¿Por qué es importante trabajar la empatía desde casa?

Mervis Romero 6 diciembre, 2017
La empatía no es un rasgo genético o un don, ni se nace con ella. Es una habilidad que toda persona puede desarrollar. De ahí la importancia de que los padres ayuden a sus hijos a cultivarla.

La empatía es una de las cualidades más valiosas que el ser humano puede aprender. Es la capacidad no solo de comprender, sino también de ser consciente y sensible a los sentimientos y opiniones de otras personas, se compartan o no, con el objetivo de ayudarlas. Es muy importante trabajar la empatía porque es la base sobre la que se edifica toda buena relación. Además, ayudará a llevar una vida más sana y plena.

Los diferentes tipos de empatía

Para poder actuar con empatía, se debe entender lo que la otra persona está experimentando, se debe prestar atención y observar los mensajes que transmite con sus palabras, gestos y emociones. Se distinguen tres tipos de empatía:

  • Empatía cognitiva. Es ponerse de manera mental en la situación de otra persona, sabiendo cómo ve las cosas y adoptando su punto de vista sin juzgar.
  • La empatía emocional. Consiste en la compenetración con los sentimientos de la otra persona, sentir las emociones del otro.
  • Empatía simpática. Es sentir la preocupación y necesidad de ayuda de otra persona y estar dispuesto a asistirla rápidamente, de forma espontánea e incondicional.
La empatía es una habilidad que puede adquirirse con el tiempo.

La importancia de trabajar la empatía desde casa

La empatía es vital para poder construir relaciones interpersonales excelentes y, en especial, para fortalecer y nutrir los lazos familiares. Cuando surgen problemas en el hogar, ponerse en el lugar de la otra persona no solucionará el conflicto, pero sí permitirá entenderla mejor y hará más fácil explicar que, aunque uno no comparta el mismo punto de vista, puede entender su opinión.

Una actitud empática dentro del núcleo familiar aportará flexibilidad emocional y valoración de los esfuerzos que se hacen para tratar de mejorar algo en el bienestar de toda la familia.

“La empatía es vital para poder construir relaciones interpersonales excelentes, en especial, para fortalecer y nutrir los lazos familiares”

7 formas de desarrollar la empatía en el hogar

Al igual que todos los valores morales, la empatía comienza a desarrollarse y enriquecerse dentro del hogar. Los padres son el ejemplo que los hijos deben seguir. Para trabajar la empatía desde casa, es importante que los padres:

  1. Ayuden a los niños a desarrollar autoestima saludable, así se podrán poner en el lugar de otros sin verse dañados.
  2. Enseñen a ser buenos oyentes, lo que les permitirá saber qué sienten y qué piensan los demás.
  3. Hablen de sus propios sentimientos y emociones, de esa manera irán entendiendo que todas las personas tienen sentimientos diferentes.
  4. Estimulen e inviten a reflexionar sobre cómo podrían estar sintiéndose los demás en ciertas situaciones.
  5. Corrijan cuando un niño haga comentarios despectivos sobre otros.
  6. Les hagan sentir que están en lo correcto cuando muestren empatía.
  7. Muestren con su ejemplo la satisfacción que se obtiene al escuchar o ayudar a alguien.
El diálogo es fundamental para trabajar la empatía.

Maneras prácticas de enseñar la empatía a los hijos

Son muchas las maneras de desarrollar la capacidad de la empatía desde la infancia. Algunos ejemplos:

  • Pinta dibujos y utiliza caretas con los más pequeños con expresiones emotivas de alegría, tristeza, rabia y miedo.
  • Lee cuentos y muéstrales dibujos animados y películas, explicándoles las diferentes emociones de los personajes y cómo ellos las expresan.
  • Hazles juegos con distintas situaciones para que adivinen cómo piensan y se sienten los demás.
  • Ayúdalos a reflexionar ante diferentes situaciones, haciéndoles preguntas sobre cómo se sentirían ellos en determinada situación, qué harían o cómo se sentiría la otra persona.

Invaluables beneficios de trabajar la empatía

Aunque desarrollar la empatía es un proceso lento que lleva mucho tiempo, los frutos que reporta merecen el esfuerzo.

  • Ayuda a mantener relaciones más profundas.
  • Se aprende a compartir sentimientos.
  • Desarrolla la capacidad de ser compasivos al afrontar situaciones dolorosas.
  • Propicia una comunicación más efectiva.
  • Se es más objetivo y justo, yendo más allá del prejuicio, comprendiendo mejor a los otros.
  • Refuerza la autoestima y estimula el aprendizaje.

Los padres deben seguir demostrando empatía con su ejemplo a los hijos, ya que ellos aprenden con lo que ven. Es necesario enseñarles la importancia de comprender los sentimientos y necesidades, no solo de los familiares,  sino también de los que están fuera del círculo familiar.

Te puede gustar