Los niños de hoy tendrán peor salud en la vejez que sus abuelos

Aunque parece que la sociedad avanza a pasos agigantados, la realidad es que en algunos aspectos parece que vayamos hacia atrás. Los niños de hoy en día cuando lleguen a la vejez es posible que tengan una peor salud que sus abuelos actuales. Se afirma que crecerán menos saludables que los adultos que hoy en día tienen más de 65 años, según un nuevo informe de The Economist Intelligence Unit (EIU).

El informe que lo afirma

Este informe se basa en una encuesta a educadores de 5 países que representan una gran variedad de culturas y niveles de desarrollo económico. Exactamente se han basado en entrevistar a educadores de Alemania, Sudáfrica, India, Brasil y Arabia Saudita. De esta manera podrían asegurarse realmente que tenían una muestra bastante amplia para poder asegurar sus hipótesis.

De 101 educadores consultados para esta investigación, el 58% decía que los niños pueden tener una peor salud que los adultos mayores de hoy en día. Los educadores identifican las siguientes características como los principales problemas de salud del niño actual que pueden conducir a problemas más adelante en la vida: estilos de vida sedentarios, exceso de peso, mala higiene y mala alimentación.

Se ignora la salud mental y emocional

Esta misma investigación también se basó en una encuesta de 400 padres de niños en edad escolar (de los mismos países mencionados anteriormente) y vieron que los padres no daban demasiada importancia a la falta de ejercicio pero que además hacían caso omiso a los problemas de salud mental que podrían presentar sus hijos. No les proporcionaban las ayudas necesarias.

Existe una gran población actual que tienen problemas de salud mental a causa de no haberse tratado en su momento. Cuando un niño tiene problemas emocionales y no se tratan desde el seno de la familia, a medida que crecen estos problemas pueden tener graves consecuencias en su desarrollo físico y mental, produciendo incluso trastornos.

La educación para la salud tiene que mejorar

Si se quiere que los niños tomen conciencia de la importancia de su propio cuidado para mejorar su salud en el futuro, la educación debe cambiar, no solo en las escuelas sino también en casa. De nada sirve que en las escuelas se trabaje con alimentación saludable o la toma de fruta si después en casa no se educa por la misma línea de alimentación saludable.

Lo mismo ocurre con el ejercicio. De nada sirve que en las escuelas se trabaje para que los niños hagan actividades físicas y disfruten del aire libre, si cuando llegan a casa los padres se despreocupan de llevarles o realizar actividades al aire libre y los sientan delante del televisor, del ordenador o de la tablet durante horas para tenerlos entretenidos y callados todo el tiempo.

Este estudio concluye que para que sea eficaz en los niños, debe haber una educación sanitaria amplia, que abarque muchos ámbitos de la vida de los pequeños. Los pequeños deben conocer de primera mano un estilo de vida saludable para mejorar el bienestar físico y emocional y también para evitar problemas de salud en el futuro. Para mejorar en salud hay que tomar conciencia.

El informe también dice que la educación sanitaria deberá involucrar a toda la comunidad, es decir, escuelas, ayuntamientos, familias… A toda la población en general. Lo ideal sería crear proyectos piloto en todas las sociedades actuales como objetivo de educar a los niños en una buena salud, así podrían crecer viendo el buen ejemplo en sus sociedades y en sus hogares.

Estos proyectos (que igualmente se puede trabajar desde casa) deberían tener en cuenta los buenos hábitos diarios como dormir bien, hacer ejercicio, mantener una buena alimentación tomando alimentos nutritivos, bebiendo mucha agua, evitar hábitos perjudiciales como fumar o beber alcohol,  evitando alimentos desaconsejados, etc. Es imprescindible que los niños tengan el buen ejemplo dentro de sus hogares.

Si la sociedad se centrase en que los niños aprendan unas buenas técnicas de salud para su bienestar físico y mental, los niños cuando se convirtiesen en adultos podrían tener mayores probabilidades de tener una mejor salud, una buena calidad de vida y además, poder tener más años de vida. De esta manera los niños de hoy en día podrán tener más posibilidades de vivir más tiempo.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar