Sangrado postparto, ¿en qué consiste?

Fernando Clementin · 26 marzo, 2018
Aunque el sangrado postparto se da en todas las madres después de dar a luz, sus complicaciones son totalmente prevenibles y no suelen causar problemas. No obstante, es importante saber cómo afrontar estos momentos.

El sangrado postparto es una de las consecuencias del parto. En cantidades menores, se trata de un proceso habitual que puede ser tratado desde casa. Sin embargo, puede producir ciertas complicaciones si el flujo es demasiado abundante. Te contamos todo al respecto.

También llamada loquios del postparto, esta expulsión de sangre es abundante en los primeros dos o tres días y suele disminuir conforme pasa el tiempo. El plazo máximo para su desaparición es de dos semanas.

Constituye un proceso totalmente natural. Con él, se desechan restos que quedan en el útero tras el nacimiento: moco cervical, restos de placenta y secreciones de la cicatrización.

Para que esta expulsión se haga de manera más eficiente, el organismo genera entuertos. Estos no son más que contracciones intensas que se dan un día o dos después de haber dado a luz; su finalidad es contribuir con este proceso de “limpieza”.

Tres fases del sangrado postparto

Las tres etapas en las que se divide el sangrado postparto son:

  • Primera fase: en ella se producen loquios de color rojizo. Contienen células epiteliales, leucocitos y, en ocasiones, lanugo (vello del feto al nacer). Se produce en los dos o tres primeros días tras el parto; puede fluir de modo constante o por intervalos y también es posible que contenga coágulos.
  • Segunda fase: se expulsan loquios serosos, de color sonrosado. Se da entre los tres y los diez primeros días de vida del bebé. Contienen eritrocitos y leucocitos y exudado seroso.
  • Tercera fase: aquí se generan loquios blancos o amarillentos. Se dan después de la segunda semana tras el parto. Su color se debe a que están compuestos principalmente por leucocitos.

Cuidados a considerar durante el sangrado postparto

Si te estás preguntando qué es lo que debes hacer para sobrellevar esta etapa sin problemas, aquí te dejamos algunas recomendaciones:

  • Tomar duchas y no baños: así podrás prevenir posibles infecciones. Aplicar abundante agua.
  • Utilizar compresas postparto para higienizar la zona.
  • El uso de tampones no está permitido.
  • Estar muy atenta a síntomas como fiebre o malestar, ya que pueden indicar algún tipo de infección.
  • Al acudir al hospital o a controles médicos, llevar una maleta con elementos de higiene. Tras el parto, es recomendable llevar toallas o apósitos especiales para embarazadas con el fin de evitar pérdidas.

“El sangrado postparto constituye un proceso totalmente natural. Con él, se desechan restos que quedan en el útero tras el nacimiento”

Cuando el sangrado se vuelve hemorragia

Cuando la cantidad de sangra perdida por una mujer después de dar a luz supera los 500 cc., los especialistas se refieren a ello ya no como sangrado postparto, sino como hemorragia postparto. En las cesáreas, este parámetro aumenta a 1000 cc.

Se puede producir en las primeras 24 horas de puerperio; a esto se le llama hemorragia postparto temprana. Si tiene lugar transcurrido este periodo, se la denomina hemorragia postparto tardía. Esta última suele darse muchísimo menos que la temprana.

El sangrado postparto, también llamado loquios, tienen como finalidad desechar residuos del útero.

Causas de la hemorragia postparto

Una causa de la hemorragia postparto —quizás la más preocupante— puede ser lo que se denomina una atonía uterina. Esta consiste en la pérdida de la musculatura del útero una vez expulsados el bebé y la placenta. Llegada esa instancia, lo que ese órgano hace naturalmente es contraerse; así, el sangrado que se produce es mínimo.

Cuando esto no se produce, los riesgos para la madre son importantes. Los médicos deben actuar con celeridad para frenar la hemorragia. Algunas pueden ser muy intensas y comprometer la vida de la flamante mamá.

Por otra parte, también puede deberse a otros factores como los siguientes:

  • Traumatismos: si se dan desgarros de tejidos o vasos sanguíneos durante el parto, el sangrado es una consecuencia muy probable.
  • Retención de tejido: se produce cuando quedan adheridos al útero fragmentos de placenta o incluso del feto.
  • Coagulopatías: consisten en fallos en el proceso de coagulación. Pueden ser causadas por alteraciones como la preeclampsia.

Tratamiento

Los sangrados excesivos inmediatamente después de dar a luz son altamente prevenibles. El método para esto consiste en medicamentos uterotónicos como la oxitocina o la carbetocina que se administran por vía intravenosa. En condiciones de salud adecuadas, como debe darse todo parto, esta es una tarea sencilla y rutinaria para los médicos especialistas.

La medicina actual hace que los sangrados postparto no sean problema para la flamante mamá.

Complicaciones con el sangrado postparto

Como mencionamos antes, ciertas situaciones pueden producir que un sangrado postparto leve se transforme en hemorragia; es ahí cuando todo se vuelve más complejo.

Lamentablemente, las cifras de la Organización Mundial de la Salud en relación a las muertes tras el parto no son nada alentadoras. En todo el mundo, fallecen 830 mujeres a causa de complicaciones en el parto o el embarazo. La mayoría de ellas —el 99% para ser exactos—, residentes en países en desarrollo y en áreas rurales.

De todos modos, se destaca que esta tasa de mortalidad se redujo un 44% entre 1990 y 2015. Han colaborado mucho los avances médicos: la atención por parte de especialistas puede salvarle la vida tanto a las mujeres como a los bebés. Hoy día, los países del “primer mundo” casi no lamentan este tipo de problemas.

“Salvo situaciones excepcionales, el sangrado postparto es algo que ya no genera problemas”

Más allá de esto último, debes permanecer tranquila. Salvo situaciones excepcionales, el sangrado postparto es algo que ya no genera problemas. Solo trata de aplicar las recomendaciones correspondientes en cuanto a la higiene personal y no dudes en consultar si sientes molestias u otros síntomas.