¿Qué hacer si mi hijo se hace una pitera?

Óscar Dorado · 24 julio, 2018
Caídas, golpes y sustos acompañan a los niños allá a donde van. Por ello, es importante que, como madre, conozcas cómo actuar en aquellos casos en los que tu hijo se hace una pitera.

Los niños están expuestos a los accidentes durante el día. Estos pueden ocurrir en la escuela o en el tiempo de ocio en casa, debido a su actitud incansable y al afán por el descubrimiento. Dentro de las posibilidades, las caídas son frecuentes en niños pequeños; lo más típico es que estas produzcan alguna pitera.

Ciertamente, tu hijo puede sufrir heridas de muchos tipos: desde las más superficiales, aquellas que no requieren más cuidados que la limpieza y desinfección con agua y jabón; y, por otro lado, las que, por su profundidad o tamaño, requieren la asistencia de personal sanitario.

El cuidado de las piteras superficiales en los niños es similar al proporcionado para este tipo de heridas en general. Sin embargo, deben tomarse ciertas peculiaridades y precauciones, especialmente en los más pequeños, cuya piel aún no tiene sus funciones completas.

Las caídas: la principal causa de piteras 

Como no podía ser de otra manera, las caídas son la principal causa de accidentes entre los niños de 1 a 14 años. Como madre, debes hacer frente a los pequeños incidentes de la vida cotidiana de los hijos de la mejor manera posible. Para ello, es necesario que conozcas cómo administrar los primeros auxilios.

A pesar de todo, hay que tener en cuenta que la gran mayoría de las caídas no tienen consecuencias graves para los niños. Usualmente, estas solo causan bultos, heridas superficiales en la piel y pequeñas hemorragias. En estos casos, es especialmente importante sanar y tranquilizar al niño.

Si mi hijo se hace una pitera, es mejor saber cómo debo actuar.

¿Qué debo hacer si mi hijo se hace una pitera?

Tras sufrir una caída, el niño suele sentirse asustado y reacciona llorando. En ese momento, el cuidado y la atención maternal le tranquilizará y le permitirá soportar el dolor.

Puedes reconfortar al niño utilizando palabras suaves y preguntandóle dónde se ha lastimado. En aquellos casos en los que consideres que puede aparecer un bulto o hematoma, te recomendamos aplicar hielo durante 20 minutos en la zona afectada, además de utilizar una pomada contra los golpes.

Si, por otro lado, el niño tiene una pitera sangrante después de la caída, deberás apretar la herida por más de tres minutos para detener el sangrado, desinfectar la zona y añadir una compresa estéril. En aquellos casos en los que la pitera exija una sutura, deberás llevar al pequeño al médico, lo antes posible.

Recuerda que lo que nunca deberás hacer es colocar algodón sobre la zona de la herida, aplicar una pomada antibiótica, explorar heridas complicadas o retirar un objeto clavado, en caso de que este sea el causante de la lesión.

“El cuidado de las piteras superficiales en los niños es similar al proporcionado para este tipo de heridas en general”

¿Cómo curar a mi hijo si se hace una pitera?

Estos son los pasos que debes seguir para curar las heridas de tu hijo en estas situaciones:

  • Límpiate bien las manos con agua y jabón antes de tratar la herida.
  • Lava la herida con agua limpia para eliminar las impurezas.
  • Desinfecta la zona con un antiséptico usando una compresa.
  • Nunca uses algodón, ya que dejará pelusas en la herida.
  • Si el corte es poco profundo, junta los dos bordes de la herida.
  • Si es profunda,: aprieta durante 3 minutos con una gasa estéril para detener el sangrado.

¿Cuáles son los signos de infección si mi hijo se hace una pitera?

Una herida mal curada puede provocar infecciones. Por ello, indicamos a continuación algunos signos de infección en el pequeño:

  • La lesión es profunda o causada por metal oxidado.
  • Aplicar jabón en la zona afectada.
  • No poner un vendaje para proteger la zona.
  • La herida contiene restos debajo de la piel.
  • El dolor no disminuye.
  • Persiste el enrojecimiento alrededor de la zona afectada.
  • El niño se siente enfermo.
  • La pus es verdosa y maloliente.
Las caídas y los niños, una combinación evitable.

¿Cuando acudir al hospital si mi hijo se hace una pitera?

En los siguientes casos, deberás acudir de forma inmediata al centro hospitalario para brindarle al niño los cuidados que su estado requiere:

  • El sangrado no se detiene después de presionar la herida durante 10 minutos.
  • El corte es muy profundo y el niño necesita algunos puntos de sutura.
  • El niño no está vacunado contra el tétanos.
  • Se produce una infección en la herida.
  • La herida está sucia y no puedes limpiarla de forma correcta.
  • La herida no se cura después de 10 días.

Por último, te recomendamos tener siempre a mano o memorizar bien esta información necesaria para cuidar a tu hijo en el caso que se haga una pitera. Como madre, es vital que sigas los tips anteriores, que mantengas la calma y que acudas al hospital en aquellos casos que sea necesario.