Trucos para que suba la leche después de una cesárea

Virgynia Duque · 11 noviembre, 2015

A ninguna futura mamá le gusta escuchar la noticia: “tendremos que hacerte cesárea“. Tener un bebé es algo que a casi todas la mujeres les gusta presenciar y ayudar con sus empujones a llevarlo a cabo. Pero a veces, no hay más remedio que realizar una cesárea, y a fin de cuentas, lo que les interesa a todas las mamás es que el bebé esté sanito.

Aunque la cesárea no suele representar ningún problema comparándolo con el parto natural, la mayoría de las personas creen que hay un pequeño inconveniente: la lactancia. Parece ser que cuando se practica el parto por cesárea tarda un poquito más en subir la leche. Según los expertos, cuando esto sucede, no es por la cesárea en sí, sino por los protocolos hospitalarios.

Lactancia tras la cesárea

El primer motivo que puede influir en la subida de la leche es la separación de la madre y el bebé. Incluso hoy en día, después de una cesárea se separa al bebé de su mamá, en ocasiones por períodos prolongados. Esto hace que ese primer contacto madre-hijo brille por su ausencia y dificulte la lactancia. ¿Por qué?

En las dos primeras horas aproximadamente después de nacer, los bebés entran en letargo, y lo que normalmente se hace es darles de mamar y luego dejarles dormir profundamente. De ese modo, el bebé aprende desde el primer momento a succionar.

Si el bebé entra en letargo, ese período de somnolencia absoluta, y se duerme sin haber mamado, ese sueño puede prolongarse y cuando despierte estará algo confuso. Se ha saltado un paso de lo que el instinto le dice que necesitaba, pero él no lo sabe.

ID-100138773

En ocasiones, según el caso, los hospitales optan por darles biberón al bebé recién nacido a través de cesárea. Esto puede hacer que a la hora de mamar el infante tenga pereza, pues succionar el pecho de la madre requiere mayor esfuerzo que hacerlo en una tetina de plástico.

Otra dificultad que podría surgir es la movilidad de la madre. La cesárea es una operación que deja una herida que tiene que cicatrizar. Por ello, no es fácil encontrar una postura adecuada que permita darle de mamar al bebé.

¿Qué trucos hay para la lactancia tras la cesárea?

Normalmente, la leche debe subir entre 30 y 72 horas después del parto, independientemente de que haya sido natural, inducido o por cesárea. Esto es un proceso fisiológico que comienza al expulsarse la placenta del cuerpo. La progesterona baja y empiezan a subir los niveles de prolactina, la hormona que produce la leche materna.

No es común que después del parto las mujeres no segreguen leche. De hecho, solo se conoce que les sucede a un 1% de ellas. Este trastorno es conocido como agalactia. Teniendo esto en cuenta, sea que hayas tenido cesárea o parto natural, no confundas el hecho de que el niño llore con que no puedes segregar leche. Muchas mujeres creen que si su hijo llora es que se ha quedado con hambre porque no tiene suficiente leche. No tiene por qué ser así.

 

ID-100172758

He aquí unos trucos que a algunas madres les ha funcionado y que favorecerán la lactancia:

  • Es importante poner al bebé en el pecho desde el primer momento en que se pueda. Hay cojines de lactancia que te podrán ayudar sin hacerte daño en la herida. También, existen algunas posturas en las que poner al bebé para facilitar la lactancia. Pide consejo sobre ello a tu doctor. La succión favorecerá la subida de la leche.
  • Dejar que el bebé succione cuando y cuanto quiera hasta que la leche fluya con facilidad.
  • Si puedes, evita que tras la cesárea te separen de tu bebé. Intenta que se lo den al papá para que el contacto de la piel de este puede mantener caliente al bebé y hacer que el pequeño evite tener que gastar su energía en regular su temperatura. Esto hará que esté cerca de ti desde el primer momento.
  • Si tienes dolor, toma calmantes. El doctor podrá recetarte algunos que sean compatibles con la lactancia. El dolor puede dificultar la subida de leche.
  • Estate tranquila y relajada. La fatiga y el estrés afectarán a la fabricación de leche.

Haber tenido una cesárea no implica no poder dar de mamar a tu bebé. Como ves, son muchos factores los que influyen, pero tienen solución.