¿Qué hacer con mi mascota ante la llegada de un bebé?

Óscar Dorado · 15 noviembre, 2018
Si tienes una mascota en casa, debes saber que la llegada del bebé comportará algunos cambios a los que todos tendrán que acostumbrarse. En el siguiente artículo, te contamos algunos consejos para preparar el terreno.

La llegada de un bebé es emocionante, aunque a su vez comporta muchos cambios en casa. Esto implica una nueva rutina que afectará a todos los miembros de la familia, incluidas las mascotas. De hecho, somos conscientes que muchas futuras mamas tienen la duda de qué hacer con la mascota ante la llegada de un bebé.

En primer lugar, debes saber que algunas mascotas son susceptibles a los cambios, por lo que te recomendamos ir haciendo los ajustes durante los meses de embarazo.

El objetivo es minimizar las posibilidades de que el animal de compañía esté resentido con la llegada del nuevo miembro de la familia. Implantar los cambios con suficiente antelación te permitirá imponer las reglas generales de la casa que te gustaría tener.

Consejos para preparar a la mascota ante la llegada de un bebé

A continuación, te presentamos algunas sugerencias que debes tener en cuenta para preparar a la mascota ante la llegada de un bebé. ¡Toma nota!

1. Crea un ambiente positivo

Muchas mascotas aprenden a relacionar la presencia de un nuevo bebé con la falta de atención, el confinamiento o incluso el castigo. El objetivo es enseñarle que las cosas buenas suceden en presencia del bebé.

Por otro lado, también recompensa a la mascota por un comportamiento obediente y relajado en presencia del niño, para que desarrolle una asociación positiva.

2. Prepara al animal para los llantos del bebé

Un bebé que llora puede asustar incluso a la mascota más plácida. Para alistar a tu mascota para estos momentos, comienza a reproducir la grabación sonora de un bebé llorando y, al mismo tiempo, recompénsalo. También es una buena idea exponer a tu mascota a niños pequeños antes de que llegue el bebé.

Antes de que se produzca la llegada del bebé, debes permitir a la mascota que explore las áreas donde duerme el pequeño y cambiar de área.

3. Enséñale las áreas que deberá evitar

En tercer lugar, te recordamos que, antes de que se produzca la llegada del bebé, debes permitir a la mascota que explore las áreas donde duerme el pequeño y cambiar de área. Esto significa que debes enseñar a los animales a que estas áreas están fuera de sus límites.

4. Reduce tu atención paulatinamente

Para acostumbrar a las consecuencias que va a traer consigo la llegada del bebé, es sugerible que le brindes a tu mascota menos atención y recortes algunos minutos adicionales.

Esto minimizará el impacto programado una vez que se una a la familia. Tendrás que preparar a tu mascota, acostumbrada a recibir mimos y atención, para que se acostumbre a que a partir de ahora ya no será la prioridad.

5. Nunca dejes a la mascota y al bebé solos

La mayoría de los problemas con las mascotas ocurren cuando los bebés comienzan a gatear y caminar. Sus movimientos pueden ser impredecibles y esto puede excitar o amenazar a las mascotas.

A veces, las acciones torpes pueden causar dolor a una mascota y provocar una respuesta adversa. Por ello, no debes dejar nunca a tu mascota y al bebé solos, sin importar cuánto confíes en ellos.

“Algunas mascotas son susceptibles a los cambios, por lo que te recomendamos ir haciendo los ajustes durante los meses de embarazo”

6. Cambia los horarios

En cuanto a los horarios, eso es algo que también cambiará. Antes de que llegue el bebé, intenta alterar gradualmente la alimentación, el ejercicio y los momentos de juego de la mascota, especialmente si es un perro.

7. Supervisa la relación

Debido a que los bebés tienen movimientos extraños y bruscos que las mascotas no pueden ver, sin mencionar los sonidos que hacen, hay una dinámica diferente con los bebés en comparación con tener niños pequeños en casa.

Por esta razón, debes mantenerte siempre cerca mientras le presentas a tu nuevo pequeño a la mascota; asimismo, tienes que continuar con la supervisión en las semanas y meses subsiguientes, hasta que se acostumbran a la normalidad. ¡No importa lo seguros y amigables que sean!

Durante su primer mes de vida, no es aconsejable que los bebés convivan con los animales.

8. Simula que tienes un bebé en brazos

Por último, y aunque pueda parecer absurdo, es positivo que consigas una muñeca grande y simules que tienes un bebé en brazos. Toma en consideración que es importante que tu mascota sienta una asociación positiva con el bebé, así que trata de recompensarla por un comportamiento positivo cuando esté en presencia de la muñeca.

Finalmente, recuerda que los cambios en la vida de un animal deben iniciarse meses antes de la llegada del bebé, y aún mejor si se inician durante los primeros meses del embarazo. ¡Estamos seguros de que disfrutarás de esta bonita experiencia y de los beneficios de tener una mascota en casa!