Cómo saber si tu hijo sufre de déficit de atención

 El Déficit de Atención e Hiperactividad es un síndrome de nuestra era con una incidencia importante entre la generación ‘multitasking’ o nativos digitales. Es decir, en la modernidad es que se determinó y diagnóstico esta condición de carácter neurobiológico que impide el desarrollo del niño en términos de lo considerado por la mayoría como normalidad.

Distraídos, olvidadizos, retraídos, lentos, hiperactivos e impulsivos son algunas de las maneras de llamar a los chicos con déficit de atención.

Sin embargo, superadas estas etiquetas entendemos que se trata de una manera distinta de entender el mundo. Ni más ni menos.

Se detecta mayor incidencia de esta condición en niños que en niñas. Se muestra con regularidad en los varones y tiende a prolongarse a lo largo de la vida. Factores hereditarios como ambientales inciden en su aparición.

Los padres, representantes y maestros del niño con déficit de atención tienen la responsabilidad de acudir a especialistas en la materia ya que es este quien evaluará al niño y determinará si tiene o no el síndrome. Acá solo te daremos algunas señas que sirvan en primer momento a reconocer el síndrome y a conocerle un poco más.

La última palabra la tiene el especialista.

7974830327_ccfba0630d_z

¿Déficit de atención o hiperactividad?

Difusión neurobiológica que provoca la inmadurez de los aspectos motoros y de atención en los niños y que genera de leve a grave problemas de falta de atención, hiperactividad e impulsividad.  El déficit de atención está registrado en la clasificación de trastornos mentales del APA (Asociación Americana de Psiquiatría) y se diagnóstica en edad escolar antes de los 12 años. Alrededor del 7% de la población escolar lo padecen.

Existen variaciones del trastorno: de eficacia atencional o hiperactividad. Los padres deben estar atentos al desarrollo social y de aprendizaje del niño o niña y si su conducta retraída o dispersa afecta a más de dos aspectos en la vida: escolar, social o familiar. Además se debe evaluar que el trastorno no se genere por una condición médica.

¿Cómo saber si tu hijo sufre de déficit de atención?

El trabajo de diagnóstico corresponde a un especialista en trastorno de atención e hiperactividad para que no se cometa, como a menudo ocurre, un error en el diagnóstico. Sin embargo, hay actitudes que facilitan a los padres detectar un problema en la conducta de los hijos y como se sabe, la detención temprana es importante para que los tratamientos sean más eficaces y puedan causar bienestar en el niño con déficit de atención con el único propósito de que se desarrolle sus capacidades con felicidad y en libertad.

boy-477013_640

  • Presenta problemas para atender a los detalles.
  • Con frecuencia están ausentes y ensimismados.
  • Tienen dificultad para identificar lo relevante en una escena o situación.
  • Son impulsivos en sus reacciones o respuestas. No piensan al momento de darlas y por lo generar actúan por impulso más que por razonamiento.
  • Pierden el rumbo de las tareas o actividades. Se distraen con facilidad. No son constantes y cambian de tarea sin haber terminado la anterior.
  • Los niños con afectación en la atención o hiperactividad presentan dificultades sociales y escolares.
  • Por lo general, los maestros califican a estos niños como perezosos y presentan en algunas asignaturas bajas notas. Esto a su vez afecta la relación familiar, pues, los papás ven al hijo a partir del juicio del maestro.
  • Les cuesta estar quieto y se mueven a cada instante. Siempre están llamando la atención por su comportamiento.
  • Hablan mucho.
  • Pierden objetos.

Si tu hijo presenta más de cinco de estas conductas y comienzan a afectar su desempeño escolar o desenvolvimiento social acude a un especialista para que realice los tests y estudios para determinar si se trata de déficit de atención.

Categorías: Psicología infantil Etiquetas:
Te puede gustar