud física es lo más importante. Los hijos deben estar bien alimentados y a la mínima señal de enfermedad acuden al médico rápidamente para buscar una solución. Esto está bien, así debe ser.

Pero también hay otra parte fundamental que no se ve desde fuera pero que es igual de importante (o más) que la salud física: la salud emocional. Cuando se cuida la salud emocional de los niños, entonces sin darnos cuenta estaremos enseñándoles a volar con sus propias alas sin que tengan que depender de los adultos para resolver las situaciones, ellos solos serán capaces de hacerlo.

Conceptos básicos para cuidar las alas de los hijos

shutterstock_288233219

Existen algunos conceptos básicos para cuidar las alas de los hijos, es decir, para que tengan una buena salud mental y emocional que les permita creer en sí mismos y en que son capaces de conseguir lo que quieran. Los padres como guías y maestros son los encargados de que sus hijos reciban palabras de aliento, de que ellos sean su mayor apoyo y que además, no les falte amor. Algunos conceptos básicos son:

  • Proporcionar amor incondicional en la familia
  • Potenciar la autoconfianza y mejorar la autoestima
  • Dar la oportunidad a los hijos para jugar con otros niños
  • Los adultos de referencia de los niños no deben coartar su libertad sino ser un apoyo
  • Potenciar un entorno seguro
  • Proporcionar una orientación apropiada y disciplina positiva en el hogar
  • Los niños deben saber que son lo más importante para la vida de sus padres

El amor, la seguridad y la aceptación deben ser el centro en la vida familiar con niños. Ellos necesitan saber que el amor de sus padres no depende de sus logros o de las metas que consigan. Los errores y/o las derrotas son una gran oportunidad de aprendizaje y por eso deben ser aceptado. Un niño donde su hogar esté lleno de amor incondicional y afecto tendrá mucha más confianza en sí mismo y en sus alas para volar.

Nutrir la confianza y la autoestima para desencadenarse del adulto

Los niños necesitan desencadenarse de los adultos, que cuando crezcan no dependan de ellos ni de sus deseos para actuar o para tomar sus propias decisiones. En este sentido, resulta muy importante que los padres tengan un papel activo y proporcionen a los niños momentos de aprendizaje interno, de desarrollo personal y de, por supuesto, empatía y asertividad. ¿Cómo conseguirlo?

shutterstock_440188621

  • Elogia a tus hijos. Fomenta su capacidad de aprender cosas nuevas y a desarrollar el deseo de explorar y aprender lo que tiene a su alrededor a través del elogio. Permite que los niños exploren y jueguen en una zona segura donde sepas que no se pueden hacer daño.
  • Sé un participante activo en sus actividades. Háblales con una sonrisa y escucha todo lo que tienen que decirte. Tu atención les ayuda a construir su confianza y a mejorar su autoestima.
  • Establece objetivos realistas. Los niños pequeños necesitan metas realistas que respondan a sus ambiciones con las capacidades reales que tienen. Con tu ayuda, los niños podrán escoger las actividades que pongan a prueba sus habilidades y que aumente la confianza en sí mismos.
  • Sé honesto/a. No ocultes los fracasos a los hijos. Es importante que los niños aprendan que todos cometemos errores, que aprendemos de ellos y que los adultos no son perfectos.
  • Evita los sarcasmos. Si un niño no gana una competición o suspende un examen, piensa en cómo se debe sentir por eso. Los niños cuando se desaniman necesitan una conversación, después cuando estén listos se puede crear un plan de mejora.
  • Anima a tus hijos. Anima a tus hijos a que creen una versión mejor de ellos mismos cada vez, pero también para que aprendan a disfrutar del presente y del proceso. Aprenderán a desplegar sus alas para volar por sí mismos.

 

Te puede gustar