Los retos actuales de la paternidad

Cada vez más padres desean implicarse activamente en el cuidado de los hijos. Sin embargo, existen ciertas condiciones que les dificultan esta tarea. Te contamos cuáles son.
Los retos actuales de la paternidad
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 04 Febrero, 2021.

Última actualización: 04 Febrero, 2021

Es común escuchar hablar acerca de los retos que enfrentan las madres de hoy en día; actancia, conciliación, culpa materna y otros asuntos son abiertamente debatidos por varios sectores de la sociedad.

Sin embargo, los padres no siempre reciben la misma atención y comprensión, a pesar de que cada vez son más los hombres que desean implicarse activamente en la crianza de sus hijos. Por ello, hoy queremos hablarte de los retos actuales de la paternidad con el fin de que puedas comprender mejor a tu pareja.

Los roles de género tradicionales aún siguen presentes en nuestro día a día y nos afectan no solo a nosotros como individuos, sino también al funcionamiento y la dinámica de las familias.

Muchas mujeres alzan la voz para reclamar mayor igualdad, un reparto más justo de las tareas y una mayor responsabilidad de los padres en la vida familiar. Pero ellos también sufren las consecuencias de estas diferencias en muchas ocasiones, viéndose obligados a afrontar algunos desafíos de los que hablaremos a continuación.

¿Cuáles son los retos actuales de la paternidad?

Padre cuidando a su hijo mientras teletrabaja, uno de los retos actuales de la paternidad.

Falta de modelos y referentes

Cada vez más padres y madres tratan de implementar estilos educativos democráticos y respetuosos con sus hijos. Afortunadamente, el interés por cuidar el desarrollo emocional y psicológico de los niños es cada vez mayor en muchas familias. No obstante, mientras las madres cuentan con referentes públicos, grupos de apoyo y otros recursos, los padres apenas encuentran espacios donde aprender y compartir acerca de estos asuntos.

Incluso, las mujeres contamos muchas veces con el referente de nuestras propias madres, las cuales, en mayor o menor medida, estuvieron implicadas en nuestra crianza y cuidado.

Generaciones atrás, los padres mantenían un rol secundario en la educación de los niños y muchos de ellos eran figuras ausentes, física o emocionalmente. Por ende, hoy en día los hombres no pueden acudir a esas referencias para implementarlas en su propia paternidad.

Dificultades de conciliación

Conciliar la vida familiar y laboral es todo un reto debido a las largas e inflexibles jornadas de trabajo. Normalmente son las mujeres quieres más acusan esta situación debido a que son ellas las que, por lo general, se ocupan de la crianza. Pero aquellos padres que desean implicarse en la vida de sus hijos encuentran los mismos obstáculos, agravados, además, por el rol que se espera de ellos.

Es decir, desafortunadamente aún se espera que la mujer se ocupe principalmente de los hijos y que el hombre priorice el trabajo. Por ello, pueden encontrar dificultades a la hora de no aceptar realizar horas extras, viajar o acudir a reuniones por querer pasar más tiempo en familia. Pueden hallar rechazo e incomprensión por parte del entorno acerca de esas decisiones.

Implicación desigual

En ocasiones, sin darse cuenta de ello, es la propia mujer la que impide que el hombre se implique a fondo en el día a día de los niños. Tal vez porque este pasa menos tiempo en casa o porque ya se estableció una determinada rutina, lo cierto es que muchas veces los padres desean estar más presentes y activos en la vida familiar, pero no saben cómo hacerlo.

Para ello, es importante que la pareja trabaje como un equipo y que ambos estén dispuestos a llevar juntos todo lo referente a los hijos. Así, si tú eres quien más tiempo pasa con ellos, trata de compartir con tu compañero todas las informaciones relevantes. Cuéntale lo que acontece en la vida de tus hijos y tomad las decisiones en conjunto, por pequeñas que sean.

Además, aseguraos de que los dos pasáis tiempo de calidad con los niños y que ambos mostráis un frente unido a la hora de poner límites. Así, se evitarán las tan comunes situaciones en las que uno es el padre divertido y el otro el padre que regaña e impone disciplina.

Padres abrazando a sus hijos mientras se ríen en familia.

Los retos actuales de la paternidad pueden superarse

Es probable que, debido a las dificultades que la organización de la sociedad actual nos pone enfrente, nos parezca imposible lograr un modelo de familia más equilibrado. Sin embargo, un núcleo familiar en el que ambos progenitores trabajan unidos y se implican de forma equitativa es sumamente beneficioso para todos los implicados. Por ello, merece la pena hacer el esfuerzo de superar estas barreras y avanzar hacia este nuevo estilo de paternidad.

Te podría interesar...
Un padre implicado tiene un valor incalculable
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Un padre implicado tiene un valor incalculable

Un padre implicado es aquel que disfruta acompañando a su hijo en cada paso de su crecimiento físico, social y emocional. Sin duda, un regalo de por vida.