Cómo reducir el tiempo de pantalla en los niños

María José · 27 junio, 2017

Parece que se está volviendo un habitual que en las familias todos estén mirando hacia abajo, pegados a sus teléfonos y dispostivos móviles, conectando en la red y ‘desconectando’ de la familia. Es necesario establecer límites de tiempo de pantalla tanto en niños como en adultos. Los padres deben aprender a conectar con sus hijos cara a cara y los hijos deben aprender que hay cosas más importantes que fijar la mirada en el móvil. 

Puede resultar todo un desafío, teniendo en cuenta que hoy en día las nuevas tecnologías están totalmente metidas en las rutinas y hábitos familiares. Existen estudios que demuestran que dos tercios de los niños de entre 8 y 10 años tienen reglas en cuanto al tiempo que pasan con sus dispositivos móviles. Los padres son los responsables de marcar unas reglas claras para que exista cierto control.

El tema no está en prohibir el tiempo de pantalla, ni mucho menos. Haciendo un uso inteligente de los dispositivos móviles se pueden aprovechar sus grandes ventajas, pero como en todo, si se usa en exceso o de una forma inadecuada las ventajas pasan a ser enormes desventajas. Por eso, es necesario que los padres conozcan algunas estrategias para reducir el tiempo de pantalla en los hijos.

Claves para reducir el tiempo de pantalla en los hijos

tiempo de pantalla 2

Poner un límite de tiempo

Lo primero que se debe tener en cuenta es el tiempo de pantalla que cada miembro de la familia acumula a lo largo del día y la semana (esto incluye también a los padres). El tiempo de pantalla incluye el tiempo dedicado a los teléfonos, tabletas, ordenadores, lectores electrónicos y cualquier dispositivo electrónico. Se deberá hacer un balance para saber la media de tiempo de cada uno.

Es necesario establecer un límite de tiempo para que las pantallas no resten tiempo de calidad de estar en familia o de realizar otro tipo de actividades en la vida diaria. También, es importante que el tiempo que se utilice los dispositivos se haga de manera que el contenido que se consuma sea de calidad. El tiempo de pantalla (en total) no deberá exceder las dos horas.

La adicción a la pantalla puede causar problemas de salud física y emocional en los niños. Desde dolores, fatiga visual y obesidad, también puede causar aislamiento social, depresión, dificultades en la escuela y un aumento de exposición a conductas violentas.

Potenciar el tiempo de juego libre

Potenciar una hora de tiempo de juego libre de pantalla es necesario. Puedes crearlo cada día para después de la escuela, así tus hijos disfrutarán de juegos al aire libre o en familia después de estar todo el día en la escuela. Además, de esta manera se acostumbrarán al límite o restricción del tiempo en pantalla a no ser que sea porque se necesita para algún trabajo escolar.

tiempo de pantalla 3

Nada de pantalla cuando es la hora de comer

En la hora de la comida es importante conectar con la familia y disfrutar de un momento de calidad alrededor de la comida. El comer o cenar juntos en familia es necesario e imprescindible para poder estar conectados unos con otros, ¡y sin que haya tecnología en la mesa! Los dispositivos deberán estar fuera de la estancia donde se vaya a comer para potenciar una buena comunicación con los hijos. 

La sangre hace parientes, el amor hace familia.

-Anónimo-

Sin pantalla antes y durante la hora de dormir

La televisión en un dormitorio es mala idea, pero actualmente aunque los niños no tengan televisión en sus dormitorios pueden ver películas o programas en sus camas a través de los dispositivos móviles. Incluso pueden pasar horas chateando o jugando a vídeojuegos… Esto debe quedar totalmente prohibido para garantizar un buen descanso. 

Las pantallas móviles emiten luz azul que imita la luz del día y contribuye al insomnio. Es necesario tener una buena rutina para antes de ir a la cama sin pantallas para mejorar la calidad del sueño. Por eso, todos los miembros de la familia deberán participar en esto para tener unas buenas rutinas antes de ir a dormir. Todos deberán apagar sus dispositivos al mismo tiempo para ir a dormir y crear una buena rutina del sueño. 

Es importante romper con el hábito, establecer unas horas concretas cada día para poder usar los dispositivos de forma inteligente y sobre todo, potenciar el tiempo en familia. Planificar actividades juntos libres de dispositivos móviles es una buena forma para poder conectar realmente unos con otros sin necesidad de tener una red wifi al alcance.