La técnica del rincón seguro para reducir el estrés en niños

Tener un rincón seguro en casa le ayudará a tu hijo a aprender a gestionar el estrés y las emociones negativas. Te contamos todos sus beneficios.
La técnica del rincón seguro para reducir el estrés en niños
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín.

Última actualización: 11 marzo, 2022

Con frecuencia pensamos que los niños están libres de sufrir agobios y presiones. Creemos que su vida es sencilla y tranquila, que no tienen nada de qué preocuparse. Sin embargo, los pequeños también enfrentan sus propios desafíos y estos pueden llegar a desbordarles. Como padres, no podemos evitar completamente que nuestros hijos sufran estrés, pero sí podemos ofrecerles herramientas para que aprendan a gestionarlo. Por ejemplo, el rincón seguro.

Cuando estamos estresados todos desearíamos tener un lugar pacífico y aislado al cual acudir, un espacio en donde poder deshacernos de las preocupaciones para volver a nuestro centro. Esto es precisamente lo que les vamos a ofrecerle a los niños en el rincón seguro. Además, a medida que aprendan a usarlo, adquirirán importantes aprendizajes que les serán de utilidad durante toda su vida. ¿Vamos a conocerlo?

Los niños también sufren estrés

En primer lugar es necesario reconocer qué tipo de situaciones pueden generar estrés en tu hijo. Esto te ayudará a saber en qué momentos puede necesitar ayuda para gestionar lo que siente.

Tu hijo puede sentirse abrumado por diferentes situaciones del día a día, como las que mencionamos a continuación:

  • Conflictos familiares, con sus padres o hermanos. Ser testigo de peleas y de discusiones en el hogar.
  • Problemas escolares, como presentar dificultades del aprendizaje o no poder seguir el ritmo de sus clases. Tener discusiones o malentendidos con los profesores y los compañeros también puede disparar el estrés.
  • Contar con una rutina diaria demasiado exigente. Las clases, los deberes, las actividades extraescolares incontables. En ocasiones, los pequeños no tienen un minuto de descanso y esto les pasa factura.
  • Afrontar cambios importantes en sus vidas. Por ejemplo, una mudanza, un cambio de colegio, el nacimiento de un hermano o el divorcio de los padres.
  • Pequeñas frustraciones diarias, como no poder seguir viendo la televisión, verse obligados a comer algo que no les gusta o tener que ceder sus juguetes a sus hermanos pueden parecernos insignificantes. Sin embargo, para un niño que aún no sabe regular sus emociones, estas situaciones pueden crear altos niveles de emociones negativas.
Niño estresado haciendo los deberes.
Las responsabilidades académicas pueden representar un enorme factor de estrés en aquellos niños que no pueden afrontarlas.

¿En qué consiste la técnica del rincón seguro?

El rincón seguro es un espacio al que el niño podrá acudir cuando las emociones negativas lo asalten; cuando se sienta estresado, agobiado o sobrepasado. En lugar de gritar, de golpear objetos o de llorar desesperadamente podrá hacer uso de este espacio para lidiar con sus emociones de una forma más positiva.

Este rincón seguro puede crearse tanto en casa como en el aula, y debe ser un lugar al que el niño pueda recurrir voluntariamente cuando lo necesite. Siempre por decisión propia y nunca a modo de castigo.

A continuación, te ofrecemos algunos consejos para crear este entorno. ¡Apunta!

El lugar

Es importante escoger un lugar de la casa que sea tranquilo y privado, en el que no haya distracciones y donde el niño pueda estar relativamente aislado. Es preferible que no existan estímulos externos, para no aumentar el estrés. Así, puede ser una buena idea crearlo en su dormitorio o en la habitación de juegos.

Para ello, basta con colocar una alfombra cómoda en el suelo y algunos cojines, de manera que resulte un espacio acogedor. También, puede optarse por utilizar un tipi, una tienda de campaña o una casita de tela.

Inducir la relajación

El ambiente ha de estar pensado para ayudar a inducir los estados de relajación en el niño y así, ayudarlo a aliviar el estrés. Para esto, podemos estimular los sentidos con los siguientes elementos:

  • Cojines y mantas suaves para el tacto.
  • Un humidificador o difusor con aceite esencial de lavanda.
  • Música relajante que el pequeño pueda escuchar mientras está en su rincón seguro.
  • Fotos o pósteres que muestren escenas agradables y que evoquen emociones positivas. Pueden utilizarse fotografías familiares o escenas de paisajes naturales o de animales, todo depende de los gustos y preferencias del niño.

El objetivo, en definitiva, es dar forma a un rincón acogedor y confortable. Un espacio al que el niño desee acudir y en el que se sienta cómodo y seguro.

Los componentes del rincón seguro

Pueden añadirse diferentes elementos a este espacio para hacerlo más útil y funcional, pero es importante no recargarlo de objetos. La idea es que sea minimalista y que pueda mantenerse organizado, ya que esto aporta mucha paz.

Así, podemos colocar ese peluche inseparable de nuestro hijo, su libro preferido o un cuaderno con pinturas. Es muy positivo que disponga de actividades relajantes para realizar mientras está en el rincón seguro, ya que estas lo ayudarán a recuperar la calma.

También, podemos colocar una imagen que represente las diferentes emociones y sus expresiones faciales, así como un termómetro emocional. Estos objetos ayudarán al pequeño a identificar cómo se siente, ponerle nombre y comprenderlo.

momento relajante madre hija libro rincon relajacion casa tienda carpa luces
El rincón seguro debe ser cálido y acogedor. Por ende, conviene que siga un estilo minimalista que favorezca a la relajación.

Técnicas para reducir el estrés

Además, es conveniente enseñarle al menor algunas estrategias que le ayuden a canalizar el estrés y poder sentirse mejor. Estas deben ser sencillas y estar adaptadas a su edad. Por ejemplo, realizar respiraciones profundas, practicar meditaciones guiadas o aplicar la técnica de Koeppen.

Anima a tu hijo a recurrir al rincón seguro

Puede ser muy beneficioso que animes a tu hijo a participar en la creación del rincón seguro y a elegir los objetos y los elementos que van a componerlo. Esto aumentará su interés al respecto y al sentirlo como un proyecto propio, estará más dispuesto a utilizarlo.

Trata de explicarle cuál es la función de este rincón y en qué momentos puede recurrir a él. Acompáñalo las primeras veces y verás que en poco tiempo será él mismo quien decida utilizar este espacio en soledad. Y es que, en definitiva, es un recurso muy valioso para ayudar a que los niños regulen sus emociones.

Te podría interesar...
¿En qué consiste el frasco de la calma?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿En qué consiste el frasco de la calma?

Muchas veces resulta difícil reprender ciertas travesuras en los niños y, cuando se les inculca lo que deben hacer, ellos algunas veces reaccionan ...