Tipos de almohadas para embarazadas

Corina González · 4 noviembre, 2018
Durante el segundo trimestre de gestación, comienzan a aparecer las primeras molestias para conciliar el sueño. Por suerte, actualmente hay en el mercado una diversidad de almohadas que mejoran las condiciones de descanso de las embarazadas.

Durante la gestación, es muy probable que las mujeres presenten inconvenientes para conciliar el sueño, en especial a partir del segundo trimestre, cuando el vientre ha crecido considerablemente. Las almohadas para embarazadas suelen ser la solución para descansar por ratos o dormir en la posición correcta.

En cierto momento, el tamaño de la barriga de la futura madre comienza a generar inconvenientes de distintas índoles. Entre ellos, se destacan los musculares, óseos y estomacales; además, esto también propicia incomodidad para descansar o conciliar el sueño, debido al peso que va ganando el bebé.

Es por esto que hoy podemos encontrar en el mercado una amplia diversidad de diseños de almohadas para embarazadas. Todas estas han sido ideadas en pro del merecido descanso de las futuras madres.

No obstante, y aunque son muy pocas, estos artículos también presentan algunas desventajas, que usualmente van asociadas a su gran tamaño. Para conocerlas mejor, no te pierdas las siguientes descripciones.

Ventajas y desventajas de las almohadas para embarazadas

Las almohadas que suelen utilizar las gestantes a partir del segundo trimestre del embarazo pueden resultar útiles o no; todo depende de las condiciones que presente la futura madre.

En este lapso de tiempo, el feto comienza a incrementar su peso y talla, lo que queda evidenciado con el notorio crecimiento de la barriga. Estos son factores que comienzan a condicionar el descanso de la mujer.

Son muchas las ventajas y pocas las desventajas de las almohadas para embarazadas. Entre sus principales bondades, se pueden mencionar:

Se ajustan al cuerpo de la mujer

En su mayoría abarcan la espalda, la barriga, las caderas y hasta las piernas de la mujer. Sin embargo,  algunos diseños suelen ser de gran tamaño e incómodos para la persona que comparte la cama con la gestante.

Evitan movimientos bruscos

En el comienzo del segundo trimestre, la barriga de la gestante ya tiene un tamaño considerable, por lo que se hace complicado moverse y conseguir una posición que le ayude a conciliar el sueño. Las almohadas para embarazadas resultan ideales para evitar cualquier movimiento brusco.

Las almohadas para embarazadas presentan diferentes diseños y funciones.

Útiles también durante la lactancia

Estos elementos tienen utilidad tanto en el período de gestación como luego de este, ya que posteriormente pueden convertirse en un accesorio para la lactancia materna.

Fácil mantenimiento

Son fáciles de lavar, siempre y cuando su diseño y relleno lo permita. Existen algunos modelos de gran tamaño que no caben en la máquina de lavado; en tanto, si son pequeñas, pueden perder parte del relleno.

Ergonomía

Sus diversos diseños, en su mayoría ergonómicos, evitan molestias estomacales y musculares.

Tipos de almohadas para embarazadas

Podemos encontrar varios modelos de almohadas prenatales que se ajustan a las necesidades específicas que presente la futura madre. Entre ellas, se pueden destacar las siguientes:

Almohada tipo herradura

Están diseñadas para apoyar todo el cuerpo y brindan comodidad desde la cabeza hasta las piernas. Suelen ser de gran tamaño, con lo que también evitan que la futura madre realice movimientos bruscos. Puede que el problema de estas sea el mantenimiento, dado que algunos modelos no caben en la máquina de lavar.

Almohada circular tipo dona

Rellenas por lo general con partículas de telgopor, son ideales para leer un libro, mirar televisión o tomar un simple descanso, ya que adoptan la silueta de la futura madre. Posteriormente, pueden ser utlizadas para la lactancia materna.

“En cierto momento, el tamaño de la barriga de la futura madre comienza a generar inconvenientes musculares, óseos y estomacales”

Almohada tipo caramelo

Son alargadas, ideales para apoyar desde la cabeza hasta las piernas. La futura madre puede colocarla de la forma que mejor le parezca, incluso acuñar su cuerpo en un extremo. Suelen ser delgadas, por lo que no ocupan mucho espacio en la cama y tampoco incomodan a la pareja.

Almohada tipo cuña para embarazadas.

Almohada tipo triángulo

Por lo general, están hechas de gomaespuma. Son perfectas para colocarlas mientras la gestante duerme de lado, ya que en esta posición brindan soporte a la barriga. También se pueden usar debajo de las rodillas y la espalda; esta ubicación ayuda a aliviar los dolores típicos en estas zonas.

Las almohadas prenatales pueden brindar comodidad o incomodidad a la futura madre. Por esa razón, su elección debe ser minuciosa y ha de responder a las necesidades puntuales de la mujer. Se recomienda siempre consultar al especialista sobre la funcionalidad que brinda cada una de ellas para saber cual será la más beneficiosa en cada caso.