Cómo saber si mi bebé tiene infección de oídos

Cuando se es padre o madre por primera vez no se sabe hasta qué punto faltará el sueño en la vida hasta que se experimenta en primera persona. Ser padres significa no volver a dormir nunca más del mismo modo que lo hacías antes de ser padre o madre y también significa dejar tus necesidades a un lado -o gran parte de ellas- para poder atender a tus hijos, sobre todo, cuando están malitos. Hay niños que sufren infección de oídos a menudo, ¿sabes de qué se trata?

Un bebé con infección de oídos puede empezar a gritar de repente y sin motivo aparente, puede dormir mal, estar más irritable de la cuenta y sobre todo, no le gustará en absoluto -y se quejará- cada vez que le toques en la cabeza la zona de las orejas u oídos. En ocasiones también pueden tener fiebre y no quieren comer. Las infecciones de oído son  bastante comunes en los bebés por lo que es necesario tener algunas cosas en cuenta.

¿Realmente es una infección de oídos?

Una de las partes más difíciles es saber si realmente tu bebé está teniendo una infección de oído y es que muchos de los síntomas son parecidos a cuando los pequeños están empezando con la dentición. Es necesario poder diferenciarlo porque una infección de oído hay que tratarla cuanto antes. Para diferenciar una infección de oído de cualquier otra condición, deberás tener en cuenta los siguientes síntomas:

  • El bebé está irritado, agitado o inquieto
  • Tiene fiebre
  • Tiene vómitos
  • Presenta diarrea
  • Se toca el oído a menudo
baby-476888_640

También es importante tener en cuenta las circunstancias que rodean a tu bebé, por ejemplo saber si ha estado enfermo recientemente, si lleva días con los síntomas, si hay otros niños que tienen esos síntomas también (por ejemplo, los vómitos puede estar causado también por una gastritis o si es vómito y diarrea puede ser una gastroenteritis, etc.).

Muchas ocasiones, la infección de oído puede ser causada por virus que se curan por sí solos, pero si tu pequeño ha estado resfriado hace poco o ha tenido gripe, puede que sea más propenso a desarrollar una infección de oído de forma más habitual. Puede que los mocos se le queden en el oído porque no sabe aún sonarse adecuadamente la nariz y esto puede hacer que haya aún más riesgo de tener una infección.

 Si hay infección de oídos se debe acudir al médico

En primer lugar, si sospechas que tu bebé tiene una infección de oído y tiene menos de seis meses, deberás acudir rápidamente al pediatra. Siempre, ante cualquier duda médica es mejor que lo revisen y que te envíen a casa sabiendo que todo está bien que esperar demasiado en casa para después lamentarlo.

Cuando visites a tu pediatra deberás informar al médico de todas las señales y síntomas que has visto en tu bebé, incluso deberás comentarle si le has dado cualquier tipo de medicación. Si el médico quiere recetar antibióticos, asegúrate de que realmente son necesarios porque no en todos los casos deben suministrarse ya que pueden causar más daño que bien si se utilizan de forma innecesaria.

niño con infección de oídos

Puedes solicitar una revisión del nivel del fluido del oído de tu bebé que puede proporcionar más pistas de si presenta una infección de oídos o no. La prueba es simple y en ocasiones tan solo consiste en hacer que reboten algunas ondas de sonido a través del canal del oído. Si hay algún tipo de infección o existe líquido, la onda de sonido se registrará plana, mientras que si está normal las ondas serán curvas.

Mientras está curando la infección de oídos es necesario que tomes algunas precauciones como no tocarle ese oído a tu hijo o hacerlo con cuidado, intentar que coma en la posición más vertical posible y utilizar un humidificador de vapor frío para que sienta alivio en la congestión.

 

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar