Tips para enseñar al niño a trabajar en equipo

Agetna · 18 agosto, 2017

¿Cómo enseñar al niño a trabajar en equipo? Cuando vivimos en un mundo donde la obra de cada quien tiene que ver con la de otro, donde los resultados de unos perjudican o benefician al resto del grupo, hay, necesariamente, que aprender a trabajar en equipo.

En la unión está la fuerza, versa el refrán. Triunfan quienes se adaptan a laborar codo a codo, son abiertos a las ideas ajenas, las valoran y ayudan a ponerlas en práctica.

Enseña a tu hijo a trabajar en equipo para que aprenda y acepte que todos podemos ser parte de una gran familia.

Trabajar en equipo desde casa

Trabajar en equipo debe ser una enseñanza que se reciba desde casa.

De más está decir que en el colegio se insista en que el niño busque a un compañero para hacer un experimento o investigar algo como tarea. Las madres y la familia toda, también deben incentivarlo en este sentido; pero incluso, cuando el niño es pequeñito y va a la guardería, en casa, se le debe ayudar a entender que el trabajo entre dos, tres, cuatro… mientras se erige una torre de cubos, es mejor.

En tal caso, él y sus amigos tienen la oportunidad de divertirse juntos, hay más manos para sujetar los pisos de abajo mientras se colocan los de arriba, la torre se levanta mucho más rápido y, al final, se comparte el orgullo por una misma obra.

Enseñar al niño a trabajar en equipo es prepararlo para la vida

trabajar en equipo 2

En la infancia, el juego en equipo, las tareas que se comparten, sirven como herramienta y ejercicio de socialización entre los niños; esto, los prepara para tener mejores relaciones interpersonales en el futuro.

“Yo hago lo que tú no puedes, y tú haces lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas”

—Madre Teresa de Calcuta—

 

Cuando el juego se realiza en equipo, la competencia de “tengo que quedarme yo con el juguete” o “voy a terminar el dibujo primero” se convierte en “tenemos que hacerlo todos bien”.

El individualismo y la ambición de ser el mejor se transforma en un propósito colectivo donde las preocupaciones y deseos de unos son los de todos.

3 Tips para enseñar al niño a trabajar en equipo

A pesar de los muchos beneficios que tiene trabajar en equipo, no todas las personas saben, quieren, o se les da bien.

Para que tu hijo no se convierta en un adulto que se siente incapacitado de laborar junto y en pos de otros, enséñale cómo hacerlo llevando a cabo los siguientes tips:

El trabajo en equipo debe basarse en el respeto

Si no se respeta el criterio y el trabajo de los demás, no se podrá nunca trabajar en equipo.

Tu hijo debe aprender que sus compañeros tienen el derecho de ofrecer sus opiniones y ejecutar una obra según sus ideas.

El respeto hacia lo que consideran los demás le ahorrará muchas desavenencias, disgustos y hasta riñas, lo mismo en la etapa escolar que en la adultez.

Hay que establecer reglas

Siempre que se trabaja con otras personas hay que establecer reglas que todos deban cumplir.

Las reglas son la base de la disciplina, y cuando hay muchas cabezas pensantes, caprichos por realizar y manos para hacer, no se puede andar a libre albedrío.

Hay que poner un orden para que la faena llegue a buen término.

Repartir las tareas para designar las responsabilidades

El niño al que educas debe aprender que, dentro de un grupo, a pesar de que la faena se comparta, a cada cuál le toca un trabajo en específico por el que debe responder.

Las responsabilidades individuales de los integrantes deben establecerse desde el principio de la contienda.

¿Cómo enseñar al niño a trabajar en equipo?

Para enseñar a un niño a trabajar en equipo hay que hacerlo mediante el juego diario.

trabajar en equipo 3

En la guardería el juego con los compañeros lo ayudará a entender muchos de los pormenores que te acabamos de explicar, pero en casa, la diversión no debe diferenciarse mucho de esa enseñanza que se le inculca en la institución donde se encuentra.

Mamá, papá, hermanos y el resto de la familia deben sacar unas horas de su tiempo para compartir sus juegos.

Hay que establecer una acertada comunicación entre todos para que el niño aprenda que escuchando y ofreciendo criterios se llega a un consenso bueno para el colectivo.

Las tareas del hogar también pueden ayudar mucho en esta enseñanza. Si el equipo de casa trabaja con un mismo objetivo (hacer las tareas domésticas) se consigue limpiar y poner orden mucho más rápido que si lo hiciera una sola persona.

En este punto el niño debe aprender que no por ser el pequeñín está exento de este tipo de labores, sino que, cada cual, según su fortaleza y capacidad, tiene la responsabilidad de realizar una tarea determinada.