Todo el mundo me dice cómo debo educar a mi hijo

Francisco María García · 18 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez el 11 febrero, 2019
La labor educativa de los padres se ve influenciada muchas veces por opiniones de su entorno. Es preciso diferenciar entre aquellas personas que nos quieren aportar lo mejor y aquellos que solo pretender ponernos en duda. 

La educación de lo hijos es una tarea fundamental para los padres y, sobre todo, un gran desafío. Lo cierto es que hay muchas posturas enfrentadas al respecto, y muchos padres se plantean si lo están haciendo de forma correcta por la siguiente situación: «Todo el mundo me dice cómo educar a mi hijo, ¿qué debo hacer?»

¿Qué debes hacer si todo el mundo te dice cómo debes educar a tus hijos?

Diferencia quién te da consejos

El trabajo de ser padres consiste en su mayor parte en otorgar a los hijos amor y educación, dos pilares fundamentales que los ayudarán a desenvolverse en la vida. En este contexto, la gente tiende a opinar constantemente acerca de cómo cada uno educa y cría a sus hijos sin saber las circunstancias.

La familia cercana y lejana, amigas y amigos, suegras, las empresas que venden productos, las revistas educativas… Todos estos factores del entorno dan directivas de cómo se debe educar a los hijos.

Frente a esta situación hay que saber que son muchas las personas con buena intención y empatía que lo único que quieren es ayudar. Pero no siempre cuentan con la información adecuada. También está el caso de los amigos que opinan porque cree que saben todo y siempre tienen respuesta a cada  problema. Aprende a diferenciar la intención para que no te duelan los comentarios ni te enfaden.

Enseñarles a obedecer y no a entender resulta perjudicial para el niño.

También está el típico amigo o familiar oportunista, que es aquel que da la peor clase de consejos y que nunca admitirá que se ha equivocado.Existen muchas personas así, que basan sus comentarios en modas educativas y cosas que leen por internet. Se pasan el tiempo tratando de sintonizar con un sentimiento general para generar empatía.

¿Dónde se educa?

Una de las preguntas clave para guiar en la educación de los hijos es ser consciente de los lugares en los que se educa. A continuación, veremos algunas claves que te ayudarán en la comprensión de la educación en cada espacio y su importancia.

Educación en casa: el pilar base

La educación que se imparte en casa es quizá la más importante porque funciona como pilar en la educación de los niños. El seno familiar es muy importante en el desarrollo del aprendizaje.

En el día a día es fundamental la buena comunicación, que los padres compartan con los niños, que establezcan límites y acompañen y orienten en todo momento.

Cuando se habla de educación en casa se trata de establecer rutinas, horarios en los que los niños puedan hacer sus actividades. Además, es imprescindible que los pequeños tengan roles y responsabilidades dentro del hogar, ya que les otorga motivación y autoestima y los hace ser parte del núcleo familiar.

Por supuesto, la educación en casa también tiene que ver con enseñarles a valorar las cosas, tener paciencia, tener buenos modales, saber compartir y disfrutar de los momentos familiares, entre otros. Motívales siempre para que desarrollen su creatividad e imaginación.

Educación en la escuela: tan importante como en casa

La escuela es el otro pilar fundamental en la educación de los chicos. Es importante que los padres se involucren y elijan un lugar de aprendizaje que cumpla con la educación que se imparte en casa, es decir, cuyos valores se asemejen.

En consecuencia, el colegio será un lugar donde ser eduque en valores y convivan distintos tipos de familias y realidades. Se trata de que lo niños hagan de la escuela un lugar de socialización y aprendizaje constante, donde tendrán responsabilidades.

edcuar-en-la-escuela-tan-importante-como-en-casa

Educación en la calle

Es muy importante enseñar a los niños y niñas a que respeten al resto de las personas que forman parte de la sociedad. Hay que enseñarles a respetar, tanto a las personas como el lugar y ambiente donde viven, a desarrollar buenas conductas cuando se desenvuelvan en la calle.

En conclusión, ten en cuenta que nadie tiene la receta ni sabe todo respecto a la educación. No importa lo que digan los demás, cuando uno sabe qué valores quiere transmitir y cómo hacerlo. Lo importante es no olvidar que cada uno transmite a sus hijos lo que considera y los acompaña en cada proceso de aprendizaje como cree que es correcto.