Trastorno disfórico premenstrual

Agetna · 18 mayo, 2016

El trastorno disfórico premenstrual (por sus siglas TDPM) es una patología que se presenta entre una y dos semanas antes de la llegada de la menstruación y generalmente termina cuando la mujer comienza a sangrar. El TDPM está caracterizado como un trastorno psiquiátrico que afecta a un porciento reducido de mujeres, y no pocas investigaciones aseveran que quienes lo padecen también presentan otro tipo de patología de la siquis.

Síntomas del trastorno disfórico premenstrual

El trastorno disfórico premenstrual es una enfermedad psicológica que se caracteriza por una persistente depresión.

Las mujeres diagnosticadas con el padecimiento se ponen irritables y algo agresivas durante la etapa que le antecede a la regla. Tienen ataques de llanto, sienten decaimiento, fatigas, apatías por todos y todo.

Estas mujeres se mantienen tristes y angustiadas sin motivo alguno.

Quienes tienen TDPM la mayor parte del tiempo se encuentran abrumadas por la ansiedad lo que les desencadena una gran dificultad para estar tranquilas y mantener la concentración.

Se sienten incapaces de dedicarse y tener ánimos para realizar cualquiera de sus deberes y les cuesta mucho conciliar el sueño durante el tiempo de reposo.

Así mismo pueden padecer de migrañas y persistentes cefaleas, dolores en las glándulas mamarias, la región abdominal y la pelvis, los músculos y las articulaciones.

Muchas de estas féminas sienten un apetito voraz y aumentan tanto la cantidad como la periodicidad de las comidas. El comer tanto y a deshoras les provoca un incremento del peso corporal.

En el peor de los casos quienes son diagnosticadas con trastorno disfórico premenstrual desarrollan un trastorno de la personalidad, tienen ataques de pánico y les invaden los pensamientos suicidas.

depresion-posparto

¿Qué deben hacer las mujeres diagnosticadas con esta patología?

Son las propias mujeres afectadas quienes deben anotar sus estados de ánimo y llevar un estricto control de sus malestares los días que se presentan.

El constante seguimiento de la sintomatología que provoca la enfermedad es el principal material que utilizará el médico para diagnosticar y darle tratamiento a la misma.

Pero, como debe lograrse una perfecta coordinación entre el médico y su paciente no pocas veces el diagnóstico del trastorno disfórico premenstrual se hace difícil.

Aunque, toda vez que se diagnostica y se trata puede lograrse una mejoría tanto física como psicológica de las mujeres que la padecen.

Las féminas diagnosticadas con trastorno disfórico premenstrual deben seguir al pie de la letra las indicaciones médicas. No obstante, para contribuir con su salud y la devolución de su calidad de vida en eres mamá también les queremos dar algunos consejos.

Si padecen de TDPM les aconsejamos:

• Comer de manera balanceada, pero sobre todo incluir muchas frutas y vegetales en la dieta que no provoquen un aumento de tu peso corporal
Intentar dedicarse a faenas que les causen solo placer. En los ratos libres no te quedes en casa acostada bajo las sábanas o pensando en su depresión. Si te gusta visitar museos, salir a caminar, ir a la playa, bordar, bailar… hazlo, debes ocupar tu tiempo en actividades y menesteres que te gusten
Hacerse de un salvoconducto para sus estados de depresión, angustias, tristezas, pensamientos negativos y hasta suicidas. Esto puedes lograrlo teniendo siempre a mano, por ejemplo, un video con momentos felices de sus vidas, caras felices, una grabación en donde tú  misma te des ánimo y te recuerdes lo importante y fabulosa que eres, un libro de autoayuda…, en fin, lo que creas que puede ayudarte en tus momentos más tétricos
Practicar ejercicios físicos para mantener el peso y reducir la ansiedad. Además del beneficio que el ejercicio le trae a los músculos y las articulaciones del cuerpo, va a ayudarte a que te sientas con más ganas de comenzar el día

5-ejercicios-para-hacer-en-casa-que-realmente-funcionan-1

Buscar apoyo en la propia familia y las amistades más cercanas. Pídeles sobre todo comprensión para todas las veces en que te invada la ira y tengas mal humor
No abusar de los antidepresivos, los analgésicos ni cualquier otro fármaco
• Evitar que las chanclas, los pulóveres y el desgreñe se adueñen de ti. Opta por maquillarte, peinarte, usar atuendos femeninos y que realcen tu belleza, tus ganas de parecer sexy… el sentirse bonita seguramente te levantará la autoestima y hará que te sientas mucho mejor
Alejarse de hábitos nocivos como el consumo de alcohol, cigarro y cualquier otra droga. La desesperación del momento y la baja autoestima pueden significar el comienzo de una adicción que para nada va a ayudarte ni en este, ni en cualquier otro período de tu vida.