Las recomendaciones de la OMS para un posparto respetado

El posparto respetado es un derecho humano fundamental que consiste en hacer de esta experiencia algo positivo para todos.
Las recomendaciones de la OMS para un posparto respetado
Maria Fátima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fátima Seppi Vinuales.

Última actualización: 18 abril, 2022

Según las cifras recientemente publicadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), 3 de cada 10 mujeres y sus bebés no reciben la adecuada atención en los primeros días luego del nacimiento.

Este período es realmente crítico para el binomio y por ende, no deberían faltar las medidas de cuidado necesarias. Pues durante esta etapa se produce la mayor parte de las muertes maternas e infantiles debido a la falta de adaptación a la nueva vida. Y esto es algo perfectamente prevenible si se brindan las acciones sanitarias, comunitarias y familiares apropiadas.

Por todo esto, la OMS buscó sensibilizar y concientizar acerca de la importancia de asegurar un posparto respetado y de acompañar a cada familia para que pueda vivir una experiencia positiva en torno al nacimiento de un hijo.

Qué es el posparto respetado

El periodo que transcurre desde el nacimiento del bebé se conoce como posparto o puerperio y es una etapa tan importante como las anteriores. Por eso, requiere de un cuidado esencial y cercano, tal como el que se propicia a lo largo del embarazo.

El puerperio es un momento de altísima sensibilidad en el cual la depresión está a la orden del día. Aunque no se la visibilice tanto, es más frecuente de lo que muchos piensan.

A menudo, quienes acaban de convertirse en madres viven esta situación con angustia, dado que “no se encuentran a sí mismas”. Incluso, no logran enfrentar los mandatos sociales para ser consideradas “buenas madres” y no se sienten lo suficientemente capaces para criar a sus hijos.

No todas las personas atraviesan el posparto en las mismas condiciones, ni con el mismo apoyo, ni con los mismos recursos. Las mujeres y otras identidades atraviesan un cambio fundamental para reconocerse en su nuevo rol y este proceso se lleva a cabo de forma muy personal.

Así, el posparto respetado es un derecho de quienes acaban de dar a luz para recibir contención, calidez y una atención adecuada.

mama y papa con bebe recien nacido en brazos
La llegada de un nuevo miembro a la familia es un evento que acarrea cambios psicológicos, físicos y hormonales, y sociales.



Recomendaciones para un posparto respetado

Recientemente, la OMS elaboró una serie de recomendaciones referidas al respeto del puerperio, reconociendo su importancia y destacando su rol en el bienestar de la madre y del bebé.

Algunas de las condiciones que deben brindarse en un posparto respetado son las siguientes:

  1. Ofrecer apoyo y contención de un grupo cercano, que permita que las madres tengan un espacio de descanso e individualidad. No descuidar a la madre ni lo que siente, ya que muchas veces pasa a un segundo plano.
  2. Buscar una parentalidad proactiva para las personas implicadas. Es decir, compartir el cuidado y la atención del bebé entre los progenitores responsables.
  3. Brindar la posibilidad de cuidar al niño o niña, facilitando el descanso de quien acaba de atravesar un parto natural o una cesárea. Esta sugerencia es válida también para el entorno inmediato, como los familiares o las amistades cercanas. Sin embargo, es preciso ser respetuosos de la intimidad, del tiempo y del espacio de cada familia.
  4. Reconocer a la depresión posparto o al estado de ánimo ansioso como una problemática frecuente. En el puerperio se presentan múltiples desafíos, no solo los referidos al bebé, sino también a la privación de necesidades básicas, como el descanso y la alimentación. Por eso, es necesario que el entorno esté atento a las posibles señales que hablen de un malestar crónico y permanente. Esto no busca considerar al cansancio como una patología, sino observar si la persona logra adaptarse o no a los cambios que enfrenta en esta etapa.
  5. Brindar formación y acompañamiento a las personas que recién han parido, para que puedan llevar un posparto con menos dolor y con mayor comodidad. Un tema de particular sensibilidad es la lactancia, que muchas veces inicia con cierta dificultad y genera frustración en la madre. Hay que remarcar que se requiere de preparación y de mucha paciencia para lograr amamantar a un bebé.
  6. Colaborar en el establecimiento del apego. Este vínculo de proximidad y de afecto que se lleva a cabo entre el bebé y el cuidador principal es decisivo para el desarrollo saludable del pequeño.
  7. Brindar consejería respecto a los primeros cuidados del bebé. No hay nada del sentido común. Acompañar con humildad y sin ser tutelar es la mejor manera de brindar una atención de calidad.
  8. Aumentar los controles en las primeras semanas tras el nacimiento. Especialmente si existe alguna enfermedad, dificultad en la lactancia o en el establecimiento del vínculo.
  9. Fomentar y enseñar prácticas saludables tras el parto. Por ejemplo, sobre la alimentación saludable, el ejercicio físico, el descanso y la recreación.



madres red apoyo grupo bebes contencion puerperal
El entorno cercano de la nueva madre juega un rol clave en su salud y su bienestar. Y también, en la del nuevo hijo.

La maternidad no es algo individual, sino colectivo

Las recomendaciones de la OMS versan sobre el posparto respetado, pero dejan un mensaje subyacente que es necesario retener: el poder del entorno social en la crianza de los hijos.

Convertirse en madre es un hecho individual, en tanto la singularidad de cada vivencia, pero debe ser una experiencia compartida a nivel familiar y comunitario. La red de sostén es fundamental para poder atravesar con éxito y disfrute esta etapa de la vida.

Te podría interesar...
No, el postparto de una mamá no siempre es feliz ni de color de rosa
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
No, el postparto de una mamá no siempre es feliz ni de color de rosa

No, el postparto de una mamá no es de color de rosa. Porque no siempre quedan fuerzas, porque el cuerpo duele, los miedos son muchos...



  • Evans, M., Vicuña, M., & Marín, R. (2003). Depresión postparto realidad en el sistema público de atención de salud. Revista chilena de obstetricia y ginecología68(6), 491-494.
  • Rodríguez-Muñoz, María de la Fe, Olivares, María Eugenia, Izquierdo, Nuria, Soto, Cristina, & Huynh-Nhu, Le. (2016). Prevención de la depresión perinatal. Clínica y Salud27(3), 97-99. Disponible en: https://dx.doi.org/10.1016/j.clysa.2016.10.001