Tipos de tronas para el bebé

Yamila Papa · 13 octubre, 2018
Los diferentes tipos de tronas para el bebé están pensados para que el momento de comer solo sea cómodo, agradable y divertido. Es responsabilidad de los padres elegir la mejor opción para ellos.

Llegó uno de los momentos más esperados en la vida del pequeño: ¡Comerá sentado! Más allá de la leche materna, probará otros alimentos y eso es motivo de felicidad en casa. Claro que, para ello, necesitará un espacio acorde a sus necesidades. En el siguiente artículo, te contaremos cuáles son los tipos de tronas para el bebé.

Tronas para el bebé: cómo elegir la mejor

Alrededor de los seis meses de vida, el bebé ya no se alimentará únicamente de leche materna; comenzará a ingerir otros alimentos, papilla, fruta rallada o pisada, puré. Para poder hacerlo de manera cómoda y sencilla, necesita una silla acorde a su tamaño y que le pueda servir en el futuro.

Existen cientos de modelos y tipos de tronas para el bebé. Sin embargo, debemos tener en cuenta ciertos aspectos al momento de comprar una, ya que la idea es que sea una inversión que le dure al menos hasta los dos años.

1. Seguridad

Debe contar con un cinturón o arnés que se ajuste al tamaño del bebé y permita sujetarlo bien. También es importante que disponga de bloqueos de seguridad para la bandeja, en las ruedas y en el asiento.

El diseño será mejor si es ‘redondeado’, para evitar golpes con los vértices de la mesa, y sin partes empotradas, para evitar accidentes.

2. Materiales

Hoy en día podemos encontrar tronas de todo tipo, aunque las más comunes son de plástico, madera o metal. Las primeras son más ligeras e higiénicas; las de madera más sólidas y pesadas; y las últimas, las metálicas, más resistentes.

3. Adaptabilidad

Como hemos dicho antes, es fundamental que la trona sirva durante varios meses, cuando el niño necesite comer en ella. Por lo tanto, elige entre aquellos modelos que se adapten al crecimiento del bebé y se pueda ajustar el asiento, la bandeja, la altura, etc.

4. Plegabilidad

Ya que no solemos tener demasiado espacio para los muebles en la cocina o comedor, es muy importante que la trona cuente con un sistema de plegado. Además, elige una que se pueda abrir fácilmente, incluso con una sola mano. Así no pasarás varios minutos armando y desarmando.

Los purés de verduras para bebés son ideales para comenzar su alimentación complementaria.

5. Comodidad

El respaldo reclinable es más que interesante porque permite regular la posición del bebé, o incluso permitirle una breve siesta después de comer. También es necesario que el asiento sea amplio, cómodo y acogedor para que el pequeño esté a gusto y se quiera quedar sentado. Busca aquellos que tengan almohadones plásticos, más fáciles de limpiar.

¿Qué tipos de tronas para el bebé existen?

Ahora que ya conoces todos los ‘requisitos’, es momento de elegir entre los tipos de trona para el bebé. En el mercado encontrarás varias opciones; estas son las más comunes:

1. Tronas fijas

También conocidas como ‘tradicionales’, son bastante básicas, tienen una altura determinada y no se pueden ajustar. Sí cuentan con una bandeja extraíble para que, a futuro, el niño pueda compartir la mesa con la familia. El inconveniente es que tendrás que comprar otra más grande cuando tu hijo crezca.

“Debemos tener en cuenta ciertos aspectos al momento de comprar una trona para el bebé, ya que la idea es que sea una inversión que le dure al menos hasta los dos años”

2. Trona plegable

Se las llama regulables o de tijera y permiten reclinar el respaldo en diferentes posiciones y regular la altura del asiento. Cuentan con ruedas para trasladarlas sin problemas —se pueden trabar cuando el niño está sentado— y se pliegan para guardar fácilmente cuando no se están usando. Sirven hasta los tres años y suelen ser algo costosas en comparación a las demás.

3. Trona evolutiva

Este es uno de los tipos de tronas para el bebé más modernos, debido a su diseño anatómico, que permite acompañarlo en diferentes etapas de su desarrollo. Están fabricadas en madera y, cuando dejan de usarse como trona, se convierten en silla. Su precio es bastante elevado, pero la buena noticia es que son más duraderas.

Una similar a la trona evolutiva, pero sin el bonito diseño, es la trona convertible, que sirve como silla para niños de entre tres y seis años.

4. Trona acoplable

Hay dos tipos de tronas para el bebé de este estilo: las hinchables y las que se adaptan a la mesa. Las primeras son perfectas para cuando vamos de viaje o salimos de casa —por ejemplo a un restaurante— porque se pueden poner en cualquier silla. Como se inflan, no ocupan casi espacio y se pueden llevar en el bolso.

Las segundas tienen una estructura metálica que se puede ajustar a la mesa, lo que permite que el niño participe en la comida con los padres. Lo malo es que no pueden soportar más de 15 kilos de peso y que el seguro debe ser de mucha calidad para evitar que el niño no la vuelque.

¿Ya has decidido cual de los tipos de tronas para el bebé comprarás para tu pequeño y por qué? Debes meditar sobre tus necesidades y preferencias y elegir con base en estos factores.

  • Palma, C., Cahuana, A., & Gómez, L. (2010). NUTRICIÓN INFANTIL Guía de orientación para la salud bucal en los primeros años de vida. Acta Pediatr Esp.