¿Qué es la tocofobia?

Fernando Clementin 30 junio, 2018
Por muchos motivos, la idea de afrontar nueve meses de gestación o un parto es muy estresante para algunas mujeres. ¿Has oído hablar de la tocofobia?

La tocofobia es, concretamente, el miedo de algunas mujeres al parto, o incluso al embarazo mismo. Lo curioso de este trastorno es que se presenta incluso en mujeres que tienen intenciones de ser madres en el corto plazo. ¿Es posible superarlo?

No es nada de otro mundo pensar que un proceso tan largo y significativo como el embarazo pueda generar un cóctel de emociones en las mujeres. Muchas expresan sentir incertidumbre, inseguridad, ansiedad y miedo en esta época. Esto es normal, dado las alteraciones hormonales que hacen todo más complejo.

Además, no se puede obviar que se encamina a un proceso de parto que también resulta complicado de afrontar para muchas mujeres. No obstante, cuando este temor se vuelve demasiado intenso, recurrente o incluso irracional, el problema es mayor. Es aquí cuando se diagnostica la tocofobia, un inconveniente que puede afectar verdaderamente el plan de vida de una mujer.

¿Qué causa la tocofobia?

Miedos a los riesgos físicos

Es común que la mujer tema por su salud ante la idea de sobrellevar un embarazo. Se trata de una etapa maravillosa, pero de gran exigencia para el cuerpo y la mente de la mujer. Las complicaciones en el embarazo que suelen causar mayor inquietud en las mujeres son:

  • Preeclampsia.
  • Diabetes gestacional.
  • Malformaciones o problemas en el útero o la placenta.
  • Bajo peso o, por el contrario, peso excesivo en la gestación.
  • Riesgo de complicaciones para el bebé; aquí se incluyen la falta de líquido amniótico, problemas con el cordón umbilical, posibilidad de sufrir un aborto espontáneo o un parto prematuro, entre otras.
  • Molestias típicas de la gestación: por ejemplo, vómitos, dolores corporales, urticaria, infecciones urinarias o vaginales, gingivitis, enfermedades respiratorias o digestivas, etc.
Existen algunos test de embarazo más fiables que otros.

Incomodidad psicológica

El rechazo al embarazo o al parto también puede tener raíces más profundas, en la mente misma de la mujer. Diversas publicaciones afirman que este trastorno se presenta con frecuencia en mujeres que han sido víctimas de abusos sexuales en su infancia o adolescencia.

Asimismo, si se ha tenido una relación complicada con los padres en etapas previas de su vida, también esto puede ser un factor que predisponga a sufrir este problema. Esta circunstancia pasada puede causar en ellas incertidumbre sobre su capacidad para criar hijos y miedo por causar en ellos problemas por esta falta de aptitud.

Síntomas de la tocofobia

La primera señal de esta afección suele ser la negación de la mujer a buscar un embarazo, más allá de que desee ser mamá en el corto o mediano plazo. Solo hablar del asunto puede ser motivo suficiente para provocar sudoración, nerviosismo y tensión en ella.

Las mujeres que padecen de tocofobia, ya sea durante el embarazo o previo a este, se ponen muy nerviosas al tocar el tema. De hecho, el rechazo es tal que hasta puede ser el punto de inicio de problemas en la pareja. Por eso es importante el diálogo y la comprensión en estos casos.

Además, se vuelcan de manera exagerada a la prevención de la concepción, a punto tal de evitar las relaciones sexuales siempre que sea posible. Este temor excesivo puede ser riesgoso, ya que podrían precipitarse decisiones que impedirían la posibilidad de concebir en el futuro, como una ligadura de trompas.

“La primera señal de esta afección suele ser la negación de la mujer a buscar un embarazo, más allá de que desee ser mamá en el corto o mediano plazo”

¿Se puede tratar?

Sí, la tocofobia es perfectamente tratable y superable. En primer lugar, la asistencia profesional por parte de un psicólogo o psiquiatra es imprescindible. Mediante diversas técnicas, estos especialistas pueden arribar a la raíz del problema para solucionarlo. Además, también pueden trabajar para revertir esa repulsión a la maternidad.

Por otro lado, para los casos extremos, los médicos prescriben ansiolíticos. El objetivo no es generar una dependencia prolongada a ellos, sino estabilizar mental y emocionalmente a la paciente para poder revertir la situación con mayor tranquilidad.

Finalmente, la psicología perinatal puede resultar una herramienta irreemplazable en estas situaciones. Con ella, las mujeres aprenden a construir un vínculo sano y fuerte con su bebé, de modo que el nacimiento deja de ser una preocupación y pasa a ser un momento esperado.

En definitiva, la tocofobia es un trastorno cada vez más común, especialmente en mujeres jóvenes. No se debe confundir con simples problemas de ansiedad; se trata de un miedo excesivo, paralizante e irracional. La contención y la ayuda profesional, cuando sea necesario, serán fundamentales para sobrellevar este padecimiento de mejor manera y poder, así, cumplir con los propósitos personales de vida.

Te puede gustar