Trucos para limpiar el biberón del bebé

Conocer trucos para limpiar el biberón del bebé resulta de suma importancia si queremos mantener alejadas bacterias y microorganismos. Estos pueden perjudicar la salud de los niños, por lo que es importante higienizar sus elementos de uso cotidiano.

Los trucos para limpiar el biberón del bebé han ido cambiando con el tiempo. Aunque la correcta higiene tanto del biberón como de todos los utensilios del niño son fundamentales para mantenerlos sanos, lo cierto es que sobre el tema también han aparecido mitos e informaciones no tan correctas.

Por ese motivo, te presentamos una lista con trucos para limpiar el biberón del bebé; también se incluyen tips para que estés tranquila. Debes saber que, con cuidados sencillos, puedes lograr con éxito esta meta; no hay necesidad de convertirte en limpiadora compulsiva.

Trucos para limpiar el biberón del bebé

Queda claro que la correcta limpieza del biberón, la tetina y los chupetes del bebé son fundamentales para mantener su salud. En sus primeros meses de vida, los pequeños cuentan con un sistema inmunológico frágil.

Muchas de las ideas conocidas popularmente han servido para que aparecieran en el mercado casas comerciales ofreciendo diversas opciones en cuanto a esterilizadores, cepillos, sustancias y pare de contar. Sin embargo, no todas son verdaderamente útiles o recomendables.

Por eso, abordaremos algunos trucos para limpiar el biberón del bebé que resultan infalibles. Notarás lo sencillo que resulta: no debes preocuparte de más ni tampoco deberás adquirir caros productos de limpieza.

Limpieza con agua, jabón y cepillo

Es el tipo de limpieza más tradicional y efectiva. Lo ideal es que, una vez el bebé haya utilizado el biberón, lo laves de inmediato. Solo así garantizarás que no queden partículas adheridas y que sea más fácil la limpieza.

Para ser madre no hace falta más que tener ilusión y ganas de serlo.

Para esta acción, se recomienda en primer lugar lavarse bien las manos. Luego, usa un jabón suave o en su defecto diluido para la limpieza del biberón; también precisarás agua caliente o tibia y un cepillo especial para limpiar teteros. Todas las partes del biberón —también la tetina y la tapa— se deben lavar cada vez.

Debes prestar especial atención a la zona de la rosca, la tetina o a cualquier borde; allí es donde pueden quedar alojados restos de leche que permitirían la proliferación de las bacterias.

“Lo ideal es que, una vez el bebé haya utilizado el biberón, lo laves de inmediato. Solo así garantizarás que no queden partículas adheridas y que sea más fácil la limpieza”

Errores que contaminan el proceso

Este proceso, que parece sencillo, puede alterarse si no tenemos en cuenta ciertos aspectos. Si lavamos bien el biberón pero luego cometemos alguna de estas equivocaciones, contaminaremos las piezas:

  • Una vez que se lava el biberón con agua y jabón, no debemos secarlo con la toalla de uso común de la cocina. Este es uno de los elementos en los que más proliferan y se transmiten las bacterias. La mejor opción es escurrir bien y utilizar papel absorbente de cocina.
  • A la hora de tomar las partes del biberón del bebé y secarlas para armarlo, los adultos deben tener las manos absolutamente limpias; de lo contrario, seremos nosotros los que contaminaremos el tetero.
  • Por último, los padres deben asegurarse de que el agua que utilizan para lavar el biberón es potable. En caso de que en el lugar donde viven el agua del grifo presente insuficiencias sanitarias, se recomienda lavar el biberón con agua hervida al menos en los primeros seis meses de vida del bebé.
Existen trucos para limpiar el biberón del bebé que garantizan la efectividad de esta medida.

Las esterilizaciones

Hay dos formas de esterilizar el biberón y todas sus partes: con agua hirviendo o con artefactos eléctricos específicos para ello. Ahora bien, la frecuencia con la que se deben desinfectar y esterilizar los teteros ha sido modificada por los especialistas; así aparece reflejado en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, la Asociación Española de Pediatría, y la Academia Americana de Pediatría (AAP).

Básicamente, en estos escritos se especifica que no existe una distinción entre una esterilización o un correcto lavado del biberón con agua, jabón y cepillo. Si los padres desean realizar una acción extra para asegurar aún más la higiene del biberón de sus hijos, el momento indicado es antes de utilizarlo por primera vez, y sólo una vez a la semana.

En los casos en los que el niño padezca alguna patología particular o haya nacido de forma prematura, tal vez su pediatra pueda indicar realizar esta acción. En definitiva, sin embargo, no será imperativo.

Como puedes notar, los trucos para limpiar el biberón del bebé se resumen a realizar un correcto lavado con agua limpia, jabón y un buen tallado con el cepillo, además de un secado correcto. Desde luego, debes saber que siempre los adultos han de realizar la limpieza con una buena higiene en sus manos.

Categorías: Cuidados y buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar