Tipos de flujos vaginales

Óscar Dorado · 3 agosto, 2018
Los flujos vaginales cumplen funciones de higiene y limpieza en los órganos reproductivos de la mujer. Conocer sus posibles variantes puede ser útil para detectar a tiempo cualquier anomalía.

El flujo vaginal es un líquido liberado por las glándulas de la vagina y el cuello uterino. La misión de cada uno de los tipos de flujos vaginales es eliminar del cuerpo las células muertas y las bacterias; también ayuda a mantener limpia la vagina, además de prevenir las infecciones.

La cantidad del flujo puede variar, al igual que el olor y el color, dependiendo de algunos factores. Debes tener en cuenta que si el color, el olor o la consistencia parecen ser bastante diferentes de lo habitual, especialmente si también incluyen picazón o ardor vaginal, podría tratarse de una infección u otra complicación.

Ciertamente, a menudo el flujo es la primera advertencia de nuestro cuerpo de que algo puede estar mal. Por lo tanto, merece especial atención conocer qué significan los diferentes tipos de flujos vaginales.

Tipos de flujos vaginales

Los flujos vaginales cumplen una especie de función de limpieza en el sistema reproductivo de las mujeres, ya que mantienen la vagina humedecida y limpia, además de ayudar a prevenir infecciones. Estos son los tipos de flujos vaginales que pueden tener las mujeres:

1. Claro y acuoso

La secreción espesa y blanca es común al principio y al final del ciclo menstrual. La secreción normal blanquecina no viene acompañada de picazón. Si hay picor, una secreción blanca espesa puede indicar una infección por hongos.

2. Más volumen de lo habitual

Es normal ver un poco más de descarga cerca del final del ciclo menstrual; en el caso que las mujeres estén tomando anticonceptivos hormonales, eso también puede hacer que sea más pesado.

Sin embargo, hay algunas otras posibles causas del exceso de humedad, como una infección, un tampón perdido o una reacción a un jabón nuevo. Si incluye molestias, es necesario acudir al médico.

Merece especial atención conocer qué significan los diferentes tipos de flujos vaginales.

3. Rojo o marrón

La mayoría de las veces, las manchas de color rojo o marrón son solo manchas menstruales. Estas pueden ser de color oscuro cuando se trata de sangre más vieja que procede del último período.

“La cantidad del flujo puede variar, al igual que el olor y el color, dependiendo de algunos factores”

4. Color verdoso

El flujo vaginal amarillo puede no ser una amenaza para la salud si ocurre antes y después de los períodos o durante el embarazo. La secreción amarilla sin olor es absolutamente normal y no debe ser motivo de alarma.

No obstante, si notas que el fluido vaginal parece estar cambiando a un color amarillo verdoso, es hora de programar una cita con el médico. El moco amarillo oscuro o verde puede indicar una infección.

La secreción verdosa es un signo de infección en la vagina, al igual que la mucosidad verde es un signo de infección en los senos paranasales; tu cuerpo está acumulando glóbulos blancos para combatir a un atacante, lo que le da un tono verdoso.

5. Color claro

Se trata de una secreción de emisión estándar que se produce cerca del comienzo del ciclo menstrual. La secreción probablemente será clara y acuosa, o de color blanco lechoso. Siempre y cuando no provoque ningún síntoma extraño, como picazón o mal olor, no debe incluir preocupación.

6. Mal olor

La secreción maloliente podría estar relacionada con una infección por hongos, o podría deberse a la vaginosis bacteriana, una infección provocada por las bacterias que ocurre cuando se desecha el equilibrio ácido de la vagina.

La fase del ciclo menstrual influye en los diferentes tipos de flujos vaginales.

7. Color rosado

Por último, la secreción rosada generalmente significa que el volumen del sangrado no es demasiado elevado. Si quedas embarazada, es posible que experimentes este tipo de secreción debido a la implantación.

También puede aparecer después del sexo, porque la fricción de la actividad sexual a veces puede causar lesiones leves en las paredes vaginales.

Finalmente, recuerda que, excluyendo el flujo atípico, es normal que notes diferentes tipos de flujos vaginales a lo largo de tu ciclo menstrual, así como durante y después de la actividad sexual.

Como has podido observar, el flujo y la secreción cervical varían en cantidad, consistencia, color y olor, dependiendo de la fase del ciclo menstrual, de la presencia de una infección o de ciertos medicamentos.

Finalmente, recuerda que existen muchas causas que provocan los flujos vaginales. Por lo tanto, es necesario diagnosticar cada caso para identificar si se produce algún tipo de anomalía. No olvides que es muy importante ver a un médico para asegurar que la vagina esté completamente sana.