3 metas de crianza para el nuevo año

María José · 17 enero, 2017

Durante el año puedes establecer objetivos de crianza con el fin de lograrlos a medida que el año va avanzando, exactamente igual que otros objetivos que puedas tener en mente como mejorar tu salud o cambiar de hábitos. No existe la maternidad ni la paternidad perfecta. Por mucho que lo intentes, siempre habrá momentos en los que piensan que hay algo que no estás haciendo bien. 

Normalmente estos pensamientos suelen venir a la cabeza cuando ves a otros padres con sus hijos dándoles disciplina positiva, sin gritos ni nervios. O cuando ves a otros padres que tienen tiempo para jugar con sus hijos o para disfrutar del tiempo de calidad familiar. Entonces, es posible que pienses que quizá es que no estás haciendo algo del todo bien y que debes mejorar.

Cuando se quiere mejorar en algo como en la crianza, indica que ya estás yendo por el buen camino. Al igual que cualquier trabajo del mundo, la paternidad y maternidad tiene mucho aprendizaje, pero sobre todo es la experiencia la que te ayudará a entender qué es la crianza. Cuando las cosas van mal, hay que aprender de los errores y seguir hacia adelante. 

9812-family-bg

Por este motivo, no hay mejor momento para empezar a aplicar los aprendizajes que ahora, cuando el año ha empezado y tenemos aún muchos meses para mejorar como padres y madres, y también, para que tus hijos puedan empezar a disfrutar de tus errores remendados. Imagina que este nuevo año es como un lienzo en blanco. Si bien es cierto que puede que tengas muchas metas en la cabeza, algunas son indispensables.

Metas para lograr durante el año

Evitar las comparaciones

Como cliché que pueda parecer, no hay dos personas iguales. Cada uno de nosotros se enfrenta a diferentes situaciones con nuestras propias limitaciones individuales. Antes de ir rápidamente a las clases de piano para inscribir a tu hijo porque tú eres un gran pianista o porque piensas que la música le ayudará a desarrollarse mejor… Primero pregunta a tu hijo los intereses que tienen.

Evita cargar a tus hijos con cosas que hacer solo porque los demás también lo hacen. No le digas que su hermano o amigo hace las cosas de una manera y él lo hace de otra. Evita comparar a tu hijo con el campeón de ortografía de la escuela… Hay que apreciar a los hijos por sus logros y no esperar que alcancen los logros de los demás. Recuerda, tu hijo es único.

No juzgar

Si no te gusta hacer comparaciones, tampoco fomentes un comportamiento demasiado crítico. Podría haber una razón por la que una madre ha vestido a su hijo con varias capas de ropa. Por tanto, es incorrecto juzgar a otras personas o formar nociones preconcebidas. Ser padre o madre, como bien sabes, no es fácil y se necesita mucho aprendizaje.

No socaves la autoestima de otros padres con miradas condescendientes y ni mucho menos con comentarios que puedan herir la sensibilidad de los demás. El respeto hacia el otro es un valor fundamental que los niños deben aprender de sus padres, si no respetas a los demás, ¿por qué deberían hacerlo tus hijos? Recuerda que eres el ejemplo a seguir más importante para tus pequeños.

No llevarse trabajo a casa

feature_family_reading_fsn

Es preferible que llegues a casa un poco más tarde y que el poco tiempo que tengas en familia sea de calidad, a que llegues antes a casa pero te pases el rato trabajando cosas que no te ha dado tiempo hacer en la oficina. De este modo tus hijos también te sienten ausente y piensan que tu trabajo es mucho más importante que ellos. Piensa bien qué es lo que quieres hacer cuando llegues a casa.

Los padres que trabajan fuera del hogar se pueden encontrar divididos muchas veces entre el trabajo y la familia, la presión que se siente puede ser realmente agotadora. Tu hijo te espera con ansia para jugar contigo… Por este motivo deja el estrés en la oficina y el trabajo para el día siguiente. Lo único que debe entrar por la puerta cuando llegues a casa es una sonrisa de satisfacción porque al fin puedes abrazar a tu hijo al llegar a casa y disfrutar de la familia.