Sadfishing: la tristeza mostrada en las redes sociales

Exponer la tristeza en redes sociales es un fenómeno conocido como sadfishing. En ocasiones, suscita comentarios de odio en muchas personas, ya que consideran que se trata de una estrategia para captar seguidores.
Sadfishing: la tristeza mostrada en las redes sociales
Maria Fátima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fátima Seppi Vinuales.

Última actualización: 29 junio, 2023

Mostrarse triste en las redes sociales es lo que hoy se conoce como «sadfishing». Para muchos, se trata de una forma de «normalizar» que no siempre estamos tan bien como parecen nuestras fotos en la playa o tomando un café en el bar de moda.

Para otros, se trata de una estrategia de victimización, que se emplea para ganar seguidores y convertirse en «trending topic». ¿Qué hay detrás de este fenómeno? Veamos en esta nota.

¿Qué es el sadfishing?

El sadfishing describe el comportamiento de un individuo que publica de manera excesiva sus problemas emocionales en las redes sociales con el objetivo de ganar la simpatía de los demás. Este término surge de la mano de Rebecca Reid al referirse a aquellas personas que exhiben sus emociones de tristeza, angustia o malestar en las redes sociales.

Este patrón conductual podría estar relacionado con el apego ansioso, así lo señala una investigación publicada en la revista Journal of American College Health. Las personas con este estilo de apego le temen al abandono y necesitan reafirmación constante. Por ende, pueden usar el sadfishing para obtener la atención y la validación que anhelan.

Este concepto está formado por la palabra «sad» que significa tristeza en inglés, y «fishing» que significa pescar. Aunque remite a un juego previo de palabras, el «catfishing», que se refiere a la creación de perfiles falsos en redes sociales para obtener algún beneficio.

En este caso, se trataría de exhibir la tristeza como una forma de llamar la atención y obtener el beneficio de la compasión y la pena. Pero, ¿crees que esto sea cierto?



Posiciones a favor y en contra del sadfishing

Como todo lo que sucede en el mundo digital, el sadfishing tiene sus aliados y sus detractores. Hay posicionamientos de todo tipo. Quienes se muestran a favor del sadfishing presentan los siguientes argumentos.

Humaniza un poco más las redes sociales

De repente, las personas se muestran como son, con sus días más felices y aquellos en los que se sienten desdichados. De esta manera, se cae el relato de la «vida perfecta» y evidencia que todas las personas —aun cuando sean famosas, tengan dinero, se caractericen por su talento o su belleza— pueden vivir circunstancias difíciles.

Puede ser un camino para pedir ayuda

Cuando las personas se sienten mal o solas, a veces, expresar su malestar puede ser una forma de solicitar ayuda. Y para esto, utilizan las redes sociales como su medio de desahogo.

Es una manera de expresar las emociones

¿Te ha ocurrido alguna vez que, luego de contarle a alguien lo que te sucedía, sentiste un mayor alivio? Es posible, ya que a la mayoría de las personas nos ocurre. Ponerle palabras a aquello que sentimos es dejar de navegar en nuestros propios pensamientos para abrirnos al mundo. Esta es una forma de aliviar la carga.

Visibiliza la salud mental y su importancia

A nivel mundial, los trastornos de ansiedad y depresión, el suicidio y otras problemáticas causan preocupación. Por ello, las redes sociales se han convertido en un espacio clave para generar conciencia, promover la comprensión y ofrecer apoyo a quienes enfrentan desafíos de salud mental.

Ahora bien, algo en apariencia inocente, como lo es el decir «estoy triste», puede suscitar una catarata de comentarios negativos e invalidantes, así como también acoso e incluso ciberbullying.

Por lo tanto, socializar nuestras emociones en busca de comprensión y apoyo podría ser contraproducente, ya que muchas personas pueden desacreditar lo que sentimos, criticarnos y herirnos.

Quienes se muestran en contra del sadfishing en muchos casos se comportan como «haters» y apuntan los siguientes argumentos.

