Técnicas y trucos para ayudar al bebé a expulsar los gases

Los gases le generan molestias y dolor al bebé. Por ello, a continuación, te contamos algunas técnicas y consejos para ayudarle a expulsarlos.
Técnicas y trucos para ayudar al bebé a expulsar los gases

Escrito y verificado por la fisioterapueta Maria Elisa Lisotti Luppi el 06 Abril, 2021.

Última actualización: 06 Abril, 2021

En la vida intrauterina se forma el sistema digestivo del bebé, que continuará en desarrollo después del nacimiento. Sumado a esto, interfieren varios factores internos y externos que pueden generarle cólicos en los primeros meses de vida y, como consecuencia, molestia y dolor. Puede resultar complejo para los padres contener y acompañar durante esos momentos. Por ello, te presentamos algunas técnicas sencillas y tips para ayudar al bebé a expulsar los gases.

Los cólicos del lactante suelen ser uno de los principales motivos de consulta de los padres en los primeros controles postnatales. Existen numerosas terapias o medicinas alternativas que, antes de ser aplicadas, deben ser aprobadas por el médico pediatra que hace el seguimiento del bebé.

Durante la crisis de llanto del pequeño podemos acompañarlo y contenerlo. Realizando contacto piel a piel (COPAP), mimando y buscando mantener la calma. Una vez pasado el llanto agudo, después que el niño vuelve a la calma, es el momento de realizar técnicas de masajes y movilizaciones para ayudar al bebé a expulsar los gases.

Técnicas para ayudar al bebé a expulsar los gases

A medida que vamos conociendo más al bebé, sabremos qué es lo que le brinda mayor alivio. Entre los recursos más utilizados se encuentran los masajes, las movilizaciones y posturas de alivio. Para las técnicas que detallamos a continuación no es necesario mayor conocimiento, aunque sí práctica y paciencia.

Masajes abdominales

El masaje, además de ayudar al bebé a expulsar los gases, favorece en la disminución de la mayoría de los síntomas que los acompañan. Entre ellos, disminuye el tiempo de llanto, reduce la irritabilidad, mejora el sueño y brinda bienestar en los cuidadores. El simple contacto físico, a través de una caricia, favorece también la comunicación del niño con sus padres.

En un ambiente cálido, colocar al pequeño sin ropa, sobre una superficie impermeable. Los masajes que pueden ayudar al bebé a expulsar los gases se aplican con el dedo índice y mayor del adulto, utilizando un medio de deslizamiento, que puede ser algún aceite esencial o crema apta para bebés.

Se realizan círculos en el sentido de las agujas del reloj alrededor del ombligo, teniendo la precaución de no presionar sobre el tórax y realizando una presión muy suave sobre el abdomen del lactante. Puede repetirse las veces que el pequeño lo permita, mientras se mantenga relajado.

Movilizaciones de piernas

El bebé debe ubicarse acostado boca arriba; puede estar sobre la falda de la madre o del adulto que realice el ejercicio. Se toma al bebé desde las piernas y se ejercen suaves movimientos circulares, simulando el movimiento que se realiza en una bicicleta. De igual forma, pueden hacerse movimientos con las piernas juntas, llevándolas hacia el pecho y luego extendiéndolas.

Posiciones de alivio

La forma en la que lo sostenemos en brazos puede ser de gran ayuda para ayudar al bebé a expulsar los gases. Recostado boca abajo, con el abdomen en contacto con el antebrazo del adulto y sus piernas flexionadas con las rodillas hacia el pecho es una postura de gran alivio. También sentarlo sobre la falda del adulto, con las rodillas dobladas y sus pies juntos suele favorecer la liberación de los cólicos.

Tips que hay que tener en cuenta para ayudar al bebé a expulsar los gases

Los momentos en los que el bebé se encuentra molesto y fastidioso por los gases pueden inquietar a los progenitores. En este sentido, podemos acompañarlo y y consolarlo, teniendo en cuenta algunas sugerencias.

