¿Qué revelan los informes PISA?

Francisco María García 12 abril, 2018
Aunque no son perfectos y se habla a menudo de sus limitaciones, la información que nos ofrecen los informes PISA es muy valiosa. Con esos datos obtenemos una instantánea de la situación del sistema educativo en un país.

A partir de los informes PISA realizados por la OCDE, muchos padres se podrían cuestionar el nivel educativo de sus hijos. En realidad, esta evaluación no mide la inteligencia de ningún niño, mucho menos la de todos los niños de un país.

Es cierto que se pueden obtener ciertas informaciones a partir de los resultados globales de estas pruebas. Con los datos conseguidos, es posible tener una referencia de cómo marcha la educación en un país en comparación con otros sistemas educativos del mundo.

En todo caso, los resultados siempre deben ser revisados con mucha moderación. Antes de conceder un grado u otro de importancia, es necesario entender algunas particularidades de este sistema de medición.

Algunas particularidades de los informes PISA

Los propios estándares y evaluaciones utilizadas para este tipo de informes nos indican sus limitaciones. En principio, las pruebas realizadas solo evalúan el desempeño del conjunto de estudiantes en matemáticas, lenguaje y ciencias naturales.

Con esta base, no podemos saber el desempeño y futuro de nuestros niños en materias como ciencias sociales, administración, historia o informática. Todas estas son áreas de conocimiento fuertemente desarrolladas posteriormente en la vida laboral.

Además, las evaluaciones solo se realizan a jóvenes a partir de los 15 años. Por ello, si tenemos niños pequeños, no podremos sacar conclusiones apresuradas sobre el sistema educativo nacional; añadido a esto, el estudio solo es cuantitativo.

Cosas que pueden revelar estos informes

Los resultados obtenidos dentro del país nos ofrecen una mirada sobre el estado actual del sistema educativo. Y es que estos informes trianuales se encargan de estudiar algunas especificidades propias de la educación de los diferentes países.

Los informes PISA evalúan la efectividad del sistema educativo de un país.

Por ejemplo, en el año 2009 se evaluó la comprensión lectora de los niños en medios electrónicos. En el 2000 se sacaron conclusiones importantes sobre las técnicas de estudios; y en el 2003 se verificó la resolución de problemas.

Este tipo de resultados puede ayudar a los padres a entender cuáles son las debilidades propias del sistema educativo. De esa manera, podrían poner más énfasis en casa en ciertas áreas del aprendizaje; esta es una de las partes positivas y prácticas de los informes PISA.

Diferencias en la educación según el territorio

Como contrapartida, se habla mucho de las comparaciones entre los resultados de diferentes países. Sin embargo, un dato que nos puede ayudar mucho es la diferenciación que hay entre las calificaciones obtenidas en diferentes comunidades.

Por ejemplo, en España, Castilla y León y Madrid casi siempre tienen los mejores rendimientos. Esto puede ser una señal de que las zonas con mejor situación socioeconómica tienen ventajas en relación con el resto del territorio; el entorno afecta a la educación de sus adolescentes.

Estas regiones con más posibilidades llaman la atención de una familia para orientar su labor educativa. Quienes tengan posibilidades de mudarse, podrían considerarlo a la hora de tomar dicha decisión.

“Los resultados de los informes PISA pueden ayudar a los padres a entender cuáles son las debilidades del sistema educativo. Así, podrían poner más énfasis en casa en ciertas áreas del aprendizaje”

Otros datos a tomar en consideración

En la práctica, lo más importante no es conocer exclusivamente qué país o región está mejor posicionado. Hay otras conclusiones que deben alertar a los padres; estas les darán herramientas para ayudar a sus hijos.

Durante el año 2017, la OCDE —Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos— informó de que sus resultados permitieron establecer conclusiones sobre el efecto del bullying en el rendimiento académico. De hecho, se supo que los abusos escolares afectaron al 19% de los jóvenes evaluados.

En estas pruebas también se hacen preguntas al conjunto de los estudiantes; el fin es saber qué cosas les afectan en sus estudios. Fue así como ese mismo año se supo que los niños suelen mostrarse más satisfechos con sus vidas que las niñas.

Los informes PISA se toman desde la escuela secundaria; precisamente, desde los 15 años.

Trazando mejores estrategias de estudio

En última instancia, si los padres analizan los resultados, entenderán lo que deben mejorar en la conducción de la vida académica de sus hijos. Con ello podrán entender un poco de la realidad educativa de su país.

Se analizarán cuestiones como los problemas que hay en su comunidad, en cierta asignatura o en el ambiente que rodea al menor. Entonces, si la preocupación se dirige bien, serán los propios padres los que tomarán medidas para mejorar el aprendizaje de sus hijos.

Son muchas las revelaciones que desprenden los informes PISA. Sus conclusiones nos permitirán planificar medidas que mejoren la experiencia educativa de nuestros adolescentes. Solo se trata de analizar muy bien la información y darle un sentido práctico.

Te puede gustar