Consideran que se trata de una estrategia para captar la atención y obtener más seguidores

Es cierto que algunas personas pueden utilizar las redes sociales como una plataforma para obtener atención o seguidores, pero no debemos generalizar y asumir que todos los que comparten su tristeza lo hacen con motivos egoístas. Cada persona tiene su propia historia y sus propias razones para expresar sus emociones.

Neutralizan cualquier tipo de expresión de malestar o tristeza

Estas personas afirman que tal persona (por ejemplo, un famoso) no tiene por qué quejarse si tiene todo lo que una persona quisiera: dinero, fama, una casa gigante, entre otros. Es decir, ser famoso (o joven, o lindo, o tener dinero…) excluye cualquier posibilidad de vivir emociones poco placenteras.

Justifican sus comentarios malintencionados

En general, alegan que si una persona elige exponerse de esa manera, sabe cuáles son las posibles consecuencias. Este tipo de usuarios considera que todos tienen derecho a opinar lo que se les antoje.

Ahora bien, vale la pena preguntarse, ¿solo somos capaces de tolerar la felicidad, la alegría, la perfección?, ¿por qué nos molesta tanto la tristeza del otro?, ¿por qué nos cuesta creer que los demás pueden tener problemas, aun cuando parezca que su vida está resuelta? Interrogantes que pueden servirnos de guía para pensarnos en las relaciones con los demás.

Algunas pautas para cuidarse en redes sociales

Si has sido la persona que se siente triste y has decidido publicarlo y por ello has recibido comentarios ofensivos, es importante tener en cuenta algunos consejos.

Si bien lo ideal sería educar para que las personas tenga más empatía y hagan un uso responsable de las redes sociales, lo cierto es que el anonimato que permiten conlleva a que muchas personas se expresen de manera agresiva. Ante esto, lo mejor es procurar el autocuidado. Veamos cómo.

  1. Elegir qué compartir y qué exponer: lo mejor es emplear herramientas que nos protejan y promuevan la ciberseguridad.
  2. Optar por eliminar, bloquear y reportar: es necesario invisibilizar aquellos perfiles que son agresivos y dejan comentarios que incitan al odio.
  3. Aprender a separar: si bien los comentarios pueden ser hostiles, esto no quiere decir que sean verdaderos. Esa agresividad es más un reflejo de lo que los otros son o sienten que lo que te está pasando a ti mismo.
  4. Buscar apoyo en las personas de confianza: es importante acudir a aquellas personas que tienen un genuino interés en tu bienestar. También, debes aceptar que no siempre le vas a agradar a todas las personas.


¡Que el privilegio no te nuble la empatía!

Esta frase se hizo muy conocida a partir de las redes sociales de Ita Maria, una mujer activista y feminista. Esta frase nos viene muy bien para pensar que muchas veces tenemos «la vara» muy alta a la hora de hablar o expresarnos sobre otros. Sin embargo, desconocemos su contexto, sus circunstancias o su punto de partida.

En cambio, podemos tomar un papel activo al decidir cómo queremos utilizar las redes sociales, ya sea mostrando o no nuestras emociones. También podemos esforzarnos por ser personas más tolerantes con las elecciones que otras personas hacen en el uso de las redes sociales.

Finalmente, si decidimos entrar en el juego que proponen las redes sociales (mostrar, compartir, «likear»), también dejemos que los otros decidan qué contenido quieren compartir.

En todo caso, si creemos que lo hacen para causar pena o solo estamos en desacuerdo con su estrategia, siempre existe la opción de «dejar de seguir» a esa persona. Agredirla o ser violentos no tiene por qué ser la respuesta.

Si bien lo virtual aparece como un espacio de impunidad, como si pudiéramos actuar de cualquier manera, pensemos si actuaríamos de esa forma tan ofensiva en una interacción cara a cara. De ser así, quizás sea un llamado a nosotros mismos a pedir ayuda.

Te podría interesar...
Cómo cuidar a los adolescentes de los riesgos de las redes sociales, sin invadir su espacio
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cómo cuidar a los adolescentes de los riesgos de las redes sociales, sin invadir su espacio

Resguardar a los adolescentes de los riesgos de las redes sociales sin quebrantar su intimidad, se logra con confianza y comunicación.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.