Qué hacer ante una huelga de lactancia

Si estás amamantando y tu bebé rechaza el pecho de un momento a otro, ¡no te asustes! Pudo haber entrado en una huelga de lactancia.
Qué hacer ante una huelga de lactancia
Angela Herrero Marin

Escrito y verificado por la técnico en farmacia y doula Angela Herrero Marin.

Última actualización: 27 julio, 2022

¿Conoces el término de huelga de lactancia? Pues sí, esta huelga existe y es una situación que se puede dar a lo largo del amamantamiento. Sus causas pueden ser varias y te las contamos a continuación.

Qué es una huelga de lactancia

Una huelga de lactancia es cuando el bebé decide, repentinamente, no mamar más. Esto puede ocurrir de la noche a la mañana sin esperarlo y puede durar desde unos pocos días hasta, incluso, un par de semanas.

Puede ser un momento de bastante estrés y tristeza para la madre, ya que le hacer sentir que tiene poca leche o que su bebé la rechaza. Sin embargo, esto puede darse algunas veces por diversos motivos y no implica el fin de la lactancia.

Lo más importante es conocer que existen estas crisis del amamantamiento y averiguar la causa exacta, a fin de lograr que la lactancia vuelva a la normalidad.



Por qué puede ocurrir una huelga de lactancia

Las huelgas de lactancia suelen darse por varias situaciones y son diferentes de un bebé a otro. Te contamos las causas más habituales de este fenómeno.

Dolor

La salida de los primeros dientes, una herida en la boca (como un afta) o cualquier tipo de dolor físico del niño puede ser causa suficiente para iniciar una huelga de lactancia. Probablemente, una vez cese este padecimiento, la lactancia volverá a la normalidad.

Bebé llorando porque le están saliendo los dientes.

Enfermedad

Al igual que en el caso anterior, cualquier enfermedad del bebé puede causar el cese de la alimentación. Esto es porque se siente molesto o porque padece de alguna dolencia en la cavidad oral.

Por ejemplo, si está muy congestionado, le va a resultar muy complicado mamar y optará por no hacerlo. Lo mismo puede ocurrir ante los estados febriles o los malestares gastrointestinales.

Estrés

Si el bebé ha atravesado una situación de estrés o de mucho miedo y ese momento ha tenido relación con el pecho, puede decidir hacer una huelga de lactancia.

Un ejemplo muy claro es cuando el bebé muerde en el pezón de la madre y ella responde con un grito. El pequeño puede asustarse con la respuesta y tener miedo de volver a engancharse.

Distracciones

A medida que el bebé crece, descubre que existe un mundo aparte del pecho de su madre. Estas distracciones despiertan su curiosidad de querer ver y conocerlo todo. Y eso puede ser un motivo para dejar de mamar. Muchas veces, les puede la curiosidad antes que el hambre.

Sabores diferentes

El sabor de la leche no siempre es el mismo y puede sufrir alteraciones ante una infección, una mastitis o la menstruación de su mamá. Dicho cambio puede no gustarle al bebé y decidir no querer el pecho mientras el nuevo sabor siga presente.

Qué hacer ante una huelga de lactancia

Como hemos mencionado, este fenómeno es esperable durante la lactancia y es posible ofrecerle algunas pautas a la madre para que pueda atravesar la crisis de la mejor manera. Pues, en definitiva, al cabo de un tiempo se supera y todo vuelve a la normalidad.

Mantener el bienestar emocional de la madre

Debemos informarnos para conocer las huelgas de lactancia y entender que también entran dentro de “lo esperado” en el proceso de amamantamiento. Así, no correremos el riesgo de malinterpretar las señales y llevar a cabo un destete precoz.

Hay madres que pueden experimentar cierta ansiedad al ver que de repente su bebé no quiere el pecho. Es muy importante no caer en la falsa creencia de que la madre no tiene leche o que el bebé ya no quiere amamantarse más. Esto suele llevar a las mujeres a ofrecer el biberón con mayor frecuencia y condicionar así las preferencias del pequeño (pues la leche sale más fácil de la tetina de goma que del pezón de la mamá).

Busca la causa que lo provoca

Comprueba que tu bebé no tenga ningún malestar o dolor que le pueda dificultar el enganche al pecho. Para esto, piensa en los cambios en la rutina que hayan sucedido en los últimos días o en algún episodio estresante para el pequeño.

Cambia de posición y no te des por vencida

Hay bebés que se pueden sentir incómodos en ciertas posiciones, ya sea porque les roza una etiqueta, se sienten apretados o les molesta el sitio donde han recibido una vacuna.

También puede ayudar a cambiar de ambiente, como un sitio más relajado, con menos estímulos y distracciones.

Practica el contacto piel con piel

Portea mucho a tu bebé, cárgalo en brazos y, si puedes hacerlo piel con piel, mucho mejor.

Tener a tu bebé cerca tuyo puede ayudarlo a que se vuelva a “enamorar” del pecho y que vuelva a buscarlo como algún tiempo atrás.

Una buena opción es bañarte con tu bebé. Muchas madres optan por esta idea por el hecho de hacer un reencuentro entre el bebé y el pecho en un ambiente íntimo y tranquilo.

mujer le da el pecho a su bebe en el parque

Cuándo valorar el destete

Como decíamos anteriormente, cuando el bebé hace una huelga de lactancia no busca el destete. No obstante, la madre puede sentir una angustia real que la acerca a esta idea que aún no se había planteado.

Un bebé que pasa por este episodio suele volver a la normalidad al poco tiempo, sobre todo luego de resolver la causa que lo provocó.

Sin embargo, cuando ocurre en niños más mayores, la madre puede aprovechar esta situación para llevar a cabo el destete. 

Un tropezón no es caída…

Esperamos que con este artículo hayas podido conocer todo acerca de las huelgas de lactancia, a fin de poder normalizarlas y abordarlas de la mejor manera posible.

Te podría interesar...
¿Qué es la crisis de lactancia?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Qué es la crisis de lactancia?

Se le conoce como crisis de lactancia a un fenómeno que se produce cuando el bebé no está conforme con el suministro de leche.