No seas un padre ausente, sé un padre presente

No seas un padre ausente, sé un padre presente para todos tus hijos, desde los más pequeñitos hasta los que consideres que por su edad ya no te necesiten tanto. Si tienes poco tiempo o estás alejado de casa, siempre existen maneras de conectar con ellos y disfrutar de toda la felicidad que tienen para brindarse.


¿Vas a ausentarte unos días por cuestiones familiares? Mantén el móvil encendido incluso en las noches por si alguno de tus pequeños necesita hacerte alguna pregunta, saber cómo estás o al menos escuchar tu voz.

¿La presión del trabajo siempre te mantiene encerrado en la oficina? Tienes la suerte de ser un padre de este tiempo que se mantiene enganchado al chat, el email, o la video llamada. Utiliza estos medios para comunicarte con tus hijos cuando no puedas estar físicamente a su lado. A los nativos digitales del siglo XXI: los niños, les encantará emplear la tecnología para sentirte cerca. Seguro que van a preferir abrazarte y besarte, pero el hecho de que puedan contar con tu atención incluso en los horarios picos del día (en materia laboral), va a servirles.

hijo-sonriendo-con-padre-y-abuelo

¿Llegas a casa cuando ya se han dormido? Vete y dales un beso de buenas noches aunque no se enteren de ello, y a la mañana siguiente escúrrete en sus cuartos para retozar un rarito antes de irte a trabajar. Aprovecha ese momento y hagan planes de paseos y juegos para realizar el fin de semana.

Papá, en Eres Mamá queremos ayudarte a conectar y mantener el vínculo con las personas más importantes del mundo: tus hijos.

El padre ausente

El padre ausente es aquel que se encuentra distanciado de sus hijos de manera afectiva. Convivan o no dentro de la misma casa este progenitor no logra establecer lazos emocionales con sus pequeños, bien porque le quita importancia al asunto, tiene mucho trabajo y poco tiempo, o no sabe cómo hacerlo.

Un padre ausente está alejado de sus niños en los momentos más importantes: cuando estos necesitan un consejo; que los abracen, los besen, los carguen, les aclaren una duda…

Aunque se sienten juntos en la misma mesa, o incluso, comparten el sofá delante del televisor, un padre ausente y sus hijos se mantienen tan distantes como los polos uno del otro.

¿De dónde vienen los padres ausentes?

Los padres ausentes no pocas veces son hijos de hombres con iguales características que se criaron con carencias afectivas y no recibieron la enseñanza del cariño y el apego por parte de sus progenitores.

Hay padres ausentes que son víctimas sociales. Fueron formados en un ambiente en donde los hombres son vistos como individuos duros que tienen el papel de sustentar económicamente a la familia, y son las mujeres quienes deben proveer de afecto a los hijos.

Ahora bien, existen padres ausentes que se educaron con amor, recibieron la mejor educación de todas y sin embargo, su egoísmo, narcisismo y poca empatía no les permite comportarse como seres sensibles.

Como pueden ver, sus orígenes varían.

padre-cogiendo-a-su-hija-feliz

No seas un padre ausente, sé un padre presente

Papá, los hijos del padre ausente crecen con carencias afectivas de todo tipo. Entre otros comportamientos y trastornos a nivel psicológico estos niños pueden desarrollar cierto rechazo al afecto que le muestran otros individuos. Son menores tristes y de poco ánimo, con falta de confianza en sí mismos. Algunos de ellos se vuelven indisciplinados y rebeldes, otros, sumamente sensibles y desarrollan exceso de dependencia hacia su figura de apego, por lo general, su madre.

Por eso debes saber que tú como el papá de tus hijos tienes que mantenerte al tanto de las carencias tanto económicas como afectivas que ellos tengan.

Es tu responsabilidad sustentarlos y brindarles todo cuanto puedas según tu nivel adquisitivo. Debes esforzarte cada día para que no pasen necesidades, y así como tuviste una buena infancia, hacer la de ellos lo más grata posible.

También es tu deber educarlos, prepararlos para la vida que les espera. Tienes que enseñarles y guiarlos para que en el futuro lo mismo arreglen algo en casa como que impartan matemática cuántica en la universidad.

Como el padre de tus hijos cargas sobre tus hombros el compromiso de convertirlos en mujeres y hombres honrados, felices, íntegros… Es tuya la tarea de escucharlos, consolarlos, darles ánimo, conversar sobre cualquiera de los muchos temas que les importan, exigirles, valorarlos, aplaudirlos, premiarlos…

Quien piense que ser padre es fácil está muy equivocado porque papá así como mamá es sinónimo de apego, amor, sacrificio, ternura e incondicionalidad.
Sé un padre presente para tu hijo desde ahora mismo.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar