Trastorno negativista desafiante: confrontaciones constantes

Zuleyvic Adriana Cuicas · 25 diciembre, 2016
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 16 mayo, 2019
Es posible tratar el TND con ayuda profesional y lograr que el niño conviva sanamente con otras personas.

Un niño que padece de trastorno negativista desafiante se caracteriza por desafiar las órdenes de las figuras de autoridad (como sus padres y profesores). Con frecuencia, sobrepasa los límites establecidos, ignora órdenes y normas, discute y, además actúa con hostilidad de forma deliberada, pudiendo llegar incluso a la agresión verbal.

Este trastorno figura en el manual de diagnóstico estadístico de las enfermedades mentales (DSM-IV), elaborado por la Asociación de Psiquiatría Americana, que se actualiza cada año.

En este manual, el TND es descrito como: »un patrón continuo de comportamiento desobediente, hostil y desafiante hacia las figuras de autoridad, el cual va más allá de la conducta infantil normal».

untitled

Entonces, un niño que padece este trastorno, no es un niño malcriado que eventualmente hace pataletas. Se trata más bien de un niño cuyo comportamiento a diario (durante un periodo de tiempo mayor de 6 meses) es desafiante, desobediente y hostil hacia las figuras de autoridad.

La intensidad de los síntomas dependerá del grado de desarrollo físico, emocional e intelectual del niño.

Cabe destacar que solo un profesional (psiquiatra o psicólogo) puede realizar el diagnóstico. Dentro de su evaluación, el profesional se encargará también de descartar la posibilidad de que el niño padezca otro trastorno, como puede ser la depresión o la ansiedad, para así poder brindarle un tratamiento apropiado.

Si no es tratado con ayuda profesional, el TND puede comprometer el desarrollo social del niño.

Posibles señales del trastorno negativista desafiante

child-544311_960_720

  • Es colérico, rencoroso y vengativo.
  • Molesta deliberadamente a otras personas.
  • Cuando el niño tiene tres o más rabietas a la semana y pierde los estribos con facilidad es posible que esto sea un síntoma de TND.
  • Desafía a los adultos y se rehúsa cumplir órdenes.
  • Discute con adultos de forma mucho más intensa que con niños de su edad.
  • El niño es insistente hasta la saciedad.
  • Acusa a otros de sus errores o mal comportamiento (evade sus responsabilidades).
  • Se muestra irritable de manera constante (muchos padres señalan que “siempre está de mal humor”).

¿Cómo tratar a un niño con TND?

Según los apuntes de la Asociación Española de Pediatría (AEPED), el tratamiento para el trastorno negativista desafiante tiene un enfoque no farmacológico. Si bien algunos medicamentos han demostrado tener cierta eficacia en la reducción de la frecuencia e intensidad de los enfados y de las conductas agresivas, el núcleo del tratamiento es “dialéctico”.

En este aspecto hay algunas terapias que pueden ayudar. Una de ellas es el entrenamiento parental, la cual se usa para que los padres puedan ayudar a su hijo a ser más positivos y adquirir estilo de disciplina apropiada y evitar los patrones de castigo como método de corrección, pues estos pueden reforzar las conductas negativas y  especialmente las respuestas agresivas.

img_como_mejorar_la_convivencia_con_mi_hijo_con_trastorno_negativista_desafiante_20703_orig

En la mayoría de los casos, los terapeutas ayudan a los padres a establecer normas y límites que sean lógicos y consistentes. También los ayudan a manejar técnicas de  resolución de problemas o situaciones conflictivas, y además les enseñan a manejar el enojo para evitar la violencia y las conductas hostiles.

El objetivo de la terapia es:

  • Lograr el control de las respuestas agresivas, el ajuste a las normas y límites.
  • La adopción de valores elementales para la convivencia y la vida en sociedad en general (como el respeto)
  • La expresión de emociones y sentimientos sin violencia.

Defiant children, una alternativa

El programa Defiant children de Barkley puede aplicarse como alternativa de tratamiento, este consta de varias etapas que cubren los siguientes aspectos:

  1. Aprender a prestar atención al hijo.
  2.  Usar la atención para conseguir que obedezcan o se ajusten a la norma establecida.
  3.  Ordenar de una manera más eficaz.
  4.  Enseñar a no interrumpir.
  5.  Establecer un sistema de recompensas.
  6.  Aprender a sancionar el mal comportamiento de una forma constructiva.
  7.  Tiempo fuera (time out) apropiadamente aplicado.
  8.  Aprender a controlar al hijo en lugares públicos.

El trastorno negativista desafiante no significa que el niño deba aislarse de la sociedad ni que deba castigarse. Al contrario, desde el primer momento en que se tiene conocimiento del diagnóstico se le debe ayudar para que pueda convivir sanamente con otros.

No está de más recordar que, siempre que existen este tipo de situaciones, lo mejor que pueden hacer los padres es brindar su apoyo y comprensión.

  • Curtis, David & Elkins, Sara & Miller, Samantha & Areizaga, Margaret & Brestan-Knight, Elizabeth & Thornberry, Tim. (2015). Oppositional Defiant Disorder.
  • DSM-IV (1994).  Diagnostic and statistical anual of mental disorders, 41ed. APA: Washington, D.C.
  • Ramón, M. (2012). Alumnado con trastorno oposicionista-desafiante. Link aquí.
  • Rigau-Ratera, E., García-Nonell, C. y  Artigas-Pallarés, J. (2006). Tratamiento del trastorno oposicionista desafiante. Revista de Neurología, 42(2): 83-88.