Síndrome de colon irritable en niños

Yamila Papa · 2 mayo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica María Belén Del Río el 2 mayo, 2019
El síndrome de colon irritable en niños suele ser bastante habitual debido, en parte, a la dieta que llevan. Pero también puede estar causado por alteraciones digestivas e intestinales que se deben tratar lo antes posible.

Cuando pensamos en alteraciones digestivas o intestinales, creemos que son solo «cosas de adultos». Sin embargo, cada vez son más los pediatras que diagnostican síndrome de colon irritable en niños. En este artículo te contaremos lo que deberías saber al respecto.

Características del síndrome de colon irritable en niños

Se trata de un trastorno crónico conocido por los dolores y las molestias intestinales y abdominales. El síndrome de colon irritable en niños no siempre se puede detectar a simple vista, y requiere de ciertos análisis médicos.

Aún no se conoce cuál es la causa exacta del SCI (por las siglas). Una de las teorías más utilizadas por los profesionales es que las personas que lo padecen tienen el intestino más sensible y reactivo que las demás.

Por lo tanto, y en este sentido, responde fuertemente a ciertos estímulos que no afectarían a otras personas. También pueden experimentar problemas digestivos o sensibilidad a algunos alimentos.

En los niños, el síndrome de colon irritable puede aparcer por problemas en el movimiento de los alimentos a nivel digestivo e intestinal, hipersensibilidad en el colon, estrés o proliferación de bacterias en el intestino.Síndrome de colon irritable en niños.

El SCI puede aparecer a cualquier edad (también en los adolescentes) y no hace distinción de sexos. Debemos, igualmente, indicar que, según la etapa de la vida, el trastorno puede experimentarse de diferentes maneras:

  • Cólicos durante el primer año.
  • Reflujo gastroesofágico hasta los dos años.
  • Diarrea crónica hasta los cuatro.
  • Estreñimiento hasta los 12.
  • Síndrome de colon irritable también extendido a la adolescencia y adultez.

Síntomas y consecuencias del síndrome de colon irritable en niños

Los principales síntomas del síndrome de colon irritable en niños son dolor abdominal frecuente o crónico, cambios en la eliminación de las heces que va desde la diarrea al estreñimiento, náuseas, mareos, falta de apetito, gases, hinchazón abdominal, desgano e irritación (cambios en el humor).

Por lo general, esta enfermedad no va más allá de un dolor abdominal, hinchazón o ganas de ir al baño a cada rato. A nivel clínico no tiene mayores complicaciones que llevar una dieta más equilibrada.

Sin embargo, no debemos dejar de lado que cuando un niño padece SCI puede sentirse avergonzado en la escuela al tener que pedir permiso a cada rato para ir al baño, en tener el vientre muy hinchado, sufrir gases o no comer ciertos alimentos.

En algunos casos, incluso, los pequeños no quieren socializar con sus compañeros y se deprimen o sienten mal emocionalmente.

¿Cómo sé si mi hijo padece SCI?

Podemos observar ciertos cambios en su comportamiento, analizar si tiene el vientre más abultado de lo habitual o si siente dolores abdominales continuamente. Llevar al niño al pediatra lo antes posible es fundamental para identificar el problema.

Usualmente, se realizan diferentes exámenes y pruebas para descartar otras patologías y diagnosticar la correcta. Por ejemplo, análisis de sangre, de orina y de heces, prueba de hidrógeno espirado de lactosa, radiografía abdominal, endoscopia, colonoscopia o ecografía abdominal.Síndrome de colon irritable en niños.

Si se detecta el síndrome de colon irritable en niños, el siguiente paso es determinar un tratamiento específico, teniendo en cuenta la edad, su estado de salud actual y su historia clínica.

El objetivo de los tratamientos es restaurar la función normal del intestino. Para ello, se suele indicar un aumento en el consumo de fibra, aunque esto podría aumentar los gases y la distensión abdominal, pero puede ser necesario en aquellos que sufren estreñimiento.

Se puede recomendar, a su vez, la ingesta de probióticos como el yogur, el kéfir o el chucrut para equilibrar la flora intestinal y la reducción de ciertos alimentos como el azúcar, los fritos y los hidratos de carbono (harinas refinadas, principalmente).

También es común que el pediatra indique un tratamiento con medicamentos, aunque casi siempre se recomienda que realicen ciertos cambios en la dieta, aumenten el consumo de agua y realicen actividad física. Si pasadas algunas semanas el problema persiste, entonces sí se opta por algún tratamiento con fármacos.

Por último, para tratar el síndrome de colon irritable en niños, es fundamental ayudarlos a reducir el estrés y cualquier otra emoción que los lleve a sufrir el problema. En algunos casos se recomienda alguna terapia para evitar que el pequeño se aísle o deje de socializar.

  • Maestro, C. (2012). Diagnóstico y tratamiento del sindrome de colon irritable. guia de práctica clínica. Gobierno Federal.