Mamá, quiero cambiar el mundo

Cambiar el mundo significa tomar providencias y transformar nuestros hábitos para proteger el hogar de todos.


Al interesarnos por el entorno que nos rodea y fomentar la responsabilidad y el respeto hacia él, estamos tomando conciencia de todo cuanto debemos hacer para que nuestros hijos también puedan disfrutar de los recursos que hoy tenemos.

Enséñale esto a tu pequeño para que en algún momento te diga:

¡Mamá, quiero cambiar el mundo! Quiero hacer de él un mejor lugar para vivir.

Enséñale a reconocer el llamado de la Tierra

Mamá, dile a tu niño que la Tierra nos habla y como cualquiera de nosotros se queja cuando sufre de algún padecimiento.

Explícale que ahora mismo nos está enviando un llamado de auxilio para que la protejamos cuanto antes.

Y esa alerta nos la transmite a través de:

• La elevación de la temperatura atmosférica
• El derretimiento de los hielos
• La escasez de agua potable
• El aumento del nivel del mar
• La sequía
• Los desastres naturales
• El cambio climático
• La desaparición de las especies de flora y fauna

Cada uno de estos puntos debes evidenciárselos a través de un ejemplo.
Recuerda que él no maneja ni conoce ninguno de estos conceptos.

protect-1195670_640

Este último tema, por ejemplo, puedes explicárselo de esta forma:

La tortuga carey es uno de los reptiles más antiguos y bellos del planeta. Tiene el cuerpo plano, un pico puntiagudo, extremidades similares a las aletas de los peces y un caparazón de color variado.

La tortuga carey nada libremente por los mares y océanos del mundo pero por el empleo del material conocido como carey en la confección de objetos decorativos el hombre ha matado muchas de ellas.

Por si esto fuera poco el hombre también consume sus huevos y su carne y arroja al mar innumerables desperdicios que muchas veces la tortuga come y le provocan la muerte.

Por eso esta especie se encuentra en peligro de extinción.

Ahora bien, ¿cómo pueden los fenómenos antes explicados dañar a la tierra y perjudicarnos a nosotros mismos?

Que también lo vea a través de este ejemplo.

El calentamiento de la tierra hace que, en los polos, el hielo se derrita. Al derretirse el hielo hay más agua liberada a los océanos del mundo por lo que el nivel del mar aumenta.

El aumento del nivel del mar hace que el agua vaya poco a poco subiendo y robando terreno a la costa tapando así las bonitas playas que estas tienen.

Los bosques de mangle que vemos en algunas zonas y en donde se refugian miles de especie de mar y tierra también se destruyen y las aguas dulces subterráneas que se encuentran pegadas al litoral se vuelven salobres e imposibles de beber.

El papel de los humanos para revertir el daño y “curar” al planeta

Mamá, dile a tu niño que el hombre es el mayor responsable del daño que sufre el medio ambiente, pero que también es el hombre el que puede frenar y revertir esta situación.

Para cambiar el mundo es imprescindible:

 

Sembrar árboles y evitar la tala indiscriminada, la desertificación y la erosión de los terrenos
Reducir las emisiones a la atmósfera de los llamados Gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono y el metano que, por ejemplo, expulsan las industrias por sus enormes chimeneas
• No abusar de la quema de combustible fósiles como el carbón y el petróleo
No arrojar desperdicios al mar o los ríos y ahorrar el agua potable que tenemos
Reciclar los materiales que usamos. Usar botes separados para el papel, el plástico y el metal puede ser un buen comienzo
• No causarle ningún daño a las especies de animales con las que convivimos y proteger la biodiversidad
• Arrojar la basura en los lugares dispuestos para ella
Utilizar todos los recursos de manera sostenible. Ahorrar.

Tu pequeño debe saber que la Tierra es un enorme organismo que así como se “enferma” también puede curarse y que en sus manos y en la de todos está su remedio.

protect-450596_640

Para cambiar el mundo desde hoy mismo enséñale a tu niño a proteger el planeta hablándole sobre la importancia de que el hombre y la naturaleza vivan en pleno equilibrio en donde el primero haga uso de la segunda sin dañarla.

Incítalo a interesarse por temas como el desarrollo sostenible, la agroecología, la permacultura, la educación ambiental, la diversidad biológica, los ecosistemas, el cambio climático…

Al principio quizás le cueste entenderlos pero si crece conociendo y poniendo en práctica estos conceptos estamos seguro de que se convertirá en un humano responsable con su entorno.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar