Secretos de Harvard para criar a un buen niño

Inés Gómez · 3 agosto, 2017

Como padres, a veces necesitamos consejos extra para poder lidiar con nuestros hijos. La paternidad es algo maravilloso, pero también una fuente inagotable de estrés, problemas y dudas. Criar a un niño siempre es difícil, y la mayor parte del tiempo no sabemos si lo estamos haciendo bien. 

Afortunadamente, existen multitud de libros, personas e instituciones que pueden echarnos una mano. Una de ellas es la prestigiosa Universidad de Harvard, que cuenta con algunos de los mejores académicos del mundo. Varios de ellos han compartido una serie de útiles consejos para tratar de ayudar a los padres a enfrentarse a miedos y ansiedades.

Cómo criar a un buen niño, según los expertos

Los principales pilares de una buena educación se resumen en tres: responsabilidad, respeto y empatía. Criar a niños sanos emocionalmente es complicado, pero no imposible. Ante todo, tienen que sentirse queridos y respetados por sus propios padres, para así poder copiar ese comportamiento y exteriorizarlo con los demás.

Enséñales a ser unas personas agradecidas

Ser agradecido es una buena forma de aprender a valorar a los demás. Les hace conscientes de la suerte que tienen al contar con gente que les quiere y se preocupa por ellos.

Enséñales a agradecer cosas simples, como el desayuno de cada día, hecho por sus padres. Dar las gracias es un concepto universal, que mejora la comunicación y crea un buen ambiente. Además, según diversos estudios, los niños agradecidos tienen mejor salud que los que no lo son.

Los valores familiares: respeto y comprensión

Un niño debe tener claros los valores que le inculcan en casa. Estos repercutirán en sus decisiones futuras y en otros ambientes distintos, como en el colegio o con los amigos. Las prioridades vitales son muy importantes, y el niño debe saber que ante todo, debe respetar a los demás y tratarlos con educación. Es importante que sepan defenderse ante una situación injusta, pero también que sepan perdonar.

criar a

Pasa todo el tiempo que puedas con ellos

Hoy en día, los padres apenas tienen tiempo para criar a sus hijos. El trabajo ocupa muchas horas, y cuando uno llega de trabajar, lo único que le apetece es relajarse, no jugar.

Asegúrate de sacar tiempo para los niños, porque es algo primordial en su educación. Reserva un día a la semana para ellos, anímales a que confíen en ti y demuéstrales que te importan. Un niño preferirá antes el cariño de sus padres a juguetes que compren su amor.

Enséñales a ser compasivos

Uno de los rasgos de la gente buena es la compasión. Enséñales a ver más allá del odio y el rencor. No solo los demás cometen errores, si no también nosotros.

Además, deben aprender a proteger a los débiles y a no ser sumisos ante las injusticias. Un buen niño es compasivo, pero no deja que le traten mal ni a él ni a las personas que quiere. Todos valemos lo mismo y nadie se merece que se rían de el ni que le humillen.

criar a

Los niños son el recurso más importante del mundo, y la mejor esperanza para el futuro

-John Fitzgerald Kennedy-

 

Tienen que asumir la responsabilidad de sus actos

Enseña a tu hijos a ser responsables. Todas las decisiones que tomen, tanto las buenas como las malas, serán suyas. Deben ser conscientes de la repercusión que sus acciones pueden tener. A veces cometerán errores, y deberán asumir las consecuencias de sus actos.

Anímales a ser unas personas valientes y a expresar sus opiniones sin miedo, pero siempre con respeto. Habla con ellos sobre lo importante que es la moralidad, la ética y la dignidad. Te lo agradecerán.

Controlar las emociones de una forma sana

Es bueno expresar las emociones y los sentimientos, y tus hijos deben saberlo. Muchos padres consideran ésto un símbolo de debilidad, pero no es cierto. Hay que animar a los niños a ser ellos mismos y a exteriorizar cómo se sienten. A lo largo de su vida van a experimentar diversos cambios, algunos de ellos, malos.

No podemos protegerles ante ciertas situaciones, pero sí enseñarles a levantarse y a seguir. Aprender a lidiar con las emociones negativas es un proceso difícil, pero con la ayuda de unos buenos padres podrán enfrentarse a ellas.