Dale libertad para que aprenda de sus errores

Agetna · 5 abril, 2017

Si le das la libertad a tu hijo para que aprenda de sus errores le estás diciendo que confías en él, que aun cuando se haya equivocado sabes que tiene la suficiente inteligencia como para tomar mejores decisiones.

Le indicas también que lo respetas como niño y ser humano, tienes la seguridad de que sabrá reponerse y levantarse habiendo acrecentado su sabiduría.

¿Qué significa darle libertad a un niño?

Darle libertad a un niño no es exponerlo a los peligros y quitarle la supervisión para que se aventure por su cuenta y riesgo. Es estar al tanto de su vida pero sin la malsana manía de interferir en su actuar diario.

Toda vez que se le da la libertad a un hijo se le está ofreciendo la oportunidad de decidir haciendo uso de sus experiencias, deseos y necesidades, y a la vez que se le permite decidir se pone sobre sus hombros la responsabilidad de sus actos.

Quizás, teniendo en cuenta que el pequeñín de mamá hace pocos llegó al mundo la palabra libertad, a las madres, pueda sonarles un tanto dura.

Sin embargo, para que ese “pequeñín” llegue a conocer el mundo en el que vive necesita irlo viendo tal cual es, sin estar todo el tiempo de la mano de su protectora ni en la burbuja de amor que lo contiene. En definitiva él debe irse preparando para que las alegrías, las responsabilidades y los sinsabores de la juventud no lo tomen por sorpresa.

¿En qué momentos hay que darle libertad a un niño?

A tu hijo debes darle libertad en las cosas que lo atañen. Digamos, en el deporte que desee practicar y para el cual tenga aptitudes. No porque tú soñaste con ser una gran ciclista él debe tener el mismo sueño. Ello no puede ser tu pretexto para manipularlo y hasta exigirle que practique ese deporte.

Así mismo debes darle libertad en la toma de decisiones siempre y cuando el posible descalabro, ese que ves avecinarse, no le sea demasiado costoso. Por ejemplo, si la próxima semana tendrá una prueba importante y quiere irse de vacaciones con sus amigos todo el fin de semana, claro que por más que te lo pida no podrás darle el gusto, porque no estudiar podría ocasionarle la suspensión del examen.

Por eso es que debes valorar cuando darle libertad, cuando influir en sus determinaciones, o prohibirle algo determinado.

¿Cuándo un niño está preparado para que sus padres le den libertad?

Un niño está preparado para que sus padres le den libertad cuando tenga la suficiente madurez y sea responsable de sí mismo. Si ha demostrado que es digno de confianza y sabe cómo comportarse cuando no está bajo la supervisión de sus padres entonces puede recibir el tan preciado premio que le otorga la autonomía.

Para ello no hay una edad fija, sabemos que hay niños de 8 años mucho más responsables que otros de 15. Todo está en la formación y el juicio que tenga cada uno.

Por eso hay que ir valorando qué es capaz de hacer el niño, cómo se comporta, si le doy la libertad para esto cómo es capaz de actuar cuando se le presenta un problema…, en fin. Los padres deben saber en cuáles situaciones y cuál momento es idóneo para soltarle las riendas al pequeño.

En este sentido lo mejor es encontrar un objetivo en el cual centrarte para irle dando libertad de acción.

Digamos, que nunca le das permiso para jugar con sus amigos en el parque y menos cuando de por medio hay una pelota, porque una pelota que se escapa para la calle es un verdadero gancho para atraer los accidentes. Sin embargo, tu hijo ya tiene edad para divertirse y cuidarse a la vez.

¿Qué puedes hacer entonces?

Prepararlo, abrirle los ojos.

Tu hijo debe conocer los riesgos a los que se expone cuando está fuera de casa. Tienes que enseñarle normas de seguridad vial como: caminar siempre por las aceras, mirar en ambos sentidos antes de cruzar la calle, no salir corriendo a buscar la pelota si esta se escapa, no cruzar la calle por las esquinas, no llevar audífonos que le impidan escuchar el claxon de los autos…

Cada vez que te toque darle libertad, porque así te lo va a condicionar la misma vida y hasta tu hijo te lo llegará a exigir, debes mostrarle todos los peligros que va a correr en su nueva hazaña y enseñarle de qué forma cuidarse mejor.

Dale la libertad para que aprenda de sus errores

Mamá, en su constante batallar tu hijo va a cometer muchos errores, más de los que querrías. Pero es mediante el método de prueba y error que irá aprendiendo a tomar cada vez mejores decisiones,

Dale la libertad para que aprenda de sus errores aunque siempre estés dispuesta a aconsejarlo y ayudarlo en el momento oportuno.