Qué hacer si tu hijo reclama mucho tu atención

María José 21 julio, 2017

Es normal que los niños necesiten tu atención y aprobación. Sin embargo, la búsqueda de atención se convierte en un problema cuando ocurre todo el tiempo. Incluso el encanto que puede tener el llamar la atención, es posible que se convierta en una forma de querer mantener el control de la situación por inseguridad personal.

Muchos niños pueden tener comportamientos negativos solo para que los adultos les hagan caso. La búsqueda de una atención excesiva puede resultar en que tu hijo quiera controlar tu vida.

Muchos niños se portan mal para llamar la atención. Esta es la razón más notoria para la mala conducta en niños pequeños. Esto, si no se maneja a tiempo puede ser la semilla para los problemas de disciplina en la niñez y la adolescencia en el futuro. Si se permite un mal comportamiento o se atiende a un niño después de una mala conducta, en el futuro, germinará la semilla de la tiranía.

tu atención 2

Tu meta no es eliminar la necesidad de atención y aprobación de tu hijo, porque es natural que lo necesita. Cuando manejas estas situaciones correctamente, la necesidad de atención de tu hijo puede ser una herramienta útil para mejorar el comportamiento.

No es necesario eliminar la necesidad de atención, sino aquellas conductas que buscan la atención a través de conductas inaceptables. 

Un ejemplo para prestar atención correctamente a los hijos podría entenderse en la siguiente frase que le dice una madre o un padre a su hijo/a:

‘ Hija, sé que quieres que me quede y que pinte contigo, pero estoy ocupado/a ahora, si puedes ser paciente y pintar tú sola durante diez minutos, después podré venir y estar contigo pintando un ratito’. 

La niña tendrá la atención que necesita y aprenderá a esperar.

Cuándo tu atención es demasiado

Esto dependerá de ti. ¿Cuánta llamada de atención puedes tolerar? La regla es que los niños buscarán tanta atención como tú seas capaz de darles. Deberás encontrar el equilibrio entre cuánto quieren tus hijos tu atención y cuánto puedes dar en momentos determinados. Incluso una llamada de atención normal puede convertirse en todo un estrés en días más complicados.

No dejes que la necesidad de atención de tus hijos se convierta en demandas de atención constantes. Cuando los niños no reciben suficiente atención, recurren a estallidos de conducta, berrinches, rabietas, molestan, se burlan y puedes recurrir a otros comportamientos molestos.

Ellos piensan cosas como: ‘Si no puedo llamar la atención por ser bueno, entonces me comportaré mal para llamar la atención de mamá’. Y si lo consiguen, se estará produciendo un refuerzo negativo y volverá a tener un mal comportamiento en el futuro porque así tendrá tu atención plena.

Nunca es demasiado tarde para tener una infancia feliz

– Tom Robbins-

Diferentes tipos de atención

La atención y la aprobación de los adultos están entre las recompensas más fuertes para los niños. Desafortunadamente, los padres rara vez usan la atención sabiamente. Hay tres tipos de atención: la atención o refuerzo positivo, la atención o refuerzo negativo y la no atención.

tu atención 3

Cuando se le dan a los hijos atención y aprobación por comportarse bien, están recibiendo atención positiva. La atención positiva significa potenciar el comportamiento positivo cuando se está produciendo y concentrarse en este comportamiento.  

La atención positiva puede transformarse en palabras de alabanza o aliento, cercanía, abrazos o chocar los cinco. Una nota agradable también funciona muy bien. La atención positiva aumenta el buen comportamiento.

En cambio, cuando prestas a tu hijo atención por su mal comportamiento, estarás dándole una atención negativa o refuerzo negativo. La atención negativa normalmente comienza cuando algo empieza a molestar. Puedes hacer amenazas, enfadarte o incluso puedes recurrir a los gritos. Pero la atención negativa para los niños no es un castigo, es una recompensa. No castiga la mala conducta ni tampoco la reduce, sino que la aumenta.

La no atención también es una realidad. Cuando los niños no reciben atención de una manera positiva, querrán tu atención de cualquier manera que puedan. No prestes atención a los malos comportamientos y presta atención al buen comportamiento únicamente.

De esta manera no reforzarás el mal comportamiento, no se producirá en el futuro y tu hijo aprenderá a que la atención la recibirá con el buen comportamiento.

Te puede gustar