  • Mantener la calma: es habitual que, ante las primeras crisis de llanto desconsolado del niño, sus cuidadores se vean ansiosos sin saber cómo reaccionar. Sin embargo, lo que más necesita el niño en ese momento es que quien lo sostiene se mantenga tranquilo hasta que el episodio se resuelva espontáneamente. Hay que tener en cuenta que la conducta del adulto puede agravar o disminuir el cuadro.
  • Controlar la respiración: mientras sostenemos a un bebé en brazos, él percibe nuestro ritmo respiratorio. Podemos realizar respiraciones profundas, inhalando y exhalando suavemente, conservando la serenidad.
  • Crear un ambiente tranquilo: los sonidos muy elevados, las luces fuertes, los olores intensos, muchas personas en un mismo espacio, son factores que pueden alterar aún más a un niño tan pequeño. Por lo tanto, crear espacios silenciosos, ventilados, con luz tenue y un área de descanso adaptada al bebé será de gran ayuda para expulsar los gases.
  • Organizar y mantener una rutina: es importante lograr una dinámica familiar en la que se respeten determinados horarios para el baño, las actividades diarias, las visitas y el sueño nocturno. Esto le brindará mayor seguridad al lactante y favorecerá su descanso.

El llanto es su forma de comunicación

Desde que nace hasta que comienza a hablar, el llanto es una de las principales formas de comunicación del bebé. Los cuidadores son quienes más conocen la forma de llorar de cada uno y cuáles son las necesidades que manifiesta. Los cólicos se caracterizan por ser llantos excesivos, comparados a los habituales de cada pequeño. Suelen acompañarse de algunos gestos corporales como cerrar los puños y doblar sus piernas.

Las causas que generan los gases en los niños pueden ser muy variadas, así como la manera de abordar la situación, teniendo en cuenta la individualidad de cada lactante. En caso de que el llanto desconsolado del bebé se extienda por varias horas sin pausa, es primordial realizar una consulta al pediatra.

Te podría interesar...
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
¿Por qué pueden llorar los bebés?

La pregunta que se hacen la mayoría de los padres, sobre todo los primerizos, es por qué pueden llorar los bebés. ¡En este artículo te lo contamos!



  • Braceras Gallardo, Anais. "Desde mi llanto, para ti. Lactobacillus Reuteri y el masaje en el manejo del cólico del lactante." (2020).
  • Arribas González, Celia. "El masaje abdominal y los fármacos en el tratamiento del cólico del lactante." (2018).
  • Castejón Castejón, Mercedes. "Eficacia de la terapia craneosacral en el cólico del lactante." (2020).
  • Redondo, Rubén Velasco. "Valoración de la fisioterapia en el cólico del lactante en pacientes pediátricos." Revista Sanitaria de Investigación 1.3 (2020): 10.
  • Villán Sáenz, Francisco. "Tratamiento del cólico del lactante. Terapia manual craneal." (2019).
  • Ortega Páez, E., and D. Barroso Espadero. "Cólico del lactante." Pediatría Atención Primaria 15 (2013): 81-87.

Graduada en la Escuela de Kinesiología y Fisioterapia (Facultad de Ciencias Médicas) por la Universidad Nacional de Córdoba (2013). Realizó el Instructorado en pre y post parto. En 2010, realizó la Formación en Doulas, avalada por la Secretaría de Extensión de la UNC. Se perfeccionó realizando cursos de fisiología del ejercicio, psicología, cuidados estéticos y nutricionales en el embarazo, parto, puerperio, y lactancia. Ha participado en la revista de interés general “Descubrí” redactando artículos sobre maternidad. Ha desempeñado su labor acompañando nacimientos durante años. En 2017, se formó en el método Pilates Reformer, Pilates sobre balón, Pilates funcional, Springboard y Combo Chair. En 2021 completó la certificación en microelectrólisis percutánea para tratamientos estéticos. Ejerce su profesión en rehabilitación y maternidad desde hace más de 7 años.