El segundo parto: ¿qué diferencias hay con el primero?

Mervis Romero 11 abril, 2018
Si ya eres mamá y estás esperando otro bebe, debes tener ciertos detalles en cuenta, pues es normal que existan diferencias entre el primer y el segundo parto.

No todos los bebes poseen necesidades iguales. Por ello, es algo común que con cada embarazo y parto te encuentres con situaciones diferentes. Es necesario que tomes esto en cuenta para el cuidado del mismo. Aunque así sea, se puede generalizar y obtener diversas diferencias a grandes rasgos entre el primer y el segundo parto.

Puede que en este proceso del segundo parto frecuentemente te hagas muchas preguntas y estés ansiosa por saber la respuesta. Pero descuida, a medida que vaya evolucionando el embarazo estas diferencias las empezarás a notar por ti misma.

9 diferencias entre el primer y el segundo parto

Las diferencias suelen ser bastantes notables, tan solo con recordar los síntomas y molestias que tuviste en tu primer parto podrás darte cuenta de cuán distinto es tu segundo parto. Entre estas diferencias se destacan:

Más agotamiento

Estar en una segunda gestación hará que te sientas más cansada, lo cual puede ser agobiante, ya que empezarás a descuidar cosas que quizás con el primer parto hacías sin ningún problema, como tu apariencia física o hacer un poco de ejercicio.

Aumento de peso

En el segundo parto, notarás que no ganas tanto peso como en tu primer embarazo, pero aunque parezca increíble, esto no afectará en nada a tu bebé. Por el contrario, es común que tu segundo hijo tenga un peso mayor al nacer que el de su hermano.

Tener una buena alimentación es clave para el correcto desarrollo del feto.

Menos estrés

Estarás más relajada al esperar  tu segundo hijo. Esto ocurre porque ya tienes conocimiento del proceso que te espera por el resto del embarazo y en el momento del parto. Además, el cuidado del bebé se te hará más fácil.

Diferente transformación física

Esta es por lo general distinta a la del primer embarazo, el vientre suele crecer antes, porque la piel y la musculatura ya pasó por este proceso, así que la barriga del segundo embarazo se hará evidente con más prontitud.

Más molestias

En el segundo parto se presentan más síntomas y molestias que el primero no provocó. Se sienten más los dolores de espalda y aparecen más varices. Estos problemas se originan debido a que ya ha habido un estiramiento de ligamentos, articulaciones y vasos sanguíneos.

Parto fácil

Este suele ser más corto, ya que la dilatación es más rápida. También las estructuras internas se han relajado y aumenta tu flexibilidad.

Lactancia materna

El hecho de ya tener la experiencia, hará que sea más fácil adaptarte a las necesidades de tu bebé, y podrás ver como tus senos también están listos.

Menos depresión postparto

El que seas madre te ha enriquecido en experiencia, por lo que te ayudará a sentirte segura de ti misma y a superar este proceso hormonal que se produce después del parto.

Dar el pecho estando embarazada es algo posible y hasta positivo.

Recuperación más dolorosa

El útero tarda mucho más en volver a su tamaño ideal. Esto puede ser muy doloroso durante los 3 o 4 días después del parto.

Cuidados necesarios para el segundo parto

El hecho de que ya tengas experiencia no significa que no te debes cuidar en el segundo parto. Al contrario, los cuidados deben ser los mismos que tuviste en el primero.

  • Asiste a las visitas prenatales: Es importante, porque podrás estar al tanto de cómo va el desarrollo de tu bebé. El médico también te irá indicando qué cosas debes evitar o qué deberás hacer en este proceso.
  • Aliméntate sanamente: Debes tener buenos hábitos alimenticios. Incluye en tu dieta alimentos que aporten nutrientes y vitaminas, por ejemplo, el ácido fólico.
  • Realiza ejercicios: Hay diversas actividades, que te pueden ayudar a estar más activa y a evitar la fatiga, por ejemplo, el yoga, pilates, caminar o nadar.
  • Hidrátate constantemente: Es recomendable que bebas 2 litros de agua diariamente. El deshidratarte puede causarte problemas, así que nunca olvides llevar una botella de agua contigo.
  • Evita tener vicios: Son grandes enemigos para el desarrollo de tu bebé. Algunos de estos pueden ser la droga, el tabaco o el alcohol.
  • Evita alimentos crudos: Si los consumes, correrás el riesgo de contraer alguna bacteria.
  • Haz ejercicios perineales: Así, tendrás un buen parto sin ningún problema.

Es cierto que tienes experiencia; sin embargo, no te confíes, recuerda que cada parto es distinto y que cada bebé tiene necesidades diferentes. Así que de este segundo parto también tienes mucho que aprender.

Te puede gustar