Recomendaciones para evitar la toxoplasmosis en el embarazo

La toxoplasmosis es una de las enfermedades más peligrosas para el feto. Sin embargo, se puede prevenir de manera efectiva, si se tienen en cuenta los siguientes consejos.
Recomendaciones para evitar la toxoplasmosis en el embarazo
Saúl Sánchez Arias

Revisado y aprobado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 25 febrero, 2022

La toxoplasmosis es una enfermedad que resulta verdaderamente peligrosa durante el embarazo, sobre todo para el feto. No solo puede provocar un aborto espontáneo, sino que también puede dejarle secuelas al bebé. Por este motivo, la mejor de las recomendaciones es la prevención y te enseñaremos a efectuarla de una manera óptima.

Antes de comenzar, hay que destacar que las mujeres embarazadas suponen un colectivo de riesgo para las intoxicaciones alimentarias. Se debe evitar la ingesta de determinados alimentos a fin de reducir las probabilidades de colonización por microorganismos patógenos. Si bien, en general, estos no suelen representar un problema para la salud, en el embarazo pueden generar serios inconvenientes.

Antes que nada, buscar los anticuerpos

Lo primero que hay que tener claro es que la toxoplasmosis es una patología que se puede contraer en cualquier momento de la vida. De hecho, la mayoría de las veces no nos damos cuenta de que la adquirimos. Una vez que se supera el período agudo de la infección, producimos una serie de anticuerpos protectores que evitan que la enfermedad nos dañe.

Por este motivo, al inicio del embarazo se suele realizar un análisis de sangre en el que se buscan, entre otros, los anticuerpos contra el parásito que causa la toxoplasmosis.

Ahora bien, en el caso de no conocerse este dato o de no contar con anticuerpos protectores contra la toxoplasmosis, conviene plantear una serie de precauciones a nivel alimentario y en los hábitos de vida. En una persona adulta y sana, infectarse no resulta algo preocupante. Sin embargo, se ha demostrado que cursar la primera infección durante el embarazo puede poner en riesgo la salud del feto.

Dentro de las estrategias preventivas se destacan las medidas higiénicas relacionadas a la ingesta de agua y de ciertos alimentos, pues es la principal vía de contagio de esta enfermedad.

Así mismo, es necesario tomar ciertas precauciones a la hora de practicar la jardinería o al limpiar la arena de los gatos, pues el parásito suele eliminarse en las heces de estos animales y permanecer activo en el suelo o el agua. De todos modos, tomar los recaudos necesarios no significa echar al animal de la casa.

tubo sangre busqueda de anticuerpos toxoplasmosis toxoplasma gondii
La búsqueda de anticuerpos contra la toxoplasmosis es fundamental para brindarle los mejores cuidados de salud a la mamá y al bebé.

La toxoplasmosis en los comestibles

Existen ciertos comestibles que pueden transmitir al parásito que causa la toxoplasmosis. En general, se trata de alimentos de origen animal que se consumen crudos (como los embutidos) o mal cocidos. Normalmente, estos deben restringirse de la dieta de la mujer embarazada, a menos que se sometan a un proceso térmico que elimine por completo al parásito.

También, cabe la opción de congelar dichos productos, pues al mantenerlos a temperaturas inferiores a 20 grados bajo cero durante 2 días el riesgo microbiológico disminuye. No obstante, los congeladores domésticos no suelen alcanzar este nivel de frío, por lo que esta técnica no se recomienda masivamente a las embarazadas. Ahora bien, el riesgo se reduce mucho cuando hablamos de comestibles procesados de origen industrial, pues no deberían comercializarse si no resultan lo suficientemente seguros.

Como pauta general, se recomienda tomar en cuenta las siguientes recomendaciones durante el embarazo:

  • Cocinar la carne adecuadamente. Asegurarse de que la superficie no luzca rosada.
  • Lavarse bien las manos antes y después de manipular carne o alimentos crudos.
  • Evitar el consumo de comestibles crudos de origen animal.
  • Lavar bien las frutas y las verduras.
  • Evitar trabajos de jardinería sin guantes o entrar en contacto con las heces de los animales.

¿Qué hacer si se contrae la toxoplasmosis en el embarazo?

Normalmente, la toxoplasmosis aguda provoca síntomas leves o nulos, por lo que mucha gente no se da cuenta de que se infectó. En el caso de cursar con manifestaciones clínicas, estas suelen ser las siguientes:

  • Fiebre.
  • Hinchazón de ganglios linfáticos.
  • Ictericia (coloración amarillenta de piel y mucosas).
  • Erupción en la piel.

En el caso de presentar alguno de estos síntomas o de sospechar que se ha contraído, conviene consultar de inmediato con el médico.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista European Journal of Obstetrics, Gynecology and Reproductive Biology, hay que iniciar un tratamiento con fármacos antiparasitarios cuanto antes. Si el problema se coge a tiempo y se toman las medidas adecuadas, pueden evitarse las secuelas en el feto. No obstante, lo mejor es la prevención.

mujer embarazada en la cocina lava la lechuga en la bacha
Para evitar adquirir al parásito, es determinante mantener unas buenas pautas de higiene de los alimentos. Sobre todo, los vegetales que se consuman crudos.

Lo mejor es la prevención

Como has visto, la toxoplasmosis en el embarazo puede poner en riesgo la salud del feto, por lo que es crucial evitarla en esta etapa. Muchas futuras madres ya tienen anticuerpos por haberla adquirido previamente, lo que reduce el riesgo de sufrir daños. Sin embargo, la determinación de anticuerpos en los tres trimestres del embarazo es una estrategia fundamental para conocer el estado inmunitario de la gestante.

Además de la toxoplasmosis, existen otras patologías infecciosas que cuando se adquieren durante la gestación pueden traer complicaciones serias. Por eso, el mejor cuidado siempre es la prevención.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Paquet, C., & Yudin, M. H. (2018). No. 285-Toxoplasmosis in Pregnancy: Prevention, Screening, and Treatment. Journal of obstetrics and gynaecology Canada : JOGC = Journal d'obstetrique et gynecologie du Canada : JOGC, 40(8), e687–e693. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.jogc.2018.05.036
  • Ahmed, M., Sood, A., & Gupta, J. (2020). Toxoplasmosis in pregnancy. European journal of obstetrics, gynecology, and reproductive biology, 255, 44–50. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.ejogrb.2020.10.003

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.