El reposo en cama durante el embarazo

María José 5 junio, 2017

Es posible que te hayan recomendado mantener reposo durante el embarazo, algo que sin duda, puede hacer que aumente tu estrés y ansiedad, sobre todo, pensando en que quizá engordes más de la cuenta por no poder moverte y en cómo harás para poder quitarte esos kilos de demás. Ten en cuenta que es solo temporal, que pronto tendrás a tu bebé y podréis estar los dos saludables y felices. 

Todo el mundo necesita un día de descanso de vez en cuando para pasar el rato en la cama y no hacer nada. Pero cuando estás médicamente obligada a permanecer en cama durante días, semanas, o incluso más tiempo, puede ser toda una tortura. El reposo en cama durante el embarazo es bastante común, tanto que el 20% de las mujeres embarazadas deben tener reposo en cama durante algún momento de su embarazo.

El reposo en cama durante el embarazo

Hay muchos tipos diferentes de reposo en cama, así que tendrás que asegurarte de exactamente qué es lo que tu médico quiere decirte cuando te recomienda que debes estar en reposo en la cama durante una parte de tu embarazo. Un reposo en cama puede referirse a períodos regulares de descanso durante todo el día, estar tumbada todo el día (exceptuando si debes levantarte para ir al baño) o algo intermedio.

El reposo en cama puede ayudarte en las posibles complicaciones que aparezcan durante el embarazo, como la presión arterial alta, el sangrado vaginal o incluso, puede prevenir un parto prematuro. Aunque claro, el reposo en cama puede tener efectos secundarios desagradables: incomodidad y aburrimiento. Es necesario que si tienes que estar mucho tiempo en cama, cambies de postura con regularidad para evitar dolores corporales. 

Cómo sobrellevar el tiempo de reposo en cama

Puede ser extremadamente difícil quedarse en la cama todo el día, sobre todo si eres una persona muy activa o si tienes obligaciones que atender, como el cuidado de otros hijos. En cambio, hay que tener presente que la salud de tu bebé y la tuya puede depender de cómo guardes reposo en cama. Merece la pena tener paciencia y pensar que solo será un tiempo. 

Si tienes que guardar reposo en cama y tu médico te lo ha dicho sin alternativa, entonces, es mejor que tengas algunas estrategias para sobrellevarlo y que no pierdas la paciencia. Piensa sobre todo, en la importancia de hacerlo, en que tu salud y la de tu bebé depende de tu reposo y que es algo que no durará para siempre. No te pierdas los siguientes consejos para sobrellevar el reposo en cama durante el embarazo.

  • Ten perspectiva. Un poco de aburrimiento lo echarás de menos cuando tu bebé esté en tus brazos. Además, gracias a ese aburrimiento temporal tendrás a un bebé sano.
  • Sé productiva. Puedes hacer otras cosas en la cama, cosas que quizá antes no hayas tenido tiempo de hacer. Puedes leer libros que te gusten, hacer compras por Internet, trabajar en línea, etc.
  • Estate preparada. Antes de estar en la cama, deberás asegurarte de que tienes cerca todo lo que necesitas: libros, ordenador, revistas, comida, agua… Cualquier cosa que puedas necesitar durante el día deberá estar a tu alcance.

  • Cuida tus emociones. Es posible que te sientas con ansiedad o triste por estar tantas horas en la cama. No te dejes arrastrar por esos sentimientos, pero recuerda que son emociones normales. Puedes tener a tus seres queridos como un buen sistema de apoyo siempre que les necesites.
  • Cuidado físico. Si vas a estar mucho tiempo en la cama, es importante que te realicen masajes o incluso que un profesional de fisioterapia acuda a tu casa para hacerte masajes linfáticos en las piernas para evitar la retención de líquidos o para mejorar la circulación y tus articulaciones a través de masajes y movimientos.
  • Recuerda: es temporal. No importa lo difícil que puede ser este momento, es temporal y cuando pasen algunas semanas o meses podrás estar abrazando a tu bebé y disfrutando de tu maternidad.
  • Deja que te mimen. Esta situación es temporal, así que si tienes familiares o gente querida a tu alrededor, permite que te mimen y te llenen de amor. También necesitas que te cuiden de vez en cuando.

 

Te puede gustar