Cómo evitar las infecciones por hongos en los niños

Agetna · 31 octubre, 2017

Las infecciones por hongos son posibles de evitar. Aunque los hongos se encuentran hasta en los lugares más insospechados y en cualquier momento pueden infectar la piel de una persona, no es menos cierto que cuando se tienen en cuenta determinados cuidados pueden prevenirse.

Hoy te daremos algunos tips para que protejas a tu hijo de las infecciones por hongos, tan difíciles de curar.

Hongos en los pies: los más comunes durante la infancia

En el verano, cuando la temperatura aumenta y los pies sudan, los niños suelen estar más expuestos a contraer hongos en esa parte del cuerpo. Lo que ocurre no es que los hongos estén más activos durante el calor, sino que en esa estación confluyen, en un mismo lugar, mayor cantidad de personas -de niños en este caso-, que juegan, se tocan y comparten sus pertenencias, contagiándose así con los hongos que puedan tener.

La piscina es un lugar donde se contraen muchos hongos.

“El contacto corporal y el disfrute de las zonas comunes aumentan las probabilidades de que cualquier niño se infecte con hongos”

Los pies caminan descalzos por el borde de las piscinas, el suelo de los baños públicos, los charcos o los lugares húmedos que no tienen la mejor higiene. En cualquiera de ellos puede haber una colonia de hongos dispuesta a infectar al que pase.

Es también durante la estación más caliente del año cuando se usan más chanclas: esos calzados tan ligeros que ofrecen comodidad y relajación. Las chanclas mantienen el pie descubierto, listo para recoger la suciedad y todo lo que ella traiga aparejada. Por otro lado, el material de las chancletas -goma, plástico o esponja- aumenta la sudoración del pie, lo que unido a la falta de higiene se convierte en un incentivo para los hongos.

Otro factor que favorece las infecciones por hongos durante la infancia es el calzado cerrado. Al igual que ocurre con un pie demasiado expuesto, cuando se usa exclusivamente un calzado cerrado y sin calcetines durante horas, la piel se vuelve vulnerable al ataque de los hongos.

Consejos para evitar las infecciones por hongos en los niños

Para evitar las infecciones por hongos y darle a tu hijo una mejor calidad de vida, te recomendamos que pongas en práctica los siguientes consejos:

  • El uso de las chancletas debe hacerse de forma moderada. El material con el que están hechas no son para nada recomendables cuando se trata de proteger el pie del niño de las infecciones por hongos.
  • Supervisa que tu hijo lave sus manos con frecuencia, tanto si está dentro de casa como si está fuera de ella.
  • Dile que los zapatos no deben prestarse, son un elemento personal de cada uno, tan íntimo, igual de íntimo que la ropa interior o el cepillo de dientes. El préstamo de los zapatos puede favorecer el contagio del padecimiento conocido como pie de atleta.
  • Haz que tu hijo use calcetines cuando lleve calzado cerrado. Los calcetines recogen el sudor y permiten que la piel transpire y se mantenga seca. Además, recuérdale que debe cambiarse de calcetines al menos una vez al día.
  • Enséñale a secarse bien los dedos de los pies después de ducharse, especialmente si después va a usar zapato cerrado.
  • Si tu hijo suele sudar mucho, acostúmbralo a echarse talco antes de ponerse el calcetín.
Las infecciones por hongos son más comunes durante la infancia.

  • Dile que debe cortarse las uñas de forma horizontal, sin introducir las tijeras por las esquinas. Cuando la piel que bordea la uña es dañada se vuelve sumamente vulnerable al ataque de los microorganismos.
  • Aconséjale usar chanclas cuando visite zonas comunes (lavabos y piscinas). No es bueno andar descalzo fuera de casa.

Evitar las infecciones por hongos siempre es mejor que curarlas

El hongo de la Cándida, que coloniza las zonas húmedas del cuerpo como el contorno de los ojos y boca, la salida de las fosas nasales, las axilas, los genitales o la piel de entre los dedos, es muy común durante la infancia.

También lo son otras infecciones como el pie de atleta, que afecta sobre todo la piel entre los dedos y la planta de los pies, la tiña, que se manifiesta tanto en la piel como en el cuero cabelludo, y la pitiriasis versicolor, que se presenta como manchas redondeadas y pálidas en la piel, sobre todo en la cara, los brazos, el cuello y el pecho.

 “Comezón, enrojecimiento, descamación y vesículas son los síntomas más comunes de las infecciones por hongos en la piel”

Existen diversos tratamientos contra las infecciones por hongos; no obstante, no es un secreto que estos microorganismos son difíciles de curar. En caso de que sospeches que tu hijo puede estar infectado por hongos, acude al dermatólogo lo antes posible.